Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» The Dark Ages(Afiliacion Elite)
Miér Dic 04, 2013 7:27 pm por Invitado

» Plumas legendarias - élite.
Sáb Jun 15, 2013 5:37 am por Pluma Afiliada

» Centro de Rehabilitación (recién abierto)
Dom Mayo 12, 2013 8:07 pm por Invitado

» Demone Esorcisti { Demonios RPG } ✘ Cambio de Botón { Elite }
Jue Abr 11, 2013 2:02 pm por Pluma Afiliada

» Fábulas: El Exilio (Confirmación Afiliación Élite)
Jue Abr 04, 2013 7:48 am por Invitado

» Pinceladas en el aire. (Élite)
Dom Mar 10, 2013 4:41 pm por Invitado

» Trama (narratología)
Dom Feb 24, 2013 7:59 pm por Etsu Kanau

» Magic World Hogwarts {Af. Normal}
Mar Feb 12, 2013 2:09 am por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón
Mar Feb 12, 2013 12:49 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Sáb Abr 09, 2016 6:51 pm.
R.P.G
Make It Up As I Go LAS CENIZAS DEL FENIX BLACKOUT Image and video hosting by TinyPic Pandemonium Aresto Momentum Image and video hosting by TinyPic Rol Pretty Little Liars

Escriberol
Titanic RPG Party Is My Lofe Image and video hosting by TinyPic . Steam & Stitches Photobucket Mapa del Merodeador A New Line Of Blood primera generación Saeptum Reformatory The Hunger Games Rol Photobucket Muffliatto primera generación Photobucket subir imagenes Hogwarts 3rd Generación Image and video hosting by TinyPic Hogwarts Reducto
Otros/Blogs
Your Fanfics Lectores Escribiendo



"El amor, el odio, el dolor, y el placer están siempre en guerra." // Ella & Yo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"El amor, el odio, el dolor, y el placer están siempre en guerra." // Ella & Yo

Mensaje por Etsu Kanau el Dom Dic 09, 2012 7:31 pm

MPequeña, muy mini justificación: Un juego de rol extraído del Face, escrito desde Septiembre del año en curso xD en donde la guerra nazista se desencadena; para dar fin a una historia que en definitiva no tendrá que ver nada con los judíos jah. Como sea, comienza con la entrada de Ella, quien relata la guerra vista desde su perspectica, después Yo en conjunción de historias y Ella (hasta nos hemos quedado) para continuar y finalizar dicho juego de rol.

Ella...,

Alemania, 1932 el gobierno se encontraba inestable y tras la derrota de Adolfo Hitler en las elecciones del mismo año se desató una ola de revueltas y violencia callejera, que llevó al de débil gobierno a colapsar.
El jefe de Estado, Paul von Hindenburg, fue presionado a pactar con Hitler, quien fue nombrado canciller alemán el 30 de enero de 1933. Una vez en el cargo, Hitler decretó nuevas elecciones en medio de una intensa propaganda nazi. Poco tiempo después de los comicios, el edificio del Reichstag fue incendiado. Entonces Hitler culpó a los comunistas, sugiriendo que el incendio era el comienzo de una revolución y sembró el pánico con el objetivo de obtener un mayor caudal electoral.5 Finalmente, las elecciones le otorgaron el control del Parlamento, el que poco después aprobaba una ley que establecía una dictadura a través de medios democráticos.
Con mis nueve años de edad, ignoraba por completo los sucesos políticos ocurridos en mi país, o más bien no hacían la diferencia en nada de lo que a mi me correspondía, excepto tal vez que mi madre no me permitía salir al patio de mi casa sin su supervisión, andaba siempre diciendo que las calles no eran un lugar seguro para una niña como yo; Si mi madre era sobre-protectora?, completamente desde la muerte de mi padre a mis 7 años se había vuelto muy desconfiada y como su pequeña hija era lo único que le quedaba en el mundo, muchas veces exageraba al tenerme encerrada, quizá por eso no tuve amigos en la infancia.
Las cosas cambiaron lo que una vez ignoraba, ahora tomaba una gran importancia en los últimos días mi madre se mostraba mucho más intranquila de lo normal, hasta que en uno de ellos me dijo, que tomara lo necesario de mis pertenencias, estás fueron sus palabras:
-Este lugar ya no es seguro para ti, te llevaré a un lugar que si lo sea lo prometo....
Entonces, pasé 12 años en Rusia, en compañía de mi madre, una vida tranquila alejada de todo el caos por el que pasaba Alemania, ella murió unos meses antes de que toda esa pesadilla llegara hasta nosotros, la causa?, la vejez, al menos pudo pasar los últimos años de su vida en paz y no tuvo que pasar por esto.
En verdad era todo un demente, no estaba conforme con los asesinatos cometidos en su país, quería apoderarse del mundo.
21 años cumplidos, en Rusia había tenido más oportunidad de socializar, o al menos de pasar más tiempo en otros lugares que no sean su casa; cursos de autodefensa, de arte y música eran sus pasatiempos, más que obvio que el de arte y música los tomaba por gusto, y el de autodefensa lo creyó necesario ya que eran dos mujeres solas.
Cuando las tropas nazis iniciaron la invasión los ciudadanos fueron evacuados de inmediato, preparándose así las tropas Rusas; en camiones eran trasladadas las personas, entre ella yo, se veían asustados, y no los culpaba las noticias sobre el nazismo estaban en todo el mundo, y todos sabían de lo que Hitler era capaz. No faltaron los debates sobre como pudo el gobierno de Alemania evitar todo ese desastre, me limite a observar los edificios tornarse más pequeños a medida que nos alejabamos, de pronto sentí que algo, o a lo mejor alguien jalaba de mi sueter, me volteé para descubrir un pequeño rostro, ojos verdes y cabellos castaños, una sonrisa apareció por mis labios, por un momento me ví a mi misma de pequeña, excepto por los ojos verdes claro

-Como te llamas?...-me preguntó- Yo soy Rachel...-me impresionaba la forma en que algunos niños tenían tanta facilidad de socializar, libres de prejuicios, suponía que si yo no fui así, era por causa de mi madre.

-Blume...-el nombre que mi padre me otorgó; un estallido interrumpió mis pensamientos y la conversación que apenas iniciaba, todos se alarmaron, pero el siguiente ocurrió muy rápido, entonces ya nos encontrabamos dispersados por todas partes una tropa con insignias nazis se acercaban armados, de inmediato busqué a la pequeña, pero era demasiado tarde, ella y su madre cayeron muy cerca de los soldados quienes a sangre fría les arrebataron la vida; por una fracción segundo me quedé inmóvil, pero el sonido de los disparos me hizo reaccionar; y poniéndome en pie corrí hacia una de las casas deshabitadas buscando un lugar seguro, ingresé y me encerré en una habitación pequeña debajo de las escaleras de la casa, esperando con el corazón a mil.

Yo...,
1933, la persecución de los judíos por parte del nazismo se convirtió en una política activa. Los nazis culpaban a los judíos de todos los problemas de Alemania: la pobreza, el desempleo y la derrota en la Primera Guerra Mundial. En dicho año fueron promulgadas las primeras leyes contra los judíos que en un principio eran simples restricciones, más sin en cambio con el tiempo se convirtieron en redes discriminatorias y devastadoras que aceleraron el caos dentro del país.
Para el siguiente año, los judíos eran repudiados por la sociedad Alemana, principalmente por los
Schutztaffel el movimiento de la fuerza policial más importante después de la Noche de los cuchillos largos.
La represión social era tal que solo había una manera de terminar con todo ese mal…, escondiéndose.
La parashá hashavua se desarrollaba como cada semana. Sus padres habían leído esa misma semana la palabra escrita por Moisés. Pero en la sinagoga todo sonaba diferente para sus inexpertos oídos. El rubio miraba con atención al jazán quien deleitaba al infante.
Una entonación complicada se abrió paso en la garganta del hombre cuando un fuerte estallido levantó el caos en la sinagoga. Los judíos se incendiaban…
Las piernas le dolían, sus pulmones ardían y su frente se llenaba de pequeñas gotitas que escurrían por su rostro irritando sus ojos aunado con el humo y el sonido de la ciudad delirante. El pequeño ya no podía seguir corriendo. Donde quiera que pasaba solo veía el espeso humo y sentía la tensión que jalaba sus manitas con padre y madre tomándolas fuertemente mientras le guiaban.
Su padre le soltó. "No, papá", pensó cuando su madre se puso a su altura. Le sonrió aunque no podía verle mejor culpa del humo. Le dio un pequeño jalón, un abrazo e hizo que entrara en una pequeña caja.
—Shh— musitó acariciando su mejilla, una nueva sonrisa y añadió —todo va a estar bien mi pequeño, mamá te cuidará.
—Rápido Mona— gritó un hombre, era su padre.
—Regresaré por ti, bebé— aseguró esta besando la mano de Aaron, —guarda silencio y no te muevas de aquí, regresaré pronto— dicho esto. Sus padres se fueron.
El niño no entendiendo nada miró las sombras desvanecerse. Se removió nervioso en el minúsculo espacio y esperó pacientemente. No se inmutó en absoluto, incluso ante el estruendo y los lloriqueos del exterior. Solo, pensaba en su que sus padres pronto regresarían.
—Revisen esa habitación— escuchó sobresaltándose.
Se inclinó hacia adelante con sus manos apoyadas en el suelo sucio y echó un vistazo. Un par de hombres se acercaban con armas en las manos. Entrando en pánico regresó a su posición anterior. Demasiado tarde. Lo habían visto.
Se hicieron señas y uno de ellos se acercó. Metió la mano en aquel mueble y de un tirón sacó al judío de su escondite. "Suélteme" gritó internamente removimiéndose como un gusano. De hecho, solo se quedó paralizado sin hacer nada. El soldado sonrió con sorna y lo lanzó al otro lado. Entonces, sí que demostró acción alguna. Sus manos sangraron y el infante sollozó por el dolor que provocó. Se sentó en el suelo y allá a lo lejos los vio. Sus padres. Hincados junto a otros hombres y mujeres de la congregación. Los conocía de cada semana. Su madre lo miró y sonrió entristecida. Alguien gritó y se desataron los disparos… ese día, su alma murió cambiando lugares con la libertad de las almas de sus padres.

20 años más tarde […]
—Ja ja—rieron, al pasar frente a una casa.
—Bah, ya quiero disparar esta preciosidad— murmuró uno de ellos con evidente emoción.
Su deseo se cumplió minutos más tarde.
Dustin miró desde la ventana a los soldados avanzar. Eran nazis, lo sabía por el emblema en su uniforme, sin contar el perfecto Alemán con el que se expresaban. Volvió la mirada hacia su brazo donde una cuchilla descansaba, la deslizó y una nueva marca se abrió paso en aquel fuerte brazo que ahora se veía marcado con una nueva cicatríz, llevaba en su cuenta 2190 distribuídas en ambos brazos, unas encima de otras, contabilizando los seis años en esa nación. Un nuevo boom se abrió paso y el joven se alejó escuchando el cristal haciéndose añicos. Este era el "hogar" 32 en tan solo un mes. La semana pasada había cambiado más de ocho veces por una nueva tropa que asaltaba cada casa a diestra y siniestra.
Escuchó una puerta cerrarse y pasos constantes. Con sigilo se arrastró hacia la pared escuchando tantos disparos que sus oídos lanzaban protestas dolorosas. Pronto uno de ellos dejó de aguantar y la sangre se derramó deseosa de manchar sus blancas pieles.
Abrió la puerta bajo las escaleras de un tirón y miró allí a una castaña mujer. Frunció el ceño mientras sus orbes azules se dirigían a la ventana al final del corredor que estallaba y caía al suelo en pequeñas guirnaldas cristalinas.
—Si fuera tu saldría de aquí— dijo con un acento extranjero y poco fluido. Su alemán dejaba esa textura golpeada en su hablar.

Volvió a mirarla y se alejó en un trote. Lo único que podía hacer era salir, antes de que esta casa también colapsara llevándoselo con ella...

Ella...,
Las manos pequeñas de una niña entrelazadas con las de su madre, le hacían girar de forma lenta, sus cabellos castaños golpean levemente sus mejillas sonrojadas de tanto reír, sus ojos permanecían cerrados con fuerza, ella disfrutaba el momento que estaba viviendo junto a su madre.
Una vez llegada la tarde la mujer llamó a su hija de los columpios, las calles se ponían muy peligrosas en horas de la noche y no se arriesgaría a que lastimaran a Blume, su pequeña hija, desde la muerte de Josh, su esposo no se sentía segura con nadie y en nigún lugar.
Tomó de la mano de su hija, para luego cargarla, ella le sonrió y se acurrucó entre sus brazos, la mujer le cantaba al oido mientras iban camino a casa.
--------------------------------------------------------------------------

Cerré los ojos con fuerza, su recuerdo me golpeó de forma tan inesperada y repentina, quizá era causa de la situación en que estaba, en medio un bombardeo sin escapatoria, ahora escondida en esa pequeña habitación, para que engañarme a mi misma cuando sabía que existían más probabilidades de que la casa se derrumbara encima mío antes de salir con vida de allí o ser hallada por un nazi.

Me abrazé a mi misma procurando tranquilizarme y pensar en algo rápidamente, no podría quedarme allí esperando a que alguna clase de héroe fantástico viniera en mi ayuda, ya no era una niña, mi madre ya no estaba para protegerme, ya era momento de que despertara. Pero era realmente difícil mi cuerpo no me respondía, estaba paralizada por el miedo, podía oír los gritos, disparos, bombardeos, que en ocasiones llegaban a la casa en donde me encontraba, el techo comenzó a hacerse muy inseguro; oculta entre algunos abrigos de piel observaba por las sombras que podía distinguir desde la ranura de la puerta, que no había cerrado muy bien, entonces pude oír unos pasos, mi corazón se aceleró, espere y desee que los pasos fueran de largo, pero no, al poco tiempo la puerta se encontraba abierta y unos orbes azules inspeccionaban la pequeña habitación hasta hallarme en una esquina, los detuvo en mi unos instantes para advertirme.

Gran sorpresa, ya que podría pasar por un soldado nazi, o al menos por un alemán, sus cabellos rubios, ojos azules, sus facciones..., pasaría muy bien por uno, pero estaba claro que no lo era, de otra forma o estaría muerta o ya la hubiera sacado a empujones de allí.
De la manera en que llegó se fue, me quedé inmóvil por unos breves segundos hasta oír una explosión, cosa que me hizo reaccionar, me puso en pie de inmediato buscando al joven, tal vez estaba evacuando personas y si fuera con él hallaría la salida y un lugar seguro.
Miré a ambos lados buscandole, le distinguí al poco tiempo traté de tomar velocidad para alcanzarle pero iba muy rápido, entonces oí unas voces detrás me volteé, un buen reflejo de otra forma una bala me hubiera dado, pero no pude evadirla del todo, rozó mi brazo y ahora, para empeorar las cosas me encontraba herida; una punzada de dolor se apoderó del brazo herido, no era muy profunda, pero perdía bastante sangre, me cubrí tras un pilar, arranqué un trozo de mi blusa para cubrir la herida del brazo izquierdo. Pero aún seguían allí, estaban rodeando el lugar y tenía que moverme si no quería que me atraparan.
Inspiré y corrí hacia donde había visto desaparecer al joven rubio, al instante unos balazos volvieron a rozarme pero esta vez sin hacerme daño, entonces le hallé y no pude hacer otra cosa más que gritarle:

-Aguarda!.....,- el corazón me latía muy rápido- Espera!....por favor!....-dí este último grito esperando que realmente esperara por mi, tropezé pero no caí, ya no podía seguir corriendo, había perdido mucha sangre y mi cuerpo iba debilitándose, reducí la velocidad hasta dejarme caer tras unos escombros, inspiré buscando recuperarme recostando la cabeza en una roca, los soldados no tardarían en encontrarme o encontrarnos, ya que había delatado la posición del chico de cabellos rubios, muy estúpido de mi parte.

PD:Lamento el spam, pero era necesario.
avatar
Etsu Kanau
Escritor en proceso Nivel1
Escritor  en  proceso  Nivel1

Mensajes : 5
Puntos : 45
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El amor, el odio, el dolor, y el placer están siempre en guerra." // Ella & Yo

Mensaje por Blume Sweet el Dom Dic 09, 2012 8:49 pm

Como ya lo aclaro Etsu este rol lo iniciamos en vía face y por razones que ahora no importan mucho se quedó abandonado, pero sería una pérdida dejarlo por lo que decidimos traerlo hasta aquí, este foro es perfecto.

Esperamos lo disfruten pues la historia se ha pintado muy interesante y entretenida desde un principio.

oh claro! me presento yo soy ella XD....Y sin nada más que aclarar, creo que es todo no?... el podrá continuar con el relato de esta historia Smile

Disfrutéis de ella

Atte ---- Mofetita (la user ) Razz
avatar
Blume Sweet

Mensajes : 10
Puntos : 111
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 02/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El amor, el odio, el dolor, y el placer están siempre en guerra." // Ella & Yo

Mensaje por Etsu Kanau el Dom Dic 09, 2012 9:08 pm

Los disparos eran golpes constantes contra la delicada estructura de madera que amenazaba con sacudidas su pronta caída. Las nubes de humo generadas por las vigas rotas, las paredes que colapsaban a su alrededor y los disparon que rompían el inmobiliario limitaba su visión, le hacían perder noción de su entorno. Pero, Dustin estaba decidido a una sola meta, salir de allí con vida. No había pasado seis años de su existencia de sufrimiento y soledad por nada. Quizá no estaba siendo bien recompensado por su espionaje, pero algún día, lo sería. Se abrazaba fuertemente a ese pensamiento. La esperanza aún estaba encendida cual llama solitaria en algún lugar de su interior. Estaba siendo resguardada por su razón y objetividad tras un cristal. Nadie podría tocarla, incluso ahora que la sangre corría por su cuello y manchaba su camisa oscura, ni tampoco al escuchar el sonido de la muerte a su alrededor. Nadie le tocaría.

Ya no lograba escuchar nada por sobre el crujir de la impetuosa morada que no quería ceder pero que al final caería como todas esas ideologías retrógradas que en el mundo de hoy reinaban. Los disparos no cesaban pese a que seguramente cualquier persona dentro de la casa pudiera estar muerta. Los nacistas siempre desperdiciaban sus recursos en tonterías como esas. ¿De qué les servía destruír una casa sin nadie dentro? Claro, los posibles refugiados. "Y el que talves esten persiguiendo a la chica" refutó su mente ansiosa al escuchar la siguiente exploción que causó en él una mueca de dolor.

Giró para salir por la puerta que iba hacia el jardín. Los escombros eran bastantes altos para saltarlos. Tendría que encontrar otra salida. "Veamos, el frente esta lleno de cucarachas alemanas y en los laterales las casa contiguas" pensó dando un giro de 360°. Las ventanas ya ni siquiera existían, solo eran huecos sellados por maderos torcidos y clavos oxidados. Las escaleras habían desaparecido incluso antes de que él llegase. Las altas paredes daban la impresión de inclinarse en cada bombardeo. Esto no aguantaría ni cinco minutos más. Sería el fin inminente para el rubio.

—N..., no— murmuró en un tartamudeo mientras su mirada se perdía en cada trozo de madera tirado sobre lo que una vez fue un lustroso piso de cedro o talves caoba.

Regresó a mirar la salida trasera y desenfundó de su pantalón la 8x57 Máuser que había robado la semana pasada a uno de los soldados muertos en su casa número 29. Volvió a correr acercándose a la puerta, se detuvo y su brazo estiró apuntando al punto en que su mirada detalló un gran desequilibrio que podría ser su posibilidad de salvación. Se preparaba para ello cuando el grito de una mujer escuchó a su espalda.

Giró su rostro hacia ella. Y una ceja enfadada se alzó. Era la castaña, con sus enormes ojos oscuros marcados por la desesperación, la angustia y el terror. Sangraba de un brazo donde un laza había sido amarrado, supuso que por ella ya que podía distinguir la tela de su blusa. Para cuando ella gritó, dio el punto exacto de su localización. Estaba en lo cierto. A la que perseguían era a ella. —Dumm— profirió rodando los ojos. Los disparos no se hicieron esperar. Fue un ataque muy directo, salvo que no provenían del interior de la casa, sino del exterior. Lo cual les daba una ventaja, muy ligera, casi nula, pero a fin de cuentas una ventaja en sí.

—Agáchate— gritó lo más fuerte que pudo. De esa forma atraería más disparos que tendría un propósito, uno acertivo y otro catastrófico para ambos chicos. El primero que esperaba que funcionara, era que los disparos terminaran por tirar la tabla de la puerta y la segunda... solo les traería la muerte. Ya no estaba seguro si la primera era la mejor opción.

Se agachó siguiendo su propio consejo mientras cubría sus oídos con las manos, sobre su izquierda llevaba aún el arma que le había sacado de muchos apuros. Un estruendo le hizo levantar la cabeza. Ya podía ver la oscuridad sepulcral del otro lado de la tabla. "Salvados"

Se levantó de un salto, sin que hubieran cesado los tiros. Era ahora o nunca. Corrió hacia ella, le tomó del brazo y sin delicadeza alguna le hizo levantarse. Tiró de ella y la envolvió en un brazo mientras en una carrera de la cual dependía su existencia se dirigió a la puerta trasera. La soltó y jaló la tabla con fuerza, de un salto cruzó la salida. Una bala casi le da de pleno en la frente pero fue más rápido y ladeó su rostro. El sudor corría por su rostro con rapidez mientras que el cansancio comenzaba a ser resentido por su cuerpo. "No, ahora no".

—Vamos, vamos— volvió a tomarle del brazo y la jaló sin consideración. Ya después se disculparía por el golpe que le dio con la tabla en la pierna mientras la pasaba al lado de su salvación.

Los disparos al fin se habían detenido. Al menos los que estaban cerca de la casa donde ellos estaban. Pero los de su alrededor estaban taladrandole los sentidos. Habían gritos en la lejanía. Los odio. No le quedaba más por hacer que correr. "Dumm", había olvidado su chaqueta en el interior, era la clave para pasar desapercibido entre los Nazis. Ya tendría que idearse un nuevo plan.

Chasqueó la lengua y escuchó que entraban a la casa. —Hora de la retirada— masculló y así, como la tenía del brazo corrió en bajo perfil, pegado a las paredes. Abrió la verja vieja ya casi destruída, la hizo pasar y volvió a correr con disimulo. No debían atraer la atención de nadie. Próxima parada, otro nuevo hogar.

La hizo correr unas calles abajo. Siempre pegados a la pared. Saltando rejillas, trozos de lo que algunas veces fueron casas y demás. Pasaron tras la casa de alguien a quien torturaban pues sus gritos podían romper los pocos cristales que quedaban en su hogar. Se le hizo un nudo en el estómago y hubiera querido entrar, pero ¿qué iba a hacer? Matar por alguien más, ya no era su opción. Ahora solo le quedaba matar por su propia sobrevivencia. "Y de la chica a la que jaloneas como a una muñeca de trapo" le dedicó una mirada de soslayo. Estaba tan pálida que de no ser porque todavía corría pensaría que estaba muerta ya.

Se detuvo. —Hey— la soltó y se pegó a la pared. La casa estaba abandonada ya. Oscura en su interior. Dejó escapar un suspiro. Se giró de espaldas a ella, guardó el arma y abrió la ventana. Metió medio cuerpo y sus orbes azules acostumbradas a la oscuridad detallaron el interior. No, nadie habitaba aqui. Soltó un suspiro y se impulsó para entrar. Cayó con un golpe sordo que el polvo levantó a sus pies. Miró a todos lados. Nada. Frunció el ceño y volvió a asomarse por la ventana —Tus manos— indicó extendiendo sus manos hacia ella —dámelas, te ayudaré a entrar— ¿qué hacía ayudándola? "Listo, la dejas aqui y ella que se las apañe sola. No es tu responsabilidad" No, no podía dejarla, no cuando estaba herida, asustada y sola. ¿Acaso no compartían el mismo destino? "La dejas aqui, no hay más" la miró adentrándose en la profundidad de su mirada asustada. No se creía capaz, de ser necesario lo haría...,
avatar
Etsu Kanau
Escritor en proceso Nivel1
Escritor  en  proceso  Nivel1

Mensajes : 5
Puntos : 45
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El amor, el odio, el dolor, y el placer están siempre en guerra." // Ella & Yo

Mensaje por Oesed el Dom Dic 09, 2012 9:10 pm

Bien, sólo recuerden seguir las reglas ^^


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: "El amor, el odio, el dolor, y el placer están siempre en guerra." // Ella & Yo

Mensaje por Blume Sweet el Dom Dic 09, 2012 11:49 pm

No estaba segura que sucedería en el siguiente instante, cerró los ojos con fuerzas, cubriéndose la cabeza con ambos lados, sin importar que uno estuviera lastimado, ahora debía proteger su rostro de los trozos de madera y escombros que volaban por el aire con cada disparo; esta pérdida…,pero entonces pudo oír una voz, levanto la cabeza y divisó al joven rubio que al fin había oído sus llamadas de auxilio, no pudo comprender muy bien que palabras proferían sus labios, pero muy no era muy difícil de deducir, se agachó cuando un disparo pasó muy cerca suyo nuevamente.

Estaba asustada e inmóvil, seguía con el rostro cubierto por sus brazos, cuando sintió que alguien la tomaba de forma bastante brusca y la jalaba para que se pusiera en pie, doloroso si, sin embargo obedeció sin chistar, no era momento de formalidades. Se le dificultaba correr, ir a su ritmo, esto parecía fastidiarle de sobre masía; pero por supuesto que si! Su vida estaba en juego y tenía que cargar con ella, intento seguirle el paso, pues ya era notorio el cansancio del joven. Una vez le dio empujones sin consideración alguna – Auch!...-alcanzó a quejarse mientras una tabla le raspaba la rodilla; “genial” pensó con sarcasmo.

Pero aún no había terminado, el joven rubio se tomaba todas las precauciones necesarias y cada vez se le hacía más difícil seguirle el paso, para andar a hurtadillas tenía que flexionar las rodillas y el reciente corte lo dificultaba. Al salir al exterior distinguió un montón de escombros en donde antes había casas de grandes fachadas. Estaba asustada la cosa no pintaba para nada bien, el cansancio comenzaba a mostrarse, sus piernas flaqueaban pero siguió corriendo junto al joven que la traía fuertemente sujeta del brazo, no podía quedarse a tomar un descanso, los soldados no perderían tiempo en atraparla, al menos junto al joven se encontraba más segura, era un hombre y como tal era más fuerte que ella.

Unos gritos la sacaron de su ensimismamiento e hicieron que un escalofrío recorriera su cuerpo, definitivamente andar sola no era buena idea, al menos no en ese momento. Llegaron hasta una casa que parecía deshabitada, él se adentro primero, luego de unos segundos volvió a aparecerse por la misma ventana por donde entró, ahora extendiendo sus brazos para ayudarla a entrar, por lo visto no había nada peligroso en su interior. Se sujetó de sus manos, este la levantó sin demasiada dificultad, era bastante fuerte, tal y como lo pensó. Una vez dentro pudo verlo más detenidamente, sus ojos que eran de un hermoso azul intenso estaban fijos en ella, su cabello rubio estaba alborotado delataban su anterior escape a trote, su rostro denotaba una expresión seria, indecisa, como si estuviera debatiendo consigo mismo, intentó decirle algo pero entonces se dio cuenta que estaba demasiado agotada, su respiración agitada no le permitía pronunciar palabra alguna, se desplomó en suelo y se quedó observándole de donde se encontraba.

-G-Gracias…-alcanzó a decir, sonriéndole, luego echo una mirada a su brazo se veía espantoso, ahora veía porque las fuerzas flaqueaban, la pérdida de sangre- Lamento haberte dado tantos problemas pero si no fuera por ti seguro uno de esos soldados hubiera abusado de mi o hecho cosas peores….-dijo intentando recuperar un aire, volvió a sonreírle estaba contenta de haber salvado, al menos por ahora- Por cierto soy Blume…-mencionó un tanto más tranquila, los disparos solo se oían a lo lejos, era bueno…se estaban alejando, clavó su mirada en el rostro aprensivo del muchacho esperaba oír el nombre de su…protector?, pues si en eso se había convertido tan inesperada y repentinamente.
avatar
Blume Sweet

Mensajes : 10
Puntos : 111
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 02/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "El amor, el odio, el dolor, y el placer están siempre en guerra." // Ella & Yo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.