Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» The Dark Ages(Afiliacion Elite)
Miér Dic 04, 2013 7:27 pm por Invitado

» Plumas legendarias - élite.
Sáb Jun 15, 2013 5:37 am por Pluma Afiliada

» Centro de Rehabilitación (recién abierto)
Dom Mayo 12, 2013 8:07 pm por Invitado

» Demone Esorcisti { Demonios RPG } ✘ Cambio de Botón { Elite }
Jue Abr 11, 2013 2:02 pm por Pluma Afiliada

» Fábulas: El Exilio (Confirmación Afiliación Élite)
Jue Abr 04, 2013 7:48 am por Invitado

» Pinceladas en el aire. (Élite)
Dom Mar 10, 2013 4:41 pm por Invitado

» Trama (narratología)
Dom Feb 24, 2013 7:59 pm por Etsu Kanau

» Magic World Hogwarts {Af. Normal}
Mar Feb 12, 2013 2:09 am por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón
Mar Feb 12, 2013 12:49 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Sáb Abr 09, 2016 6:51 pm.
R.P.G
Make It Up As I Go LAS CENIZAS DEL FENIX BLACKOUT Image and video hosting by TinyPic Pandemonium Aresto Momentum Image and video hosting by TinyPic Rol Pretty Little Liars

Escriberol
Titanic RPG Party Is My Lofe Image and video hosting by TinyPic . Steam & Stitches Photobucket Mapa del Merodeador A New Line Of Blood primera generación Saeptum Reformatory The Hunger Games Rol Photobucket Muffliatto primera generación Photobucket subir imagenes Hogwarts 3rd Generación Image and video hosting by TinyPic Hogwarts Reducto
Otros/Blogs
Your Fanfics Lectores Escribiendo



Alma Gemela

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alma Gemela

Mensaje por BlackberryMuffin el Jue Dic 13, 2012 2:15 am

Ésta historia empezó en un cumpleaños de 15 común y corriente, que se realizó en un salón de fiestas. Mariel Villareal era una de las quinceañeras más lindas, porque no solamente tenía el pelo rubio que caracterizaría a un ángel; además, sus ojos oscuros hacían resaltar los rasgos delicados de su cara. Ella bailaba con sus amigas y amigos, saltando y haciendo lo suyo. Todo parecía ir como en una fiesta normal. La quinceañera se divertía como nunca y su corazón estaba repleto de emociones ése día especial.

Hasta que en un momento, la mirada de alguien se fijó en la chica mientras ésta estaba bailando. Cualquiera podría pensar que se trataba de un compañero de curso... pero no. Se trataba de un adulto, que seguía detalladamente cada movimiento a Mariel. La rubia no se daba cuenta de que la estaban viendo, y seguía distraída... pero ésta persona no apartaba la mirada de ella ni por un minuto.

Nuestra quinceañera iba pasando de mano en mano. Quién la miraba con tanta atención era uno de sus tíos... sí, el más canchero, el que te entiende, el que te malcriaría cuándo sos chico y de grande te cubriría en cada una que te mandaras. Ése tío. Se llevaba muy bien con su sobrina, pero no sospechaba ésta nada de que ése par de ojos curiosos la veían. Ella seguía en su sueño, en su mundo por una noche.

Aunque también solían pelear, tenían sus diferencias y sobre todo cada vez que uno de los dos tenía novio o novia. Ninguno podía tolerar que el otro estuviera acompañado... ¿se preguntan por qué? Por una sencilla razón... ahora no, más tarde se van a enterar. De repente, Mariel dejó de bailar y la música empezó a sonar un poco más lenta. Su tío, que no había bailado en toda la noche, se acercó a ella un rato para poder hacerlo...

Justamente se cambió de música a un reggaetón. ¿Qué había pasado? ¡El DJ se había equivocado de pista! La pareja se empezó a reír, pero la chica tuvo que ir con sus compañeros. Sinceramente irónico ¿verdad? El hombre, que se llamaba Nicolás, no quedó nada contento al verla partir. Tampoco le hizo mucha gracia la idea de que cada donjuan de la edad de ella estuviera rondándole todo el tiempo...

Entonces en su mente empezó a sonar una canción que conocía a la perfección:



Vale..
Son almas gemelas,
separadas sin duda,
estan pidiendo a gritos unirse y volver a ser una.
Sienten algo y no saben porque,
aunque las dos saben,
que es mucho mas fuerte que una amistad lo que les une.


Mariel estaba segura de que su "tío" Nico había quedado enojado por lo del cambio de pista. Ella también por un rato, pero no tuvo mejor idea que fingir que no pasaba nada y seguir disfrutando de su fiesta. Después de todo, por éso estaban ahí ¿cierto? Siguió tratando de acercársele de todas formas, porque sabía que era un sentimiento mucho más fuerte que la amistad, la confianza, lo que les unía a ambos. Pedía a gritos un momento de paz, lejos de los otros... simplemente por estar con él. Lo mismo pedía Nicolás, aunque no lo admitiera en altavoz...

La chica siguió bailando con distintos compañeros y algunas de sus mejores amigas. Ninguna de ésas personas le importaba mucho en el momento, porque en su mente estaba él... a pesar de que se rieran, de que le hablaran y de que hasta intentaran 'chamuyarle' un poco, nadie consiguió absolutamente nada de ella. Mariel era la protagonista de la fiesta, pero se sentía tan lejana a ella...

Más entrada la noche, nuestra quinceañera logró encontrar a su "querido" tío para bailar con él. ¡Mala suerte! Justamente las pistas se habían acabado porque dentro de un rato, pasaban el vídeo hecho para ella. Sus 15 años estaban representados ahí, pero a la rubia le importó muy poco quedarse a verlo. Tomó la mano de Nicolás y en un susurro le dijo que se fueran, que salieran al patio para hablar...



Y se puede ver a quilometros si te fijas,
la vida nos lleva por el sendero que ella elija,
y yo llegue hasta ti sin ni
siquiera buscarte,
solo con conocerme a mi podia retratarte.



Ella era la que parecía decidir su destino, lo que buscaba conseguir ésa noche. Ninguno de los dos debía pedir estar tan cerca del otro, pero su corazón era más valioso que la razón. En el principio de la fiesta apenas se habían cruzado; ahora eran los que más tiempo pasaban juntos. Para nadie era fácil de entender ésto, aunque para los que estamos leyendo la historia y fuimos testigos, seguramente que sí.

Nico no estaba buscando a su sobrina, pero la encontró tan linda como había sido siempre. En ése año había intentado evitarla por todos los medios; mas esto le era imposible, ya que Mariel y él siempre habían sido muy buenos amigos... más que tío y sobrina. Se contaban todo, iban juntos a todas partes... hasta si era posible, comían del mismo plato. A él lo criticaban mucho por dejarla comer al lado suyo, porque decían que ya no era tan nena para hacerlo. Para retratarla en su mente, nada más le hacía falta conocerse a sí mismo y a su opinión acerca de ella.

Nuestro protagonista pensaba que tenían razón, pero no podía evitar tenerla tan cerca y al mismo tiempo... tan lejos...



A ti, como un dulce sabor salado,
soy un amargado exacto cuando estoy a tu lado,
miraba tu melena dorada con cara de idiota,
te di mi corazon y sus instrucciones en una nota,
de papel, quiero ser aquel que te tuviera,
si supieras algun dia lo que siento,
si pudieras verte con los ojos que te veo,
al verte en el espejo no conocerias jamas el complejo.



Cada vez que la tenía al lado, los nervios lo mataban y terminaban traicionando. Por éso permanecía en silencio, para guardar la distancia que correspondía a su parentezco... pero miraba el pelo largo y rubio de su sobrina "favorita" con cara de idiota, porque sin quererlo se estaba enamorando perdidamente de ella. Mariel no sospechaba nada, pensaba que todavía tenían ésa amistad y era ella la que pensaba en algo más... se criticaba a sí misma, pero Nicolás le recordaba a su manera que era única y diferente, que no iban a haber nunca dos como ella.

Ésto hacía sonreír a la rubia, que abrazó lo más fuerte que pudo a su "tío". Al rato, al ver que se lo devolvía como si no tuviera ganas de hacerlo, se preocupó y separó un poco de él. Miró a Nico nuestra quinceañera y se atrevió a preguntarle, como si todo hiciera suponer que entre los dos simplemente había una relación familiar y natural... bueno, quizá evitando llamarle "tío"; lo hacía siempre, cada vez que lo veía. Era lo que más hartaba entonces a Mariel.


-¿Qué pasa, Nicolás? -preguntó, mirando los ojos de quién ya se había convertido en su amor.-

-Nada, Mari... no pasa nada. -mintió Nico. La chica se dió cuenta de éso, así que para calmarla, él la abrazó-

-No creo, pero no importa... -cerró la chica los ojos, al recibir ése abrazo. Era como soñar para ella.-


El calor de tus abrazos hace que cierre los ojos lentamente,
esto es para ti, escucha atentamente,
se cuando estas triste, y se cuando me mientes,
se que lo haces para que no me preocupe como siempre.



-¿Por qué será que nunca me creés cuando te digo las cosas? -decía Nicolás, como si la idea le fastidiara. Es que lo hacía-

-Porque no me estás diciendo la verdad...

-Yo no te estoy mintiendo.

-No es lo que parece...

-Pero no lo hago.

-¿Me lo podés demostrar? -pidió ella, de brazos cruzados y ya algo enojada por la actitud de su "querido tío".-



Son imanes con igual polaridad
por eso chocan al juntarse,
debe ser necesidad la debilidad del uno por el otro,
el amor y el odio de los dos pudo arreglar sus corazones rotos.



Nicolás se volvió a acercar a ella. Amaba todo en Mariel, hasta ésos desplantes que tenía para hacerle, tan comunes en los 15 años de una chica... los dos permanecieron por un rato, mirándose a los ojos... como si el tiempo solamente se detuviera en ellos, y no existiera nadie más alrededor. Se atraían el uno al otro. Tal vez la diferencia que había entre ellos [en todo sentido,] hacía que al final se complementaran, volviéndose almas gemelas.

Parecían mitades que al juntarse se hacían algo entero... cada vez más la cercanía entre ellos se empezaba a notar, tanto que casi nada de espacio los distanciaba. Si bien las cosas eran diferentes cada día, ésta vez tanto tío como sobrina jugaban un juego diferente. Lucharían si fuera necesario contra viento y marea, buscando uno en el otro lo que les faltaba en su interior...



Querida alma gemela espero que me creas,
allí donde quiera que estes
lucharé contra el viento y la marea,
yo se que es asi, no espero que me creas,
busco mi otra mitad y no hay duda de que tu lo seas.



Nicolás estaba a punto de romper la distancia con Mariel. En un impulso le besó el cuello; así pudo sentir el perfume de su pelo, el que tenía puesto para ésa ocasión... sentía algo especial, algo distinto en ella que no le permitía dejarla ir. No podía hacer lo correcto por más que quisiera, ése amor se había apoderado tanto de él como de la rubia... se preguntó fugazmente si conocerla fue casualidad, o intervino el destino en esa relación.



Gracias cada detalle, por pequeño que parezca,
las almas separadas por el cuerpo necesitan estar cerca,
tu aura me da vida, te agarraré la mano
si duermes y la dejas caída.


Mi mirada sigue la perfecta forma de tus labios,
no imaginas que sentí el primer momento tras rozarlos.
El orgullo puede a la razón de ambos, mataria por ti,
moriria por ti, puedo demostrarlo.




Los dos jugaron un rato a acercarse y alejarse un poco... tras que ya era difícil jugar ése juego, querían todavía volverlo más duro. Ninguno podría resistirse mucho tiempo más, se necesitaban como los pétalos a una flor preciosa. Éste protagonista inusual tomó la mano de la chica, jurándose a sí mismo no soltarla. Ella tomó la otra, todavía mirándolo fijamente. Él siguió con la mirada la forma que tenían los labios de su amada... entonces pasó lo que tenía que pasar... se rompió ésa barrera que los separaba como familiares, y Nicolás besó a Mariel. Demostraba así que podía incluso morir por la chica.


Se que no todo sera siempre bonito,
pero siendo solo tu, tu conseguiste ser mi tipo,
no eres otra, lo repito, sabes que eres la única,
te necesito mas que al rap,
para decir verdad, mas que a la musica.



Solamente nuestra quinceañera había conseguido robarle el corazón, a pesar de que hubiera muchas otras chicas que lo intentaron primero. No hubo caso, para él la única era su "sobrina". Nico sabía que su relación no iba a ser de color rosa, pero aún así necesitaba de Mari. Continuaron ambos con aquel beso, atrapados en una encrucijada, pero a la par felices ambos por estar con la persona que más amaban.


Juré nunca decirte para siempre,
la confianza que me haces sentir es suficiente.
Yo un dia te soñé y hace tiempo,
sin buscarte te encontré porque siempre te llevé dentro.

Eres de aspecto fuerte, aunque te dejas derrumbar,
Te protegeré, no dejaré que la vida te vuelva a golpear,
ven conmigo, lo nuestro es correspondido,
si te vas ya no podré conformarme con ser tu amigo.



Mariel sabía que tal vez ése momento no durara para siempre, pero confiaba en Nicolás y éso era suficiente para ella. Había soñado muchas veces con él. En ése día sus sueños se hacían realidad, aunque no los hubiera buscado... y se cumplieron porque se había enamorado realmente de su "tío". No pretendía hacer más que aferrarse a Nico, al tiempo que le tomaba de la cintura. Ambos seguían aquel cruel y romántico juego...

De pronto, como despertando de un sueño, ella se apartó del amor de su vida. Derramó varias lágrimas que él secó con una de sus manos, la que no sujetaba ya una de las de Mari. La abrazó otra vez y juró protegerla de todo mal... pasara lo que pasara, no iba a permitir que la vida la golpeara para dañarla, como mayormente sucedía en el mundo de nuestra quinceañera favorita.



-Mi amor, nunca te separes de mí... -dijeron al mismo tiempo, y se miraron con sorpresa, porque lo habían pensado a la par.-

-Nunca, bonita. Nunca en toda mi vida -acariciaba el pelo largo de Mariel, entendiéndola como nadie más podía hacerlo.-

-Sos el único que me conoce de verdad, que me entiende y no me juzga como todos los demás.

-Así es como van a ser las cosas siempre...

-Eso espero -susurró la rubia, en brazos de su verdadero amor. Probablemente pasaran en el patio una eternidad, pero a ninguno de ellos le importaba.-


Digo lo que tu pensabas, son dos almas conectadas,
tenemos lo que al otro le falta o necesitaba.
Creo que eres la única persona capaz de entenderme
tu si puedes conocerme, la única persona que sí puede tenerme.


Querida alma gemela
espero que me leas,
allí donde quieras que estes lucharé contra el viento y la marea,
yo se que es asi, no espero que me creas,
busco mi otra mitad y no hay duda de que tu lo seas.



-Ahora te dejo ir, Mari. Tenemos que seguir la mentira. -suspiró Nico, al soltarla y dejarla ir. Caminó hasta el salón, pero antes se dió vuelta, miró a la rubia y le dijo simplemente:- Vas a ser siempre mi alma gemela, creé cuándo te digo ésto, porque es la verdad... aunque no espero que lo intentes. Busco mi otra mitad, y no hay duda de que ésa mitad sos vos.


Mariel corrió a los brazos de Nicolás; éste la alzó en el aire y dió un par de vueltas. Pasados unos minutos la dejó en el suelo, le dió un beso mucho más corto que el anterior [a modo de despedida,] y se dirigió de vuelta a la realidad, dónde realmente tenía que estar. Ella sonrió; tan ilusionada estaba que no podía pensar más que en su otra posible mitad...


By: Sofi






Off: De verdad, esta historia está inspirada en la canción "Querida Alma Gemela" de Porta. Espero que les guste leer tanto como a mí haberlo escrito.
avatar
BlackberryMuffin

Mensajes : 7
Puntos : 150
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.