Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» The Dark Ages(Afiliacion Elite)
Miér Dic 04, 2013 7:27 pm por Invitado

» Plumas legendarias - élite.
Sáb Jun 15, 2013 5:37 am por Pluma Afiliada

» Centro de Rehabilitación (recién abierto)
Dom Mayo 12, 2013 8:07 pm por Invitado

» Demone Esorcisti { Demonios RPG } ✘ Cambio de Botón { Elite }
Jue Abr 11, 2013 2:02 pm por Pluma Afiliada

» Fábulas: El Exilio (Confirmación Afiliación Élite)
Jue Abr 04, 2013 7:48 am por Invitado

» Pinceladas en el aire. (Élite)
Dom Mar 10, 2013 4:41 pm por Invitado

» Trama (narratología)
Dom Feb 24, 2013 7:59 pm por Etsu Kanau

» Magic World Hogwarts {Af. Normal}
Mar Feb 12, 2013 2:09 am por Invitado

» Golden Eyes Revelaciones {Vampiros RPG +18} || Cambio de Botón
Mar Feb 12, 2013 12:49 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Sáb Abr 09, 2016 6:51 pm.
R.P.G
Make It Up As I Go LAS CENIZAS DEL FENIX BLACKOUT Image and video hosting by TinyPic Pandemonium Aresto Momentum Image and video hosting by TinyPic Rol Pretty Little Liars

Escriberol
Titanic RPG Party Is My Lofe Image and video hosting by TinyPic . Steam & Stitches Photobucket Mapa del Merodeador A New Line Of Blood primera generación Saeptum Reformatory The Hunger Games Rol Photobucket Muffliatto primera generación Photobucket subir imagenes Hogwarts 3rd Generación Image and video hosting by TinyPic Hogwarts Reducto
Otros/Blogs
Your Fanfics Lectores Escribiendo



La prisionera de Stills Fall´s + 18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Mar Sep 18, 2012 11:35 am


La prisionera de Stills Fall´s

Maria Gabriela de Farias As Alexa Galler & Daniel Radcliffe As Alan Carter

Introducción :
Elenco imaginario


María Gabriela de Farias --- Alexa Galler
Daniel Radcliffe--- Alan Carter
Alex Pettyfer--- Taylor
Megan Fox--- Samantha Morgan
Nicole Kidman --- Merly
Nick Carter--- Clayton Miller
Victoria LeBlack --- Kaya Scodelario
Ambientación: esta historia trascurre en una pequeña ciudad llamada Stills Fall’s. Es un pequeño pueblo en un lugar remoto que se caracteriza por sus luces y paisajes, la bohemia y las excentricidades es materia prima en aquel lugar. Todo aquel que pare en Stille's Fall , se verá en un paraíso para los locos de "la buena vida" sintiéndose así una mezcla de Ámsterdam y Paris en miniatura.

En esta ciudad, el comercio sexual es lo que mas vende. Tanto es así que, pese a estar en el siglo XXI las esclavas sexuales se venden como pan caliente en el almacén de la esquina. Stills Fall’ll es el pueblo del amor y la pasión oculta. Donde todos y cada uno de los pueblerinos cometen pecados capitales: Lujuria, vanidad, avaricia, persa, gula, envidia e ira. Pero es también donde se esconden los sueños e ilusiones perdidos de las almas que desean ser felices.



El Orfanato



Capitulo: 1° El Orfanato:
Alexa había oído hablar de aquel chico desde ya mucho tiempo, pero nunca se había atrevido a indagar mas sobre su persona y no es que no quisiera, es sólo que Alexa era una mucha muy llevada a sus ideas y el hecho de que un famoso actor que sale en televisión mas por las polémicas , que por las películas que protagonizaba eso le decía a Alexa que sólo era un tonto superficial, un hueco sin cerebro que sólo quería figurar ante las cámaras.

decían las malas leguas que él no era de relaciones largas, que sólo le gustaba presumir las buenas compañías, que no duraban mas de una semana y que su carrera actoral se estaba yendo a pique y buscaba promocionarse de esa forma tan poco profesional.
_ es un estúpido _ dijo la muchacha de cabello castaños y ojos verdes oliva_ tomó el control remoto y apagó el televisor
_ el hecho de que ya vayas a cumplir los dieciséis años esta semana no te hace madura , Alexa _ le dijo su compañera de habitación cuyo nombre era Sabrina
_ hasta un niño sabría que un actor es actor porque sabe actuar y no porque sale en programas de la prensa rosa sí no es para hablar de su trabajo _ dijo Alexa sentándose en su escritorio con espejo para disponerse a cepillar su cabello antes de dormir. Enseguida se hizo dos trenzas a los lados y se fue a la cama, Sabrina la imitó y apagó la luz de su velador
_ Alexa…_ llamó Sabrina mientras miraba al techo en la oscuridad
_ ¿Qué quieres? _ respondió ésta con la voz amortiguada porque tenia la cabeza bajo la almohada
_ ¿te imaginas…? ¿Te imaginas que un hombre como él nos adopte? ¿ te imagina que un chico así no saque de este asqueroso lugar?
_ pues, que te rescaten a ti… lo que es yo preferiría tirarme por la ventana antes de que alguien como Alan Carter me adopte … además, ya somos mayores para ser adoptadas, nadie nos quiso de pequeña, ahora hay que resignarse y pensar que este orfanato es nuestro hogar hasta los dieciocho años
_ es tan triste que seas así, Alexa _ dijo Sabrina incorporándose un poco sobre la cama boca abajo, ella estaba abrazando la almohada a su pecho _ es triste que … que no uses la imaginación para soñar una vida mejor
_ si, si la uso, Sabrina… créeme, pero la uso de manera realista… a nosotras no nos van a adoptar, prefieren adoptar a niños y verlos crecer y vivir todas sus etapas; no adoptarían a una adolescente… si no sacan de aquí no es porque quieran que formemos parte de su familia… es porque querrían que trabajemos para ellos y lo sabes… incluso Ronald tiene claro eso y es el menor de nuestra generación_ ella hablaba con serenidad, ya estaba tan acostumbrada a esa triste realidad, que ni dolor sentía.
Pero Sabrina no se resignaba, no se resignaba a que su amiga tuviese razón ella simplemente quería pensar que pronto estaría con una familia real, tenia fe y rezaba todas las noches para eso
_ ¿Cómo? _ dijo casi sollozando la rubia amiga de Alexa _ crees que seremos una especie de esclavas?
_ si… y de hecho aquí ya lo somos, con la diferencia que allá afuera será de otra manera… mas diferente y cruel
_ ¡mientes, Alexa… en esta época ya no existe la esclavitud!_ exclamó la chica rompiendo en llantos _-_ ¡aquí si… si en Stills Fall’s!_ exclamó Alexa _ ¿ y sabes…? Ya duérmete y deja de soñar con tonterías que no van a pasar nunca… debemos levantarnos temprano para despertar a los pequeños _ diciendo esto, Alexa se dio la vuelta y se tapó la cabeza con la cobijas para evitar escuchar los llantos de Sabrina.

Al día siguiente por la tarde, Alexa, Sabrina y Ronald (un muchacho moreno de cabello largo y desordenado hasta la nuca) se llevaron a los mas pequeños al parque de Stills Fall’s a jugar, Sabrina y Alexa apenas se dirigían la palabra a causa de la discusión de la noche anterior, aunque no era la primera vez que discutían por lo mismo y luego se perdonaban, al parecer esta vez fue algo mas severo, porque cuando se reconciliaban en ocasiones anteriores; generalmente era al día siguiente por la mañana, sin embargo, esta vez ni si quiera se dieron los buenos días. Ambas amigas estaban sentadas en el mismo banco mientras Ronald entretenía a los niños en el tobogán y los columpios Alexa estudiaba unas partituras de música al tiempo que los dedos de su mano derecha se movían al son de un piano invisible y Sabrina leía un libro de aventuras; todo era perfecto esa tarde, incluso el sonido del frío viento era inspiración para Alexa y su sueño de convertirse en una pianista reconocida, dado que ese era su sueño, de pequeña le gustaba la música y desde muy pequeña mostró interés en el piano y tuvo la fortuna de que el padre de la parroquia le enseñara, pero muy pronto ella creció y nunca nadie la adoptó y al llegar la adolescencia ella y sus dos amigos dejaron atrás sus sueños cuando se vieron obligados a ser de niñeros y encargarse de los mas pequeños del orfanato.
_ que auto más lujoso ¿ no creen? _ observó Ronald cuando se sentó al medio de las dos chicas _ miren, ese el que está estacionado allá en la vereda de afrente _ las chicas dejaron de lado sus libros y dirigieron la mirada hacia aquel auto, era gris plateado con techo descapotable y de tapicería de cuero original
_ muy ostentoso _ opinó Alexa sin demostrar interés y volviendo su vista a las partituras
_ es elegante_ dijo Sabrina _ seguro de un millonario, no hay muchos en esta pequeña ciudad
_ ¿crees que sea de algún famoso? _ terció Ronald
_ ¡Ay!, ¿a quien le importa? _ dijo Alexa _ esa son la clase de gente que sólo le gusta presumir, lo mejor para nosotros… es ignorarlos _ le lanzó una última mirada al auto con el ceño fruncido y desvió la mirada _ Sabrina y Ronald intercambiaron miradas de manera triste y se encogieron de hombros.

De pronto, un niño pequeño que no era del orfanato se les acercó porque su balón de futbol se le arrancó rodando hasta detenerse a los pies de los tres adolescentes; Ronald la recogió y se la tendió con amabilidad, pero entonces la madre del niño llegó corriendo y preocupada y alejó a su hijo con brusquedad de Ronald
_ ¿¡que haces con mi hijo, mocoso!?
_ ¡nada, señora! _ contestó el muchacho sorprendido por la reacción de la mujer _ ¡le estaba devolviendo su pelota!
_ ¿devolviéndosela? Robándosela, estoy segura… esos uniformes, se quienes son
_ OH…¿así que cree que porque venimos de un orfanato somos ladrones?_ intervino Alexa poniéndose de pie para enfrentar a la señora _ ¿ que le hace pensar eso? ¿Quien es usted para venir a juzgarnos? Cree que porque no tenemos padres no sabemos de valores morales? ¿Cree que porque somos huérfanos no somos limpios, ordenados o amables? Pues déjeme decirle algo, señora, a veces es preferible ser huérfano y criados por alguien que no es nuestra madre de sangre ha haber nacido de alguien cuyo valores es prejuzgar a los demás por carecer de dinero … o una verdadera familia… sí se le puede llamar así _ mientras decía todo la muchacha se le acercaba a la mujer de manera intimidante _ hágale un favor al mundo… y a su hijo … mírese al espejo antes de hacer juicio y mirar en menos a chicos inocente que no tienen la culpa de haber nacido sin padres, ya sea porque éstos murieron… o tomaron la cobardía de abandonar a sus hijos.

De pronto se produjo un incomodo silencio que sólo se rompió con el suspiro molesto de la señora, ésta tomó al niño de la mano y dijo:
_ insolente
_ ¿ insolente?_ repitió Alexa _ ¿ es lo único que tiene que decir a su favor? _ finalmente la mujer optó por alejarse rápidamente de aquel lugar como sí estuviese escapando de algo horrible
_ ¿aun sueña con ser adoptada, amiga? Habiendo gente como esa _ comentó la pelicastaña
_ No todos son como esa señora, Alexa _ dijo la rubia de rizos dorados _ ¿ que dices tú, Ronald?_ quiso saber _ no todo son así ¿ verdad?
_ No lo se, quizás… pero yo no quiero ser adoptado
_ ¿ah no? _ dijeron ambas chicas al unísono
_ no… ya tengo catorce años… dudo que alguien quiera quererme como hijo a estas alturas, si me llegan a sacar del orfanato, de seguro será porque me quiera como peón en su granja o lustra zapatos personal en alguna mansión de millonarios
_ créeme, Ron… no eres el único que piensa igual _ dijo Sabrina lanzándole una mirada de reproche a Alexa.
_ es la ley de la vida en este pueblo, si no te adoptan cuando eres un niño… no te adoptarán nunca_ dijo Alexa en respuesta al comentario de su amiga.

Esa misma tarde cuando volvían del parque todos subieron a lavarse las manos y la cara antes de cenar, sin embargo, Alexa se quedó rezagada al escuchar una fuerte conversación entre ambos dueños del orfanato y la directora. Llamó tanto su atención que sigilosamente se atrevió a acercarse tras la puerta del despacho y escuchó:

_ ofrecen dinero, mucho dinero, no podemos rechazar esa oferta, con eso podríamos comprarles uniforme nuevo a los niños, piénselo, útiles escolares… muchas cosas _ dijo la voz de la directora Susanne, una mujer algo regordeta que se caracterizaba por usar lentes tan gruesos como el fondo de dos botellas que hacia que sus ojos se vieran como un par de aceitunas. No era muy agradable como persona, era ambiciosa y codiciosa, haría lo que fuese por tener lo que quisiera.
_ la quieren llevar a un burdel ¿sabes lo que eso significa? ¡La van a prostituir! _ dijo una segunda voz femenina, esa voz fue claramente reconocida por Alexa, se trataba de Sophia, la esposa del dueño del orfanato; esta mujer a quien todos los niños incluyendo a Alexa, Sabrina y Ronald le tenían cariño, era como una madre para todos y la benefactora mas querida del orfanato _ ¡es una niña, no lo permitiré!
_ es una adolescente, señora_ corrigió la directora_ piénsalo, ya nadie vendrá por ella para ser parte de su familia, en unos cuanto años mas cumplirá los dieciocho y …
_ ¡que no, que no lo permitiré!_ le interrumpió Sophia golpeando la mesa del escritorio
_ Ya es tarde_ dijo su esposo con voz ronca
_ ¿disculpa?
_ Que ya es tarde… se hizo el trato
_ Y no me consultaste… ¿por qué?
_ era una buena oferta, y la chica ya es grande, tiene que ganar dinero propio
_ ¡pero no así, idiota! ¿¡ se les olvida que yo soy la benefactora mayoritaria de este lugar!? No necesitan mas dinero, lo que ustedes buscan es dinero pero para su propio beneficio… escúchenme bien, este es un ultimátum … si no deshacen este trato… usted señora Thomson, será despedida … y tú_ se dirigió a su esposo _ última vez que me pasas a llevar, o nos divorciamos
_ pero ya no se puede, vendrán por ella mañana , lo lamento cariño, se lo que duele ver partir a los chicos, pero lo que pidieron es legal en esta ciudad, este es un orfanato poco convencional y lo sabes, aquí cuando escogen a un chico, de aquí para fuera, ya no es nuestro problema, es de quien se lo lleva y el trato está hecho, Alexa Galler o Sabrina Mason se irán mañana te guste o no.

Alexa al oír eso se espantó llevándose una mano a la boca y se alejó de la puerta corriendo escalera arriba a su habitación. Tenia un mal presentimiento de todo eso, algo le decía que su amiga Sabrina tendría mejor suerte que ella . esa noche se fue a la cama sin cenar , ni siquiera habló de eso con sus amigos, porque no quería pensar que al día siguiente, ella y sus amigos de la infancia serian separados de una manera tan cruel.



La despedida

2° La despedida :Al día siguiente, las dos chicas se levantaron como de costumbre muy temprano , Alexa apenas tenia fuerzas para levantarse, no hablaba, estaba triste y asustada, sabia que en cualquier momento su amiga Sabrina o ella misma se tendría que despedir del orfanato y cambiar su vida de adolescente normal, a otra aun peor que el hecho de ser huérfana
_ ¿te pasa algo? _ preguntó Sabrina mientras tendían sus respectivas camas; Sabrina había notado el extraño comportamiento de su amiga desde que despertaron
_ algo malo pasará hoy _ respondió Alexa por fin mientras acomodaba los cojines sobre la cama, su voz era monótona, como la de un robot y su mirada estaba perdida, ni siquiera miraba lo que hacia. Sabrina no preguntó, sólo esperó a que continuara pero a Alexa apenas le salía la voz
_ no se como decirlo _ sollozó _ es que sólo pensar en eso yo…_ de pronto la directora Susanne irrumpe en la habitación
_ Ustedes dos , vengan conmigo a la oficina ahora_ Ambas muchachas obedecieron inmediatamente y Alexa caminó con lentitud, como si se dirigiera hacia su muerte inminente y por la expresión de la chica, su amiga Sabrina supo que lo que estaba apunto de pasar era muy malo
_ lo que sea que vaya a ocurrir, amiga _ le dijo Sabrina a Alexa abrazándola mientras caminaban de tras de la directora _ yo siempre estaré contigo _ Alexa al oír eso rompió en llanto descontroladamente, eso provocó la ira de la directora y ésta volteando hacia las chicas de forma amenazante le gritó :
_ ¿que te pasa? _ Alexa no dijo nada, sólo la miró con rencor estampado en sus ojos_ ¡ habla, niña! _ pero ella no dijo nada con lo que provocó que la directora la tomara del cabello y la zamarreara con brusquedad _ ¡ no me vengas con rarezas! _ le gritó
_ ¡Susanne! _ Sophia apareció justo en ese momento _ ¿¡que significa esto?! ¿Es así como tratas a los niños?
_ disculpe, señora es que...
_ no hay escusa, se habrá salido con la suya ayer _ dijo con firmeza mientras abrazaba a la llorosa Alexa _ pero sí vuelve a mal tratar a los niños de esta institución , dese por despedida
_ Si, señora _ contestó la directora de manera sumisa.

Sophia volteo hacia Alexa y con una ternura maternal la abrasó
_ se lo que van hacer _ sollozó Alexa por fin _ los escuché anoche
_ ¡ que osadía!_ exclamó la directora_¡ espiando conversaciones de adultos! ¡¿Como te atreves, niña..!?
_ ¡basta, Susanne! Ya ha hecho suficiente _ se volteó nuevamente hacia Alexa y la tomó del rostro para secar sus lagrimas _ cariño, lo siento, pero lo que éstas personas hicieron fue legal, no pude hacer nada
_ Nos vendieron_ dijo Alexa
_ Lo se, lo se… no te preocupes, haré lo posible para arreglar esto lo antes posible, lo prometo
_ ¿y mientras tanto qué? _ quiso saber la chica _ Sabrina y yo seremos… _ no pudo terminar la frase sentía que se ahogaba de tanto llorar
_ Ay, cielo, como quisiera poder hacer algo ahora, como quisiera que esto no pase.

Sabrina se preguntaba que estaba sucediendo, no entendía cual era el motivo real por la cual Alexa lloraba, quería saber pero no se atrevía a preguntar que estaba pasando y cada vez mas se ponía nerviosa. Sophia dirigió a ambas chicas a la oficina muy a su pesar e hizo que esperara a fuera por un momento para comprobar sí estaba todo en orden ; se encontró con Marshal quien es el esposo de Sophia. Él estaba sentado en uno de los sofás de aquella habitación mirando en un punto en blanco con mucha seriedad. Él estaba acompañado de dos personas: una mujer de ondulado cabello negro azabache , su cuerpo era delgado y aparentemente joven , pero de seguro tendría unos cuarenta año, su pequeña nariz era respingada. Su ropa marcaba su apretada figura que le hacia ver lo voluptuosa que ésta mujer era. Llevaba puesta una blusa con escote de V que le llegaba hasta el pliegue de sus pechos y sus pantalones ajustados mostraba todos sus atributos evidentemente interferido con cirugía plástica.
Susanne se escandalizó al ver su ropa no muy recatada, y carraspeó desviando la mirada luego de saludarla.

También estaba ahí un joven de unos veinticinco años: su cabello rubio cenizas era cuidadosamente desordenado y se le notaba que usaba gel para hacerlo parecer así , sus ojos castaños estaban enmarcado con largas pestañas rubias y su rostro tenia lo que parecía una sonrisa pegada pero en realidad se trataba de una fina cicatriz que cruzaba ambas mejillas. Bestia una musculosa que mostraba sus fuertes brazos esculpidos y un pantalón de cuero sintético brillante. Alexa pudo ver desde la puerta, que detrás de él en el asiento se hallaba una chaqueta de cuero negro que de seguro le hacia juego a sus pantalones.

_ ¿y bien? _ preguntó Marshal
_ aquí están _ respondió Sophia de manera severa a su marido _ niñas, vengan entren _ ambas muchachas entraron caminando con lentitud y se pararon al centro de la habitación; los visitante se pusieron de pie y comenzaron a observar a las jóvenes huérfanas de pie a cabeza como sí examinaran a un animal en exhibición, Alexa tenia la cabeza gacha y Sabrina comenzó a sentirse incomoda y a temblar cuando el hombre las comenzó a acechar como una serpiente acecha a su presa
_ ¿como te llamas, preciosa? _ preguntó a Sabrina mientras tomaba una de sus trenzas y olfateaba su cabello
_ Sa…Sabrina _ respondió la rubia con la voz temblorosa
_ lindo nombre… muy artístico
_ si, artístico_ comentó la mujer _ creo que ella nos serviría, ni siquiera tendríamos que ponerle un alias
El hombre sonrió y se dirigió a Alexa , la tomó del mentón y la obligó a mirarlo
_ esos hermosos ojos se verán irritados si sigues llorando, cariño _ dijo sonriendo _ ¿como te llamas?_ pero Alexa no respondió, sólo lo miró con frialdad y rencor mientras desviaba la cara para zafarse de la mano de aquel hombre _ ¿ que? ¿Eres muda? ¿El ratón te comió la lengua?
_ se llama Alexa _ contestó Sophia _ digamos que, como yo… no está de acuerdo con todo esto_ añadió arrastrando las palabras. Marshal se acercó a su esposa de forma inmediata
_ ¿se lo dijiste? _ le preguntó con horror en voz baja
_ se dio cuenta sola _ contestó Sophia a su marido

El joven hombre continuaba observándola volviendo a tomar del rostro de Alexa y secó una lagrima que recorría su mejilla
_ Darla _ le dijo a la mujer sin apartar la vista de Alexa _ esta chica me gusta, es exótica, aun tiene vestigios de su infancia, pero esa piel, esos ojos… sería una joya en nuestro burdel

Sabrina al escuchar aquello comenzó a híper ventilar con los ojos abiertos de par en par
_ No… no… no quiero _ comenzó a decir. Se acercó a Alexa y la volteo hacia si para enfrentarla
_ ¡lo sabias!_ le reprochó rompiendo en llanto _ ¡y no me lo dijiste!
_ ¡lo siento tanto!_ Sollozó Alexa. Sabrina la abrasó y comenzaron a llorar juntas sin importarles la presencia de los demás.

La mujer cuyo nombre es Darla rodeó los ojos y con un suspiro fastidiado separó a ambas chicas _ dejen el Melo drama para después, chicas… no hemos terminado
_ ¿disculpe? _ interfirió Sophia _ a lo que Darla volteó hacia ella con aires de grandeza_ ¿es así como la va atracar? Le recuerdo que este no es su mugroso burdel, aquí las niñas se tratan con respeto y sí ya terminó de verlas como sí fueran un pedazo de carne, termine con todo esto de una vez_ Darla volteó hacia el hombre sintiéndose ofendida por las palabras de Sophia. El chico aún no apartaba la vista de Alexa _ ¿que dices, Tayler?
_ me gustan las dos…
_ ¡el trato es sólo una!_ espetó Sophia
_ ¿Qué tal la rubia? _ sugirió Darla_ mira ese rostro angelical, ¿ como dijiste que te llamas, preciosa? Preguntó la mujer mientras acariciaba la mejilla de Sabrina.

Pero Sabrina esta vez no contestó estaba asustada y temblaba como un pequeño pajarito mojado
_ me gusta la rubia _ respondió Taylor
_ Bien, pues entonces estamos listos _ dijo por fin Marshal

Alexa miraba a los ojos a su amiga, y en un lapso de un segundo vio pasar todos los momentos juntas desde que se conocieron , hasta ese momento. Recordó con cariño y tristeza sus confesiones, sus anhelos y sus sueños. El sueño de Sabrina debía ser cumplido, ser adoptada por alguien que la valorara mas como una hija, que como un objeto para explotarla. Alexa no quería que su amiga se fuese del orfanato, pero tampoco quería separarse de ella; el problema es, que no se podía elegir las dos opciones, debía tomar una clara decisión . fue así que se acercó a ella y la abrasó, aparentemente para despedirse pues era Sabrina la elegida
_ tú no te mereces esto_ le susurró en el oído_ no estarás sola, amiga… Ronald estará contigo
_ ¿Qué dices?
Alexa desarmó el abrazo y dio un paso adelante:
_ esperen _ Dijo con una voz suave y clara. Seis par de ojos dirigieron su mirada de manera intrigante _ Sabrina no quiere esa vida… tampoco yo, pero estoy segura que sí alguien se debería ir de aquí … esa soy yo porque a diferencia de mi amiga yo quiero independizarme… Sabrina quiere ser adoptada y eso se merece, no es justo que la obliguen a renunciar a su sueño por un poco de dinero, ella vale mas que eso
_ Tú también, cariño_ dijo dulcemente Sophia entre lágrimas
_ gracias, pero yo no tengo un sueño tan grande y maravilloso como ese… en dos años mas cumpliré los dieciocho y me tendré que ir y quisiera estar segura donde estaré para entonces.

Las palabras de Alexa causó diferente reacciones a la vez, Sophia se emoción hasta las lagrimas, Marshal estaba pasmado, Susanne no demostraba emoción ninguna, Darla la miraba como sí evaluara sus palabra, Taylor sonreía con satisfacción y Sabrina no paraba de llorar
_ bien, pues… entonces que sea la trigueña _ dijo Taylor mirándola de pies a cabeza devorándosela con los ojos _ pensándolo mejor, ya tenemos muchas rubias en el burdel, y una carita infantil y exótica… será una atracción absoluta
Sophia se secó la lagrimas y volvió a su serio semblante _ le s dije, que no hablen de las chicas como si fuesen adefesios de circo pobre … o este trato se romperá _ Taylor miró a Sophia de pies a cabeza rápidamente y no dijo nada mas
_ basta… terminemos con esto_ dijo Marshal _ Señorita Mason, ayude a empacar a la señorita Galler y aprovechen de despedirse, tienen media hora para hacerlo

Ambas chicas asintieron y salieron de la oficina con lentitud para ir a su habitación.

_ ¿estas seguras de esto? _ preguntó Sabrina sollozando mientras miraba a su amiga guardando sus cosas en su maletas_ me eligieron a mi… a mi, no tenias que hacer esto
_ ¿preferirías vivir en ese agujero de prostitutas y renunciar a lo que realmente quieres?_ contestó Alexa con voz ronca. Luego miró a su amiga y le sonrió con tristeza _ si… eso creí, tú no mereces eso, Sabrina y ambas lo sabemos… mereces algo mejor, amiga. Mereces irte de este pueblo y que alguien te quiera como una hija
_ no te vayas _ lloriqueó la rubia que de tanto llorar tenia la nariz rosada y los ojos vidriosos y rojos _ tú…tú tienes razón, lo mío es una fantasía, nadie va a querer adoptar a una adolescente , sólo a niños pequeños
_ no_ dijo Alexa negando con la cabeza_ es que no tengo elección; en cambio tú si, yo… yo no tengo razón, mira eres inteligente… linda y de seguro hay alguien por ahí que te valore tanto como para que te permita ser parte de su familia. Tal vez, no todos buscan adoptar a un niño… por ahí hay alguien que te querrá sin importar la edad
_ ¿y sí pudiésemos escaparnos?
_ No… Sabrina, no
_ ¿por qué no? Así no nos obligarían a ninguna de las dos
_ no, no te arriesgues a que nos atrapen… y tú te quedes sin hogar o te castiguen, mejor quédate aquí, sabemos que Sophia es buena con nosotros, pero no debemos abusar de su confianza… yo te escribiré cuantas veces puedas. Lo prometo
_ bien…_ Sabrina se acercó a su amiga y se abrazaron por un buen rato, pero entonces golpearon la puerta de la habitación, era Sophia
_ ya es hora…_ anunció _ te ayudaré a llevar esto al auto _ le ofreció mientras tomaba la maleta de Alexa .

El camino hacia la puerta fue eterno, una vez mas Sabrina abrasó a Alexa y de pronto se unió a ellas Ronald quien vio el auto y las maletas desde la esquina al volver de la escuela. El muchacho corrió hacia ellas y supo que seria la última vez que estarían los tres juntos
_ ¿te vas? _ preguntó él
_ Si… _ el chico volvió abrazar a su amiga con fuerzas _ te echaré de menos, Ron
_ y yo a ti
Darla se le acercó a Alexa por detrás y la tomó de los hombros:
_ ya tenemos que irnos, hay mucho por hacer allá y no hay que perder tiempo_ diciendo eso la empujó con cierta brusquedad al auto, estiró el brazo para abrir la puerta y prácticamente forzó a Alexa a que se subiera. Enseguida Taylor se subió en el asiento del piloto, Darla rodeo el auto para ir de copiloto y entre tanto Sophia se acerca a la ventanilla de Alexa para despedirse
_ nos vamos ya _ anunció Taylor arrancando el motor. Lo que eso significó que Sophia no tuviese mucho tiempo de despedirse pero le entregó algo a la joven que lloraba desconsoladamente
_ haré lo que sea para solucionar esto, mi niña… lo que sea, lo prometo_ dijo Sophia mientras el auto por fin se puso en marcha
_ ¡lo prometo! _ Alexa no dijo mucho, sólo se despedía de sus amigos y de Sophia con la mano mientras contemplaba por la ventana que su hogar, sus amigo y todo lo que amaba se iba alejando poco a poco.






Caramelo



3° Caramelo:


Alexa estaba tan sumida en sus pensamientos mientras contemplaba aquel objeto que le entregó la dueña del orfanato ante de irse , que no vio el camino. Tampoco vio la carretera.

Sus ojos se fijaba en una cadenita de oro con tres pequeños dijes en forma circular; la cadenita era tan fina que se entrelazaba con los dedos de Alexa , eso era lo que Sophia le había entregado. Una lagrima rodó por su mejilla y con dificultad ( dado que el auto se movía mucho) se colgó la cadenita al cuello.

El burdel se encontraba a las afueras de Stills Fall´s , pero la mente de Alexa estaba muy ocupada en su agónico dolor de haber dejado a sus amigos atrás; como para darse cuenta de que se había alejado demasiado de su antiguo hogar
_ ya llegamos _ dijo bruscamente la voz de Darla para despertarla de su letargo _ bájate… te llevaré a tu habitación _ diciendo esto se bajó al mismo tiempo que Taylor, pero Alexa sentía que las piernas no le respondía y el cuerpo le pesaba; tampoco dijo nada. Se quedó sentada con las manos entrelazadas sobre sus piernas y Taylor abrió la puerta
_ ¿estas bien, dulzura? _ preguntó él acuclillándose a la altura de Alexa. Ella no respondió, sólo lo miró dedicándole una expresión de rencor _ varas…_ comenzó a decir él arrastrando las palabras con malicia_ ya no estas en el orfanato…entraste al mundo de los adultos, niñita y ahora en mas tu deber es obedecer y adecuarte al ritmo de cada uno _ al decir esto último le dedicó una sonrisa ladeada . Taylor deseaba con ansias ser el primero en estar con ella, pero sabia que eso no seria posible, pues el motivo real de haber sacado a una chica del orfanato era algo mucho mas fuerte que sólo prostituirla. Alexa era más bien, una mercancía de precio mayor.
_ ¡que te bajes!_ gritó Darla desde la entrada de la casa. Que mas que una casa, era una mansión con mas de diez habitaciones.

La puerta se abrió y tras ella apareció una chica joven vestida con pantalones cortos y un top sin mangas y corto que le hacia mostrar el abdomen esculpido y su ombligo horadado. Tenía el cabello liso hasta la cintura y éste era de color negro azabache, sus pestañas gruesas y largas enmarcaban unos grande ojos azules y sus labios eran rojos y gruesos
_ por fin llegaron_ dijo la joven_ ¿ trajeron a la chica nueva? _ preguntó mientras estiraba el cuello por encima del hombro de Darla
_ Ah, hola Samantha. Si está en el auto con Taylor haciéndose la rebelde _ contestó Darla mirando por un segundo hacia Taylor. Enseguida le dirigió la mirada a la chica que abrió la puerta y le dijo: _ prepara la habitación “Caramelo”
_ ¿Caramelo? _ repitió la chica en un tono de sorpresa_ tan pronto llega y ya se irá
_ no aun, la tenemos reservada para nuestro cliente vip, Wilson … la entrenaremos un poco antes de vendérsela
_ ¿y ella…? ¿Es virgen?
_ al parecer si, viene de un orfanato de niños… ¿ como podría perder la virginidad ahí? Ese lugar es muy puro para que hayan viejos verdes o pedófilos
_ entiendo_ dijo Samantha_ iré enseguida a prepararla… cuando termine su berrinche, llévala ahí… la estaré esperando. Ya sabes, para darle la bienvenida _ le guiñó un ojo a Darla de manera coqueta y se fue.



_ Te prometo algo _ le dijo Taylor a Alexa, aun en cuclillas_ cuando entremos, te dejaré enviarle un correo a tu amiga, se veía que estaba muy afectada por su separación
_ ¡no tienes derecho a mencionar a mis amigos! _ dijo ella en un tono firme _ tú menos que nadie… nadie tiene derecho de hacerlo en este lugar.
Taylor la fulminó con la mirada y rápidamente la tomó con brusquedad de los brazos, Alexa se asustó y lo miraba con los ojos abiertos de par en par mientras gemía de dolor por lo bajo
_ te recuerdo que aún estabas en un orfanato… eso significa que nadie te había tomado en cuentas ante… agradece que nosotros te sacamos de ahí para cambiar tu vida _ le restregó en la cara. Taylor hablaba con dureza, con la mandíbula tensa y en un siseo en sus palabras_ además_ continuó_ íbamos a traer a tu amiga, pero tú decidiste venir… tú, tu viniste por tu cuenta, linda nadie te obligó
_ ¿y que vida es esta? _ preguntó ella con la voz temblorosa_ prostitutas, embarazos no deseados y enfermedades _ cuestionó ella_ ni Sabrina ni yo queríamos estar aquí, pero no teníamos elección… yo no quería que ella pasara por eso, lo hice porque es mi amiga, es lo mas cercano a una hermana que tengo
_ OH… pero que sacrificada eres, preciosa_ respondió él burlándose_ este no es un prostíbulo barato, es el mejor burdel y el único de la zona , no somos tontos, sabemos cuidar nuestra mercancía
_ ¿mercancía? _ preguntó Alexa espantada
_ es lo que serás de ahora en adelante _ le respondió él aun clavando su mirada en los ojos verde de Alexa
_ yo no quiero ser prostituta_ dijo ella al borde de las lagrimas _ no quiero que me hagan daño
_ eso debiste pensarlo antes de ofrecerte en bandeja
_ ¡se habrían traído a Sabrina…! ¡ y ella habría sufrido mucho!
_entonces pórtate bien y haz que valga la pena el sacrificio_ Taylor alzó la mano con lentitud, Alexa asustada siguió la trayectoria de ésta con la mirada y cuando él posó la mano suavemente en la mejilla de la chica, ella cerró los ojos mientras temblaba ligeramente_ y para que lo sepas_ susurró él _ nadie te hará daño
_ ¿lo prometes?
_ Te doy mi palabra_ dijo Taylor_ ahora bájate

Alexa suspiró profundamente cerrando los ojos y finalmente salió del auto resignada a lo que le tocaba vivir.


Entraron a la casa, Alexa se olvidó por un instante que estaba en un burdel porque se trataba de una casa grande y lujosa. El vestíbulo era inmenso y lo adornaban unos grandes pilares de mármol como los de la antigua Roma. Sus ojos se posaron en un hermoso piano de cola que se encontraba majestuosamente instalado en el centro de la sala, sobre una alfombra de piel de oso polar, cuya cabeza se encontraba mirando hacia la puerta de entrada, eso a Alexa le causó escalofríos, de pronto tuvo la sensación de que el pobre animal la miraba a ella con dolor y suplicante.

_ sígueme _ le dijo Darla mientras ella subía por una amplia escalera de caracol que se encontraba en una esquina de esa enorme sala. Alexa lentamente caminó de tras de Darla mientras volteaba la cabeza hacia atrás para mirar aquel piano. Deseaba tanto volver a tocar su música o interpretar a sus autores favoritos como Mozart o Beethoven.

Llegaron al final del pasillo del segundo piso, mientras caminaba Alexa examinaba cada detalle, cuadros abstractos con colores chillones decoraban la paredes blancas invierno. En cada puerta había un letrero cuyas leyendas rezaban palabras como: Dulce, Kandy, Pastelito, etc. eran todos nombres que hacían alusión a las golosinas. Alexa pensaba que de seguro era los apodos de las chicas que trabajaban ahí.
Podía notar que los gemidos, palmadas y crujir de las camas atravesaban las paredes , aquello le hacia sentir incomoda y deseaba mas que nunca salir huyendo de ese lugar para volver a refugiarse en el orfanato
_ bueno, es aquí _ anunció Darla
_ “Caramelo”_ leyó Alexa en voz alta y monótona
_ así es… será tu seudónimo, aquí tanto trabajadoras y clientes tienen uno, el tuyo es Caramelo, por lo que te recomiendo que sea una chica tan dulce como los caramelos con los clientes … de lo contrario te la veras conmigo _ diciendo eso abre la puerta y con un gesto de la mano la invita a pasar _ por hoy tomate el día libre, puedes dormir un rato mas si quieres, luego quítate ese feo uniforme del orfanato y le diré a Samantha que te suba el almuerzo. Alexa no dijo nada, sólo entró a una gran habitación de donde había una cama de dos plaza con Dosel dorado y se dejó caer en ella, pero no se durmió al principio, no … se acostó en ella y se desahogó en llanto hasta quedarse dormida por tanto llorar. Se preguntaba que había hecho ella o su amiga para que los dueños del orfanato pudiesen hecho algo así, aunque estaba conciente de que Sophia se oponía a esa idea, sin embargo, Alexa sentía que ella no hizo suficiente, pudo haber hecho algo mas, pero sólo se resignó a entregarla como sí se diera por vencida. De pronto un horrible sentimiento de decepción invadió en el pecho de Alexa y su visión se volvió roja, estaba furiosa, furiosa con ella misma por haber dejado a Sabrina; pudieron haber huido como se lo propuso su amiga, pero no se atrevió. Estaba furiosa con Sophia por haber dejado que esto pasara y furiosa con todos los del burdel porque ahora en mas tenia que renunciar a su sueño de ser una pianista reconocida , de ser parte de la orquesta sinfónica por prestarle su cuerpo a quizás cuantos hombres desesperados e insaciable que se aproveche de ella.



Creado por Frozen



Safe Creative #1209020672825


Última edición por Oesed el Lun Nov 05, 2012 2:14 am, editado 6 veces


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Lotti el Vie Sep 21, 2012 12:31 pm

Me va gustando mucho, Tals. Espero ver el siguiente cap Very Happy



Lotti
You Win or You Die
THANKS, LU.
avatar
Lotti
Admin ║ Escritor en Proceso Nivel1
Admin ║ Escritor en Proceso Nivel1

Femenino Mensajes : 47
Puntos : 323
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 14/09/2012
Localización : En Narnia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Dom Sep 30, 2012 9:53 pm


La prisionera de Stills Fall´s

Maria Gabriela de Farias As Alexa Galler & Daniel Radcliffe As Alan Carter

Introducción :
Elenco imaginario


María Gabriela de Farias --- Alexa Galler
Daniel Radcliffe--- Alan Carter
Alex Pettyfer--- Taylor
Megan Fox--- Samantha Morgan
Nicole Kidman --- Merly
Nick Carter--- Clayton Miller
Victoria LeBlack --- Kaya Scodelario
Ambientación: esta historia trascurre en una pequeña ciudad llamada Stills Fall’s. Es un pequeño pueblo en un lugar remoto que se caracteriza por sus luces y paisajes, la bohemia y las excentricidades es materia prima en aquel lugar. Todo aquel que pare en Stille's Fall , se verá en un paraíso para los locos de "la buena vida" sintiéndose así una mezcla de Ámsterdam y Paris en miniatura.

En esta ciudad, el comercio sexual es lo que mas vende. Tanto es así que, pese a estar en el siglo XXI las esclavas sexuales se venden como pan caliente en el almacén de la esquina. Stills Fall’ll es el pueblo del amor y la pasión oculta. Donde todos y cada uno de los pueblerinos cometen pecados capitales: Lujuria, vanidad, avaricia, persa, gula, envidia e ira. Pero es también donde se esconden los sueños e ilusiones perdidos de las almas que desean ser felices.



Samantha Sam Sherry Morgan



Capitulo: 4°Samantha Sam Sherry Morgan:
Al despertar, se dio cuenta que ya estaba oscuro, por lo que supuso que había dormido todo el día, sentía el cuerpo agarrotado y le costó un poco incorporarse, sinembargo lo logró y se movió para sentarse a la orilla de la cama.
_ por fin despiertas _ habló de pronto una voz femenina de manera sensual; Alexa se sobresaltó y buscó de un lado a otro para ver de donde provenía esa voz _ estoy aquí _ dijo la chica. Finalmente se enciende una luz tenue que provenía de una lámpara redonda que se hallaba justo al centro del techo ésta daba vueltas y lanzaba haces de luces que lograban un efecto intimo en la habitación.

Frente a la cama estaba Samantha Morgan sentada en un butacón de plus color azul zafiro. Ella tenia las piernas cruzadas y los brazos apoyados en los brazos del butacón su mirada se posaba en Alexa de manera sugerente como sí la estuviese desnudando con los ojos.
_ ¿quien eres? _ preguntó Alexa casi mecánicamente, su voz era inexpresiva. La mujer sonrió
_ ¿como quieres que me llame?
_ Sí no te molesta… di tu verdadero nombre, tener seudónimos de golosina no va conmigo _ Samantha volvió a sonreír
_ De acuerdo, sí no quieres decirme Sherry , puedes decirme Samantha o Sam
_ Bien, Sam _ respondió Alexa en forma cortante
_ Y, ya que estamos presentándonos ¿me dirás tu nombre? ¿ o prefieres que te llame Caramelo _ Samantha comenzó a balancear su pierna izquierda sobre su rodilla derecha mientras jugueteaba con un mechón de su largo cabello
_ soy Alexa
_ Alexa… lindo nombre, tiene personalidad la verdad, ni siquiera es necesario un seudónimo para este trabajo, tu nombre en si ya es llamativo

Alexa no respondió ante ese comentario y de pronto algo llamó su atención desviando su mirada a una pequeña mesita redonda decorada con un mantel blanco y un florero delgado que sólo tenia una rosa roja aun sin abrir, tal como si se tratase de una cena privada para una pareja romántica. A los costados ya había dos platos servidos muy lujosos que humeaban y despedían un aroma apetitoso. Eran platos muy elaborados como de restorán Frances

_ OH si_ dijo Sam siguiendo la mirada de Alexa_ te traje la cena
_ no tengo hambre _ contestó Alexa de forma desganada, aunque su estomago le decía lo contrario _ ¿ que hora es?
_ 21: 30, dormiste todo el día desde que llegaste aquí _ contestó Samantha _ ¿no quieres comer? ¿Enserio? Es una lastima, Sarah se esforzó tanto para prepararte este plato, ella se ofendería mucho sí lo menosprecias de esa forma .
Alexa no dijo nada, ni siquiera la miró_ sólo…sólo quiero volver a casa _ dijo finalmente después de una larga pausa mientras alzaba la mirada para dirigirse a ella.

Samantha se puso de pie y lentamente con sensuales movimientos felinos comenzó a caminar hacia Alexa, se sentó a su lado en la cama y le sonrió al tiempo que tomaba el rostro de Alexa desde el mentón de forma suave para hacerla mirarla a la cara. Alexa la miró casi inexpresiva y Samantha le acomodó delicadamente un mechón de su cabello de tras de la oreja
_ veras, muñequita _ comenzó a decir la felina mujer, su voz era casi un ronroneo _ estas en casa ahora
_ a mi verdadera casa _ dijo Alexa apartando bruscamente la mirada _ no le puedo llamar hogar a un lugar como este… ni siquiera se porque me trajeron… bueno, si, se porque estoy aquí, pero ni siquiera me preguntaron, sólo me arrastraron hasta aquí y ya ¿¡acaso crees que quiero eso!? _ vociferó
_ no es tan malo _ dijo Samantha en un tono cantarín. Alexa lanzó una risotada sarcástica_ es enserio_ insistió Samantha_ haber, cariño _ esta vez habló de una manera diferente, comprensiva y armándose de paciencia _ se que estas cansada y odias estar aquí… que te parece si pasamos a la mesa y hablamos de todo esto
_ no tengo hambre
_ tienes que comer, se que no haz comido en todo el día y me preocupas
_ ni siquiera me conoces
_ Lo se… hazlo por… Sarah, la cocinera de verdad ella se esforzó mucho y no es mala en eso_ Alexa se la quedó mirando por unos segundos muy fastidiada y tras suspirar fuertemente, se puso de pie y se dirigió a la mesa
_ bien_ dijo con suavidad Samantha, enseguida se puso de pie y se dirigió a la mesa para correrle la silla a Alexa, ella se sentó en silencio y pegó sus ojos inexpresivos en el lujoso plato que aun humeaba despidiendo un aroma que abría el apetito. A continuación Samantha rodeó la mesa y se sentó frente a ella
_ mira esto, camarones de río ¿te gustan?_ preguntó al tiempo que tomaba su tenedor para ensartar un camarón y untarlo en una salsa que estaba en un pequeño posillo
_ Jamás los he probado _ contestó Alexa de manera cortante
Samantha sonrió y enseguida se lo echó a la boca de manera sensual y sugerente pero Alexa ni se inmutó
_ delicioso _ canturrió Samantha_ vamos, pruébalos, te gustarán.

Alexa tomó su tenedor con lentitud, como sí lo hiciera por cumplir y enseguida comenzó a comer uno a mordiscones; para su sorpresa le encantó. Ella jamás había comido mariscos. Lo mas cercano al mar que había comido en el orfanato era un caldo de pescado con poca sal y muy poco trozos de pescado, y no era que en el orfanato los alimentara mal apropósito. Pero la que estaba encargada en dar las ordenes a la cocinera del orfanato sobre qué cocinar, era Susanne quien no se molestaba en gastos ni lujos para darles un alimento medianamente decente a los niños porque para ella eso era un desperdicio de dinero innecesariamente. Las pocas veces que comían algo realmente bueno eran, cuando los dueños: Marshall y Sophia se dignaban a cenar con ellos en los días de festividades como Navidad y Año Nuevo

Alexa ya iba por su tercer camarón, prácticamente se los devoraba como sí no hubiese comido en semanas
_ tranquila, cariño… te vas a atragantar , bebe algo _ Samantha le sirvió un poco de vino blanco. La muchacha lo bebió pero tragó con dificultad, al parecer no le gustó mucho
_ ¿que es? _ preguntó Alexa esforzándose por no arrugar la cara
_ es vino, lo se… digamos que el gusto por los vinos es adquirido … este te gustará mas _ le dio una copa redonda y ancha que contenía un liquido lechoso de color café con leche. Alexa lo miró con desconfianza pero al probar un poco le encantó: era dulce y sabia a almendras con un toque de alcohol
_ Éste si me gusta _ le dijo sonriendo
_ es amárelo … dicen que ese trago es sólo para mujeres por lo dulce que es, pero en mi opinión… un hombre lo disfrutaría tanto como nosotras _ de pronto su sonrisa cambió y le dedicó otra como de una persona preocupada _ ¿ estas mejor? _ Alexa dejó a un lado la copa y de pronto ya no sintió mas hambre
_ los echaré de menos… éramos muy unidos los tres… y teníamos sueños. Sabrina no sólo quería ser adoptada por una familia decente que la ame, quería ser escritora, tenia la imaginación mas grande del mundo y a veces me daba la impresión de que ella confundía la realidad con la fantasía … y Ronald… él siempre quiso ser un arquitecto, estaba siempre armando y desarmando cosas… podía reparar las cosas que se rompían desde una pajarera, hasta una casa de muñecas grande

A Samantha no se le escapó que Alexa hablaba de sus amigos en pasado, como sí éstos hubiesen dejado de existir
_ ¿por qué hablas de ellos así, linda? Como si ya no existieran… como sí se hubiesen muerto

Alexa tardó en contestar, terminó de mordisquear un trozo de camarón y luego lo tragó antes de responder : _ porque ya no estaremos juntos_ una lágrima delgada se resbaló por su mejilla pero con rapidez la secó y bajó la mirada
_ ¿que hay de ti? _ susurró Samantha
_ quería ser pianista… quería ser pianista y una reconocida cantante. En la escuela yo estaba apunto de ganar una beca en el conservatorio de Londres y entraría a la orquesta sinfónica juvenil … pero todo acabó aquí

Samantha suspiró y se irguió en su silla poniéndose seria, carraspeó y se dirigió a Alexa:
_ Tú comos muchas personas prejuiciosas ven este negocio sólo por conseguir sexo y dinero, pero no es así. Todas tuvimos sueños y otras aun lo tienen, esto no es sólo por el sexo… ¡es un trabajo, niña! Con el dinero que ganas puedes mantener a tu familia, pagar tus estudios, tus deudas…_ se encoge de hombros _ es un trabajo como cualquier otro, lo haces por necesidad o porque simplemente te gusta y lo pasas bien _ al decir esto lo dijo en un tono sensual y sugerente para quitarle peso al tema_ como dije… no es tan malo _ añadió sonriendo y sacudiendo ligeramente su larga melena parpadeando coquetamente
_ ¿a caso… tú también tuviste otras metas? _ preguntó Alexa con una voz monotonía
_ Si. Estaba estudiando medicina, era la primera en mi clase… era una promesa en el mundo científico y en la medicina. Todos esperábamos ( y me incluyo) que seria una eminencia en cardiología, pero mi familia quedó en banca rota por un negocio mal ejecutado y comencé a prostituirme en las calles para poder ayudar la economía de mis padres… pero entonces Merly me vio, le gustó mi trabajo y me trajo aquí para ser parte de este burdel. Pronto no sólo era una mas, conseguí asociarme y ser parte de la administración… y lo demás fue historia

Alexa no supo que decir, se preguntó sí acaso Samantha se había vuelto loca o simplemente se dio por vencida
_ ¿me estás diciendo que dejaste medicina por estar… aquí? Pero… ¿por qué? No lo entiendo
_ salvar las vida de la gente me gustó por un tiempo… pero muy pronto descubrí que no era lo mío, que lo mío estaba aquí _ Alexa abrió la boca para decir algo, pero por unos segundos no le salía el habla
_ ¿y que pasó? Es decir ¿tú futuro profesional?
_ tardé en descubrir que era este, muñequita
_ ¡¿Qué?!
_ Si. Estamos en Stills Fall’s. El comercio sexual es el más rentable
_ Pero no es el único, eso de que Stills Fall’s es el pequeño Paris mezclado con Ámsterdam, no es tan así. También hay hospitales, escuelas y supermercados… dime ¿ acaso sí a alguien le da un ataque de asma lo vas a curar yendo a la cama con esa persona? ¿Crees que los profesores enseñan sólo la reproducción sexual en las escuelas? ¿Crees que compras los abarrotes semanales y en vez de monedas pagas con sexo? ¡No! Hay otras cosas y lo sabes. _ al finalizar, la joven muchacha dio un fuerte bufido al tiempo que recargaba su espalda en la silla y se cruzaba de brazos; entre tanto, Samantha se quedó callada por unos segundos mientras meditaba las palabras de Alexa
_ vaya, cariño tienes mejor visión de la vida que yo ¿Qué edad tienes? ¿Trece o quince años? _ preguntó Samantha con algo de sorpresa, pero supo disimular muy bien _ digo, es muy maduro de tu parte ver la vida con tanta claridad a tu edad

Con todo esto a Alexa se le olvidó por completo que pronto cumpliría los dieciséis y lo cierto es que poco le importaba, no tenia ganas de celebraciones cuando su vida de pronto pasó de ser una huérfana con sueños, amigos y valores morales; a ser huna huérfana condenada a ser prostituta de hombres desconocidos a la fuerza
_ cumpliré dieciséis pronto _ respondió bajando la mirada mientras jugueteaba con la comida que le quedaba en el plato
_ ¿en serio? ¿Cuando?
_ el domingo, creo… no estoy segura _ su mente estaba tan cansada por todo aquello que incluso le costaba recordar cosas así _ de todas formas, no importa… estar en un orfanato te hace olvidar celebraciones como esas… lo único que te recuerda es… que no eres normal, que no tienes una familia que comparta ese momento contigo y que te queda un año menos para continuar viviendo ahí porque cuando cumples los dieciocho te tienes que ir al menos que consigas un empleo en la cocina lo cual no siempre sucede porque no hay puestos vacante para todos los huérfanos de dieciocho años ahí_ levanta la mirada y posa sus verdes ojos olivas en aquellos ojos azules brillante de Samantha, ambos pares de ojos carecían de luz, Samantha borró todo vestigio de su sensual personalidad mientras que Alexa la miraba de manera inexpresiva, como sí la vida de pronto se le hubiese ido y sólo quedaba ahí su cuerpo, una carcasa bacía que cubría un alma desvalida cuyo sueño se apagó definitivamente hasta la extinción.

_ ¿sabes qué? _ Samantha rompió aquel largo silencio incomodo tras soltar un fuerte suspiro _ sí lo que dices es cierto, entonces eres afortunada en estar aquí
Cuando Alexa escuchó aquello la fulminó con la mirada como si de pronto sus pupilas destellaran chispas de ira ante el comentario de Samantha
_ tú no dijiste eso en verdad_ soltó la chica con la mandíbula apretada … ¿Cómo eres capaz de decir eso? ¡No sabes nada de mí! ¡Yo nunca quise acabar aquí! ¿¡ quien en su sano juicio querría acabar en un lugar como este teniendo otras opciones en la vida!? ¡¿Opciones que se podrían haber cumplido sí no se hubiese rendido?!
_ si lo dices por mi, no sabes de lo que estas hablando realmente, niñita _ replicó Samantha a la defensiva
_ se que quisiste el camino fácil en vez de seguir luchando y te engañas a ti misma creyendo que lo otro no era lo tuyo realmente!
_ ¡no sabes nada de mí!
_ ¡ ni tú de mi!_ gritó Alexa poniéndose de pie de manera rápida_ ¿¡ como te atreves a decir que soy afortunada en venir aquí cuando en realidad me arrastraron y me quitaron lo que realmente quiero!?
_ ¡entonces dime! ¿ donde estarías en dos años mas sí no te hubiésemos traído aquí?! ¡¿Donde?!
_ ¡en Londres, maldita sea, en Londres cumpliendo mi sueño!_ chilló Alexa _ ¡pero ahora por culpa de ustedes perderé la beca y todos mis esfuerzos no habrá valido nada … acabará aquí , aquí donde jamás esperé estar!_ de pronto sus ojos se humedecieron y poco a poco comenzaba a romper en llanto. Corrió a la cama y se tumbó de bruces en ella llorando amargamente

Samantha de pronto se sintió culpable al verla así. No podía creer que Merly hubiese llegado tan lejos para satisfacer su codiciosa vida de negocios. Por un instante se vio así misma reflejada en la Alexa cuando tenia su edad e intentaba con mucho esfuerzo sobresalir en la escuela o las ocasiones en que se encerraba en la biblioteca de su padre investigando en libros científicos para que en un futuro pudiese cumplir su sueño de ser doctora.
Realmente no esperaba encontrarse con una inocente niña que fue arrancada de su entorno para cumplir los deseos carnales de los hombres insaciables como sí ella fuese una esclava, que por sí fuese poco… ese era el real destino de Caramelo.

Lentamente se acercó a la cama de Alexa quien sollozaba con el rostro tapado en la almohada ; y se sentó en ella. A continuación, tomó a Alexa por los hombros y con suavidad la cubrió con los brazos para reconfortarla , necesitaba de pronto contener a esa chica y hacerle sentir que todo estaría bien, que no estaba sola. En el fondo Samantha sentía que estaba haciendo lo que nunca nadie hizo por cuando necesitaba a alguien que la abrazara cuando sintió que todo su mundo se desmoronaba a su alrededor.




La pequeña aprendiz

5° La pequeña aprendiz :Ahora era el turno de qué Alexa pusiera en practica todo lo que le habían enseñado durante esas ocho semanas que pasaron desde que llegó al burdel Stilles Rouge. Ella aún no le tomaba el gusto a su nueva vida, pero se había resignado y aprendía rápido. La dueña del burdel, Merly estaba gratamente sorprendida por los avances de la chica.

En todo ese tiempo aprendió a hacerle masajes con aceite afrodisíacos a los clientes, a entretenerlos bailando el caño con mucha sutileza, demostró su dotes como cantante, incluso le permitieron tocar el piano a los clientes V.I.P que buscaban compañía mas refinada, esa era la parte que mas disfrutaba en ese lugar, no obstante también tuvo que aprender “hacerles favores de aquellos” a los hombres que lo exigían. Por supuesto, esa era la parte que menos le gustaba. Siempre que hacia acabar a un hombre ( que por cierto era Taylor quien se ofreció como conejillo de indias para enseñarle a la chica) terminaba vomitando en el baño de su habitación. Pues sólo era eso lo que se le permitía hacer, dado que su virginidad estaba protegida por todos en el burdel cual pequeña geisha , pero dentro de todo, le daban información para que tuviera la experiencia suficiente para cuando llegase el hombre que sería su dueño, claro está que con o sin información acerca de los trucos sexuales que sus compañeras le proporcionaban, eso no serviría de mucho cuando llegase el momento de atender a su primer cliente.

Todos sabían que la tenían reservada para ser vendida como dama de compañía al mejor postor, al cliente mas exigente que aquel negocio tenia. Pero sólo había un problema; Alexa no estaba enterada de eso, es por eso que a veces se preguntaba porque razón aun no se acostaba con ningún cliente. Sin embargo no era algo que le molestara en absoluto.


_ deberías acostumbrarte ya _ le dijo Taylor mientras se acomodaba sus Jeans
_ no quiero, es asqueroso_ respondió Alexa desde el baño. Tomó su sepillo de dientes y se lavó con rapidez y esmero para quitarse el sabor de la boca. Taylor se acercó a ella mientras se colocaba la camisa sin abotonarla se puso a observar a la chica desde el marco de la puerta del baño, se situó detrás de ella rodeándole la cintura con sus manos y apretó su pelvis al trasero de Alexa y se inclinó para besarle el cuello, Alexa se estremeció, ese era su punto débil
_ lo hiciste bien, si sigues así serás la mejor de todas, pequeña_ Alexa lanzó una risotada sin ganas _ oye, es enserio, pero si vomitas cada vez que lo haces no lo conseguirás
_ Como sí yo quisiera hacerlo realmente _ murmuró Alexa
_ lo se, lo se… la vida no siempre te da lo que quieres, cariño_ dijo Taylor saliendo del baño, luego se dirigió a la salida del dormitorio y en ese momento se topó con Samantha
_ ¿y bien? _ dijo ella a Taylor
_ Perfecta… pero quejumbrosa
_ La historia de nuestra vida _ dijo ella riendo coquetamente mientras entraba a la habitación y cerraba la puerta tras de sí , se sentó sobre la cama de Alexa. De pronto pudo sentir que el agua de la ducha comenzaba a caer golpeteando la superficie de la tina; Alexa se estaba dando un baño de agua caliente para prepararse una vez mas a su nueva rutina, esa noche debía ir a la sala principal de la mansión para dar un pequeño concierto de piano a los clientes que morían por acostarse con la nueva pero prohibida inquisición del burdel, la dulce Caramelo


Samantha estaba algo aburrida de esperar a Alexa y para pasar el tiempo se puso a revisar la ropa de la chica, eran para su gusto algo infantiles y no muy lindos pero Alexa se negaba a usar ropas mas ajustadas como las demás chicas, lo cual tenia un punto a su favor porque era su sello personal en el burdel. Era considerada, la pequeña aprendiz, pues porque incluso era la mas pequeña de edad entre las prostitutas de esa gran mansión

Una vez que terminó de ver toda la ropa de Alexa haciendo muecas a cada prenda que veía; Samantha la guardó y se acercó al espejo del tocador para acomodarse su negra cabellera con bucles hechos con rizador eléctrico , le sonrió a su propio reflejo de manera satisfactoria y entonces ve por el espejo que Alexa sale del baño con una bata de baño color lila que le llegaba hasta las rodillas, en su cabello llevaba enrollada una toalla del mismo color y algunos mechones húmedos se salían del borde de la misma pegándose en la frente de la chica

_ No digas nada_ le pidió a Sam de forma apesadumbrada _ jamás me acostumbraré a eso
_ Está bien… me quedaré callada _ respondió Samantha volviendo a sentarse sobre la cama de manera coqueta y juguetona_ te vengo a proponer algo.

Alexa quien en ese instante se desenroscó la toalla de la cabeza para cepillar su húmeda cabellera que caía como cascada por sus hombros ; se voltea a mirar a Samantha aun con el cepillo de cabello ensartado en su melena
_ vamos de compras _ contesta la sensual mujer con una sonrisa juguetona. Eso a Alexa le dio mala espina, era como si insinuara algo, como cambiar su guarda ropa, lo cual Alexa no estaba dispuesta hacer
_ No lo se…_ comenzó a excusarse_ es que tengo que tocar el piano esta noche
_ Estas justificada… ya todos saben que esta noche no habrá pianista
_ No se… no tengo dinero, además debe estar cerrado el centro comercial_ continuó Alexa
_ ¿como crees? cierran a las 20:30 y son recién 18:00 y por el dinero no te preocupes, muñequita, considéralo un regalo
_ ¿por qué? _ quiso saber Alexa
Samantha se puso de pie y caminó hacia Alexa coquetamente, enseguida tomó el cepillo y comenzó a peinar a la chica de manera cuidadosa mientras le sonreía a través del espejo _ es un premio que te mereces por todo lo que has aguantado.
Alexa no dijo nada, sólo le dirigió una mirada insegura desde el reflejo
_ No quiero cambiar mi guardarropas, no necesito ropa nueva _ insistió de manera necia
_ OH, por favor , muñequita, no seas aburrida, sólo van hacer unas pocas cosas , además, necesitas cambiar de aires un rato, has estado muy encerrada últimamente
_ Es porque ya no tengo donde ir
_ por lo mismo, cariño… salgamos a divertirnos un rato
_ Lo cierto es… que no estoy de humor _ admitió Alexa suspirando cabizbaja
_ con mayor razón, tienes que salir… vamos vístete y salgamos, ya no es una sugerencia, es una orden _ respondió Sam con seriedad

Alexa puso los ojos en blanco y suspiró resignada. A continuación, se puso de pie y se fue a su guardarropas para elegir un vestido blanco muy sencillo con detalles florales en el cuello y las mangas. Se quitó la bata mostrando su desarrollado cuerpo curvilíneas dándole la espalda a Samantha , no era la primera vez que Alexa se bestia o desvestía delante de ella porque Sam ha hecho acto de voyeurismo cuando Taylor le daba sus lecciones privadas. Sin embargo, en esta ocasión la joven prostituta pelinegra posó sus brillantes ojos azules en la chica mordiéndose el labio inferior y por vez primera se detuvo a verla con mas cuidado. Se dio cuenta que Alexa era una niña con cuerpo de mujer y que ya tenia todos sus atributos desarrollados, pero lo que mas le gustaba de eso, es que eran todos perfectos y naturales.

Se acercó a la muchacha por detrás y de pronto Alexa se siente observada, lo cual eso le pone muy nerviosa y como acto reflejo se cubre con la bata de manera sobrepuesta mientras voltea hacia Sam quien estaba sonriéndole de manera intrigante al tiempo que se le acercaba peligrosamente llegando acorralarla contra la pared
_ No tengas miedo _ le susurró muy cerca de sus labios, entonces sorpresivamente deposita un beso corto en la boca de Alexa y ésta temblorosa con los ojos abiertos de par en par la mira a la cara de manera expectante y confundida por lo que hizo sin embargo, no reacciona de manera defensiva , simplemente está ahí parada ante esa voluptuosa y despampanante mujer que le demostró su hospitalidad y cariño desde el momento que llegó al burdel. Para su sorpresa le gustó y le devuelve un beso tímido a Samantha, ésta tomando las riendas del asunto, guía a la inocente y tímida chica a la cama mientras se besan de manera fogosa, Alexa puede sentir como la lengua de Samantha se abre paso y se enreda con la suya propia. Una vez tumbada en la cama, Sam se sube a horcajadas sobre Alexa y comienza a besar sus labios al tiempo que mueve sus caderas sobre la pelvis de la muchacha. Sus besos esta vez eran más pausados y poco a poco pasaba de los labios, al mentón y continuaron por su cuello. En ese punto Alexa se estremece ligeramente, lo que provocó mas excitación en Samantha. Sus labios continuaron su camino topándose con la bata sobre puesta, Sam la apartó con rapidez y ansiedad, enseguida se encontró con aquellos pechos pequeños pero perfectamente formados de manera natural que lamió y besó por un rato para luego explorar de la misma forma el cuerpo de Alexa llegando al final del recorrido.

Alexa, se dejó guiar por sus instintos y su cuerpo reaccionaba automáticamente a estímulos placenteros que le hacían curvaba su espalda a cada sensación; soltando pequeños gemidos de excitación que nunca antes había tenido.

Llegado a ese punto ella, Alexa, se estremece al sentir el contacto de la legua de Samantha que se aventuraba a explorar mas allá de lo que Alexa esperaba, sin embargo aquello le hizo estremecer de tal forma que deseaba sentir mas, deseaba que esto no acabase nunca, se sentía en el cielo.

La pequeña aprendiz, despertó con una extraña sensación, no sabia sí lo que acababa de vivir era un sueño bizarro o fue real, pero entonces se vio a si misma desnuda en su cama abrasada a Samantha quien aún dormía; ambas chicas tenia sus piernas entrelazadas y sus cuerpos estaban unidos como uno solo. Entonces sacó la conclusión que aquello era real y le asustaba… le asustaba el hecho que le haya gustado haberse acostado con alguien de su mismo sexo, pero tenia claro que aquello sólo fue una experiencia, no significaba que fuese lesbiana o bisexual, ella estaba segura que se inclinaba por los hombres porque es lo natural y porque le constaba que así era. Por otro lado, nunca esperó que su primera vez fuese de esa forma. Siempre pensó que cuando estuviese con alguien fuese con un hombre que la ame, que fuese respetuoso y que supiese hacerla sentir bien. Más tenia claro que sólo era una fantasía porque su realidad era otra.

Al despertar, Samantha se encuentra con la mirada confundida de Alexa, se sonríen una a la otra en silencio y Samantha le acaricia el rostro a la chica de manera tierna
_ Al parecer tendremos que dejar las compras para otro día _ comentó en un susurro Samantha. Alexa suelta una suave risita
_ No creas que te has salvado de eso, algún día te tendrás que deshacer de esa ropa tan adorable que tienes
_ Quiero preguntarte algo_ dijo Alexa, Sam la miró esperando a que continuara, pero Alexa no sabia como formular la pregunta
_ ¿Tienes dudas sobre lo que pasó? _ adivinó Sam, Alexa asintió en silencio_ dime _susurró en el oído
_ ¿ya no soy virgen?_ preguntó Alexa con una timidez casi infantil. Esto hace que Sam sonría y le da un pequeño beso en los labios
_ En teoría…sigues siéndolo, pero hay otras cosas que también influyen
_ ¿que cosas? _ quiso saber Alexa
_ Existe la virginidad física y la psicológica _ explica mientras aprieta más a Alexa contra su pecho _ físicamente, aun eres virgen, mientras no aya penetración dentro de ti, aun eres virgen
_ Pero creí que con tu lengua bastaba…_ se detuvo, le estremecía pensar en eso de manera literal
_ No, porque sólo eran besos y caricias, preciosa … tranquila, físicamente aún lo eres, pero lo importante es como te sientes aquí _ Sam al decir eso último posó sus dedos sobre la sien de Alexa pero ella no dice nada por unos instantes, pues lo único que sentía dentro de su mente era confusión, por lo que estuvo cavilando en su respuesta varios minutos antes de decir lo que realmente sentía exactamente.

Sam comprendió que debía tener su tiempo para pensar y mientras esperaba, se puso a juguetear con el cabello de Alexa , en momentos también le daba suaves caricias en la espalda con la yema de los dedos y de vez en tanto podía sentir como la pequeña aprendiz se estremecía al contacto. Aun tenía las piernas entrelazadas y no se despegaban una de la otra. A Alexa le encantaba estar así le era agradable mantener su cabeza en el pecho de Samantha y sentir el latido de su corazón, sentir su respiración y es que a pesar de su confusión ella tenia claro que esa experiencia le gustó y mucho, tanto que no quería que esa noche acabase nunca
_ ¿sabes?_ comenzó a decir Alexa en un susurro _ que, aunque me gustó … creo que aun no estoy lista para enfrentar esto
_ Lo se… lamento sí te incomodé_ dijo Samantha alejándose un poco de ella
_ No, no me incomodas_ contestó Alexa abrasándola mas _ quisiera que te quedaras aquí esta noche ¿puedes?_ Sam le respondió el abrazo sonriéndole
_ Si, cariño _ le da otro beso corto en los labios.

Se quedaron por más de una hora acostadas ahí abrasadas, conversando de todo un poco. Alexa le contó con mas detalle como era su vida en el orfanato y Sam por su parte le contó sobre su familia. Tenían cosas en común, ambas renunciaron a lo que más querían, ambas llegaron asustadas al burdel, pero al menos Samantha ya tenía mucha experiencia y definitivamente Alexa sentía que Sam era la persona que más apreciaba en ese lugar, era su amiga y su mentora para sobrevivir en ese lugar.

Tras otra ronda de apasionadas caricias y lujuria en la que Sam le enseñó a Alexa como complacer a una mujer sin la necesidad de ser hombre, las dos se durmieron satisfechas y felices por haber pasado una noche que, según Alexa, sería una de sus favoritas.
.






Una promesa, un futuro y su realidad



6° Una promesa, un futuro y su realidad:


Los días trascurrieron sin mayor novedad, todas las noches de lunes a miércoles se dedicaba a tocar el piano y los días jueves, viernes y sábado se dedicaba a las funciones privadas para aquellos que lo requerían y no apreciaban su verdadero talento; sin muchas ganas por supuesto, pero lo hacia de todas formas porque a pesar de todo, era su trabajo y recibía buenas propinas por eso lo cual era un punto a su favor porque con ese dinero podría llegar a matricularse en el conservatorio local cuando cumpliera los dieciocho años.

Ese sábado, acababa de terminar con el último cliente de la jornada quien luego de hacerle masajeado la espalda con aceites le pidió “ otro trabajito”( como solían decirle en el burdel), Alexa estaba cansada, pero finalmente logró hacer estremecer al hombre y éste la obligó a tragar su corrida. Sam le había enseñado un truco para hacerle creer que realmente lo hacia, entonces fingiendo obedecer la orden del hombre lo miró a los ojos y ofreciéndole su mejor sonrisa con la boca serrada hizo un ruido con la garganta para demostrarle que estaba bajo sus ordenes. Él le dejó su propina enganchada en su sostén de encajes blanco mientras le sonreía con satisfacción y se marchó de la habitación arreglándose un poco la ropa; cuando cerró la puerta detrás de si, Alexa corrió al baño y se fue de cabeza al inodoro para vomitó explosivamente, era algo que se escapaba de su control y definitivamente no lo podía evitar.

Respiró profundo, se puso de pie y se metió a la ducha para dormirse temprano aquella noche dándose a la idea de que al día siguiente ella y Sam finalmente irian al centro comercial muy temprano por la mañana y esta vez no tenia ninguna excusa para no ir.


_ ¡vamos! _ le dijo Samantha a Alexa_ quiero verte
_ ¡hay muchas personas allá afuera!
_ Pero no estarán pendiente de ti, cariño… están todos viendo sus compras
_ ¿¡y sí mejor entras aquí!? _ sugirió Alexa algo acomplejada ; Samantha suspiró y entró a un probador donde se encontraba una tímida Alexa mirándose al espejo mientras admiraba de forma abochornada la lencería de color rosado pálido. no era muy provocativa, era mas bien un diseño mas inocente que hacia imaginar a los hombres que se trataba de una chica que se ofrecía por primera vez
_ estas hermosa _ dijo sorprendida Samantha _ es… es como tú , inocente , pero es lindo, hay clientes que le gusta fantasear con las imágenes infantiles
_ ¡repugnante! _ replicó Alexa arrugando la nariz
_ Lo se… pero son ellos los que pagan a cambio de que le den en el gusto
_ La verdad, no me imagino que exista esta clase de ropa para niña
_ No, la verdad no , no existen… pero hay diseños mas sencillos … otros mas atrevidos , es como cuando compras tu primer corpiño _ explicó Samantha
_ ¿entonces a qué te refieres?
_ Me refiero que a veces… de vez en cuando la mente masculina es muy retorcida e imaginan cosas horribles… bien ¿ te lo llevarás?
_ Si _ respondió Alexa aun sin quitar su mirada del espejo
_ Te espero afuera, aun hay otras cosas que comprar
_ ¿mas cosas? _ exclamó Alexa volteando hacia su amiga
_ Si, exacto… date prisa.
Veinte minutos más tarde, ambas chicas salían de la tienda Flores, especializadas en ropa interior y lencería fina para dirigirse a una tienda de ropa exclusiva. El centro comercial era muy grande y para Alexa sólo se trataba de un lugar para consumistas o compradores compulsivos, nunca se imaginó que pondría un pie dentro de ese enorme edificios llenos de aparadores y restoranes de comida rápidas.

Mientras Samantha parloteaba sobre las tiendas del centro comercial, dándole recomendaciones de cuales debía evitar por los caras que eran o porque los dependientes de las mismas no eran muy amable. Alexa perdía el hilo de la conversación cuando se detuvo frente a un aparador que exhibía un hermoso piano de cola negro que estaba rodeado con otros instrumentos de música clásica
_ ¿te gusta?_ le preguntó una voz masculina a Alexa, ella se sobresaltó y giró sobre sus talones dando un grito ahogado. Frente a ella había un hombre alto de cabello rubio y ojos claros, era delgado y pese a que debía rodear los treinta años, sus facciones eran algo infantiles, pero no tanto como los de Alexa, se podían notar las líneas de expresión bastante marcadas, en especial los pliegues que se formaban alrededor de sus labios y se fundían en los pómulos cuando sonreía
_ disculpa, te asusté_ Alexa no respondió pero por la mirada perpleja que la chica tenia le confirmó a aquel hombre que así fue _ lo siento, no fue mi intención _ Alexa sonrió tímidamente y bajó la mirada sin decir nada en un principio
_Es… un lindo piano _ respondió finalmente ella _ ojala pudiese tocar uno así
_ Un momento_ dijo el hombre entre cerrando los ojos _ tú eres… Caramelo, eres la pianista del burdel.

Alexa sintió un golpe bajo ante ese comentario, sintiéndose encoger de vergüenza, era como si estuviese marcada por el resto de su vida, condenada a ser “Caramelo” la pequeña aprendiz de prostituta en el burdel Stills Rouge
_ Si_ contestó de malas mientras desviaba la mirada
_ Lo lamento, no fue mi intención incomodarte _ respondió con rapidez el hombre _ es sólo que no puedo entender como una chica tan talentosa pueda estar en un burdel… debieras estar…Hmmm en un conservatorio estudiando música
_ Si… lo se _ dijo contestó Alexa en un hilo de voz _ pero es lo que me tocó vivir

El hombre al escuchar eso, le dedicó una sonrisa triste
_ Bueno, supongo que tu nombre real no es Caramelo ¿ cierto?
_ No, me llamo Alexa _ respondió ella con una sonrisa tímida
_ Un gusto, señorita Alexa _ el hombre tomó su mano, se inclinó teatralmente y besó el dorso de ésta _ permítame presentarme, soy Clay Miller




_ Esa tienda de allá es recomendable hasta cierto punto _ dijo Samantha, sin darse cuenta que Alexa ya no estaba a su lado_ tiene linda ropa de diseñador, pero no son espectaculares …
_ ¿hablando sola, primita? _ escuchó de pronto ella quien al oír esa voz masculina y tan familiar se sobresaltó pero enseguida volteó a verlo a la cara y le dedicó una sonrisa falsa
_ Alan… querido _ dijo Sam encontrándose a un joven delgado y algo corpulento, sin embargo era mas bajo que ella pero no tanto, pues Samantha estaba arriba de unos tacos bastantes altos que hacia que cualquier hombre se viese bajo; y él por su parte utilizaba unos zapatos que le ayudaban aumentar unos pocos centímetros mas
_ Así que… hablando sola ¿no? _ volvió a comentar el chico que respondía al nombre de Alan. Se acercó a Sam y la rodeo por la cintura para pegar su cuerpo al suyo _ creo que ese lugar te ha vuelto loca, primita _ susurró con algo de malicia muy cerca de sus labios
_ No tanto como a ti que estas siempre creyéndote el macho alfa en el burdel_ respondió ella forcejeando para liberarse del agarre de Alan, él sonrió
_ ¿de veras, cariño…? Creí que le hablabas a la nada _ Alan volvió a tomar por la cintura a Samanta y esta vez ella no se resistió
_ Pues creíste mal … y hablando del burdel, no has ido para allá desde hace meces _ Alan sonrió de manera traviesa
_ ¿Me echaste de menos, primita?
_ Sólo fue una observación… primito _ al decir esto último puso un especial énfasis para darle a entender la ironía que llevaba aquel termino, porque lo cierto es, que Alan y Sam no son verdaderos primos, simplemente su parentesco es político. Él, resulta ser el hermano menor del cuñado de Samantha
_ ¿y te parece que me hagas un trabajito rápido en el baño para un reencuentro dramático? _ sugirió el joven con malicia al tiempo que hacia caminar sus dedos por encima de la blusa de Samantha a la altura de sus pechos
_ Me encantaría, pero no _ dijo ella quitándole la mano de encima _ no estoy en servicios en este momento , tal vez otro día si me dan ganas de atenderte
_ ¡hey, cuidado! ¿Se te olvida que soy un cliente V. I. P?_ dijo él fingiendo teatralmente ofenderse
_ Y aún me pregunto como llegaste a tener ese derecho _ dijo Samantha alejándose de él mientras ponía los ojos en blanco
_ Gajes del oficio, un actor como yo con tanto dinero obtiene lo que se le da la gana, eso…y contando que mi familia es dueño de una de las industrias petroleras mas grande del mundo
_ Como sea_ dijo ella quitándole importancia al comentario altanero de Alan_ seria lindo seguir charlando… pero estoy algo ocupada
_ Ah, cierto… interrumpí una conversación importante con tu amigo el aire
Samantha curva sus labios hacia arriba dedicándole una sonrisa sarcástica
_ no exactamente_ contestó por fin mientras paseaba su mirada por las tiendas cercanas en busca de Alexa _ OH, está allá, en la tienda de música _ comenta aliviada _ ¿ como no se me ocurrió?
_ ¿ te refieres a ese hombre desgarbado que está junto a esa linda chica?_ quiso saber Alan
_ No, me refiero a la chica linda que está junto al desgarbado _ respondió Sam
_ Mm...… no está nada mal, amo a las inocentonas _ Alan miró en dirección a Alexa desde lejos y comenzó a desnudarla con la mirada
_ lamento decepcionarte, querido primo, no está disponible , Wilson la escogió como dama de compañía
_ Como su presa de compañía querrás decir
_ Da igual, muy pronto él irá por Alexa … y todo terminará _ comentó Sam con tristeza, Alan tuvo la impresión de que Sam se había encariñado con esa chica extraña para él
_ quiero conocerla _ dijo de pronto el actor haciendo un ademán para caminar hacia ella
_ ¡No!_ lo detuvo Sam tomándolo del brazo para que retrocediera
_ ¿por que no? _ Dijo Alan extrañado, le sorprendía que Sam reaccionara así
_ Porque ahora no estamos en servicios y ella es nueva en esto, hay que darle tiempo y se como eres
_ Tranquila, primita… sólo quería conocer a esa dulzura
_ Otro día ¿si? Ahora nos tenemos que ir… Merly nos dio sólo un par de horas _ explicó ella con nerviosismo _ nos vemos
_ Vale, como sea …_ dijo Alan algo ofendido, se puso las manos en los volsillos , dio media vuelta y se alejó


_ ¿quieres tocarlo? _ le ofreció Clay a Alexa señalando el piano con el pulgar por encima de su hombro
_ no lo se _ Alexa titubeó nerviosa _ tal vez el dueño de la tienda se enoje. Me pregunto… cuanto costará debe ser muy caro _Clay sonrió ante esa respuesta y negó con la cabeza
_ No se va a enojar _ respondió él_ y el piano no está a la venta, está ahí de exhibición
_ ¿como lo sabes?
_ Pues… resulta que yo soy el dueño de esta tienda y el piano es de mi padre
Alexa quedó tan sorprendida que no se dio cuenta cuando su mandíbula se calló
_ Cierra la boca, cariño… te podrían entrar insectos no deseados _ dijo Samantha apareciendo de pronto. Estaban tan concentrados en su charla que no se dieron cuenta cuando Sam apareció_ por cierto ¿ siempre dejas a la gente hablando sola, haciéndolas quedar como locas? _ preguntó con reproche a Alexa
_ Lo siento _ susurró Alexa sintiéndose avergonzada _ es que… esta tienda me… es mágica para mi, es todo lo que quiero ser
_ ¡Sherry!_ Saluda alegremente Clay
_ Hola, Clay _ saluda con amabilidad Samantha
_ ¿ustedes se conocen? _ preguntó Alexa
_ Clay era gigoló en el burdel _ Explicó Sam con reproche_ el mejor de todo pero decidió abandonarnos y sólo quedó Taylor
_ La música ante todo _ dijo Clay con una gran sonrisa_ tenia que pagar mis estudios de alguna forma así que de día era un futuro músico que estudiaba en el conservatorio local y de noche me dedicaba al oficio mas antiguo del mundo… pero bueno, de vez en cuando voy por allá a visitar viejos amigos
_ O mas bien hacerte el mártir recordando antiguas épocas_ comentó Samantha de manera hostil _ pero entiende… puedes pasarte todo el día allá y ella no va a volver

Clay la fulminó con la mirada y Alexa sintió que el aire se podía cortar con un hacha de tan tenso que se tornó aquella situación. Ambos echaban chispas por los ojos y no dejaban de mirarse como dos lobos rabiosos apunto de pelear cuerpo a cuerpo. Pero Clay no era de golpear a las chicas así que se relajó y desvió la mirada mientras lanzaba un resoplido muy fuerte
_ ¿entonces… puedo tocar el piano? _ preguntó Alexa con astucia para cambiar de tema
_ Ya nos vamos_ Sam tomó del brazo de Alexa
_ ¿era necesario hablar de eso? _ preguntó Clay interponiéndose en su camino
_ Tal vez… es mejor que sepas que eso no fue sólo su culpa_ dijo Sam
_ ¿Me estas culpando de eso también? Fue su decisión, yo no la obligue
_ debiste haber hecho algo, pudiste haberla detenido

Alexa ya no sabia que hacer ante esa situación , ellos discutían sobre un tema que no era de su incumbencia y se sentía fuera de lugar, es por eso que sencillamente se escurrió por la puerta de la tienda musical, entró al aparador esquivando los instrumentos que estaban en el piso y de vez en tanto, mientras se acercaba al banquillo del piano, vigilaba fugazmente para ver sí algunos de los vendedores de la tienda la detenía.
Cuando finalmente pudo sentarse en el banquillo, miró fugazmente por la vitrina y notó que Clay y Sam aun discutían , pero apartó la mirada de ellos y abriendo la tapa del piano para descubrir unas brillantes y limpias tecla, suspiró y comenzó a pasear sus dedos sobre las notas correspondiente a una música que le hizo recordar Sabrina, su amiga del orfanato, cuando veían juntas la película Crepúsculo. Estaba tan concentrada en la música que jamás estuvo consiente del efecto que provocó a su alrededor: para empezar, Sam y Clay dejaron de discutir y pusieron su atención en Alexa quedando atónitos; Sam sabia que ella tocaba, pero jamás la había escuchado antes porque tenia que atender a los clientes que no cabían en la categoría V.I.P. Entre tanto Clay sabiendo que había una pianista en el burdel y había visto Alexa de pasadita, su interés ahí era otro.

Escucharla tocar el piano para ambos fue una verdadera y grata sorpresa y no salían de su asombro. Dentro, en la tienda los compradores detuvieron sus actividades para poner mayor atención en la música que provenía de aquel piano viejo, los vendedores también hicieron lo propio, algunos incluso dejaron su trabajo a medias y se desconcentraban apartando totalmente su atención en lo que hacia.




_ Los dejó atónitos… es fantástica _ comentó Clay
_ Si que lo es_ respondió Samantha al borde de las lagrimas
_ Se está perdiendo…Sam, una chica como ella no debería estar en ese lugar, por cierto ¿Cómo llegó al burdel?
_Darla y Taylor la sacaron del orfanato ¿por que?
_ ¿y que edad tiene? _ contestó Clay con otra pregunta
_ Dieciséis… ¿Clay, que sucede… en qué piensas? _ Pero el rubio músico no contestó de inmediato; se puso a buscar en su billetera y sacó de ella una foto antigua de una muchacha que estaba sonriéndole a la cámara
_ mírala _ dijo él mostrándole la foto a Sam
_ Es Fernanda _ dijo con tristeza al ver la foto de una chica de ojos verdes y piel de un tono mate
_ Mírala a ella _ dijo a continuación señalando a Alexa quien estaba enfrascada en aquella tonada que hipnotizaba a todos. Sam pasó sus ojos de Alexa a la foto y de la foto a Alexa varias veces _ es idéntica… ¿espera un momento… estas insinuando que Alexa podría ser la hija de Fernanda? _ Clay asintió una vez mirándola con seriedad
_ Y sí es hija de Fernanda… también es mía
_ no, Clay _ dijo Samantha con una risita desganada _ ella abortó , ella nunca…
_ ¡pero yo no lo creo así! _ le interrumpió de manera cortante _ y tú lo sabes… ella te contó la historia real , ella fingió abortar dejando a su bebé en el orfanato, estuvo en el burdel como sí nada y se marchó después de mi abandonado al bebé que realmente si nació … _ se detuvo dando a lugar un silencio incomodo que se disecaba lentamente con la música del piano, pero aquel momento era tan intenso que hartaos la melodía se escuchaba a lo lejos. Sam abrió la boca para decir algo pero Clay se adelantó _ se fue después de mi… es por eso que no pude detenerla , porque no tenia como saberlo y sí hubiese sabido … habría hecho algo
_ Clay, yo llegué al burdel a la edad de Alexa… creo, Fernanda fue mi mentora y mi amiga, me contaba todo. Al principio también creí que había abortado, pero luego me dijo como hacia para ocultar su embarazo y cuando el bebé nació lo dejó en orfanato, pero me dijo que era un varón, no una niña
_ Te mintió, Samantha… como siempre , mintió , no fue un varón fue una niña y está a dentro de mi tienda tocando el piano de mi padre…que coincidencia ¿ no crees?
_Aun así, si Alexa fuera hija de Fernanda , no hay garantía de que fuese tuya también _ Clay lanzó una risotada sarcástica _ por lo demás no hay pruebas , no hay como saberlo realmente_ Samantha se acercó a él _ déjalo ya, ya no importa… de todas formas ella será vendida como dama de compañía y tú no puedes detener eso diciéndole a todos que es tu hija sin prueba alguna

Para Clay oír que Alexa seria vendida fue como un balde de agua fría. Tenia que pensar una manera de detener aquello
_ No pueden hacer eso _ dijo Clay con el semblante tenso
_ Si, si pueden… porque así es el negocio, porque esa es la realidad en este pueblo
_ Entonces… la compraré
_ Ya está apartada_ respondió cortante

En ese instante, Alexa tocaba las últimas notas de la tonada, estaba sonriendo y se sentía en su propio mundo pero aquella canción debía terminar y cuando bajó la intensidad de sus manos para darle punto final a la melodía. Despertó de aquel sueño cuando la gente presente prorrumpió en aplausos y vítores. Ella se puso de pie y les dio una reverencia de agradecimiento. Clay y Sam miraron hacia dentro y ella se bajó de la vitrina para dirigirse hacia ellos
_ Eso fue maravilloso_ dijo ella con una brillante sonrisa que se reflejaba incluso en sus ojos _ gracias, Clay
_ Estuviste fantástica, puedes venir cuando quieras… el piano es tuyo _ dijo él sonriéndole de manera tierna
_ Si, por supuesto _ dijo ella
_ ya es hora de irnos_ dijo Sam un tanto seria_ aun nos faltan cosas por comprar
_ de acuerdo _ contestó Alexa _ adios, Clay _ se acercó a él para besar su mejilla, pero para su sorpresa, recibió un abrazo muy apretado
_ haré lo que sea para que no te lastimen … lo prometo _ le susurró. Alexa se sintió algo extrañada por eso
_ De acuerdo… gracias _ respondió tras separarse de él
_ vamos _ le dijo Sam a Alexa tomándola de la mano _ adiós, Clay … y no tomes decisiones precipitadas… tus sospechas no son cien porcinito ciertas _ diciendo esto se alejó con Alexa caminando a su lado mientras Clay las miraba alejarse de su tienda pensando en lo que pudo o no haber pasado hace dieciséis años atrás sí hubiese sido otra la historia entre él y la desaparecida Fernanda



Creado por Frozen



Safe Creative #1209020672825


Última edición por Oesed el Lun Nov 05, 2012 2:33 am, editado 7 veces


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Savy'Star el Mar Oct 02, 2012 1:54 am

¡Hey! ¿Qué puedo decir? Me gustó mucho, debo decir que si. Solo debo hacer unas pequeñas observaciones pero son pequeñas:

#Cuando escribes, se te olvidan las mayúsculas como cuando empiezas un dialogo ¿Por qué debe de estar con mayúscula? Porque es punto a parte, no se te olvide.
#Cuando pones los signos de exclamación o interrogación debes también de colocar mayúscula.
#También no pongas el texto todo junto, separalo por párrafos, en especial cuando pongas esos diálogos sino la lectura se vuelve tediosa.
#Y por último, deberías poner mas narrativa que diálogos para darle trama a todo.

Eso sería todo, por lo demás está perfecto. Me gusta para donde va la historia, la narrativa también es buena. Estaré esperando el próximo capitulo :3

Savy'Star
Lectores Pasivos Nive1
Lectores Pasivos Nive1

Mensajes : 7
Puntos : 48
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 28/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Lun Oct 08, 2012 2:38 am


La prisionera de Stills Fall´s

Maria Gabriela de Farias As Alexa Galler & Daniel Radcliffe As Alan Carter

Introducción :
Ambientación: esta historia trascurre en una pequeña ciudad llamada Stills Fall’s. Es un pequeño pueblo en un lugar remoto que se caracteriza por sus luces y paisajes, la bohemia y las excentricidades es materia prima en aquel lugar. Todo aquel que pare en Stille's Fall , se verá en un paraíso para los locos de "la buena vida" sintiéndose así una mezcla de Ámsterdam y Paris en miniatura.

En esta ciudad, el comercio sexual es lo que mas vende. Tanto es así que, pese a estar en el siglo XXI las esclavas sexuales se venden como pan caliente en el almacén de la esquina. Stills Fall’ll es el pueblo del amor y la pasión oculta. Donde todos y cada uno de los pueblerinos cometen pecados capitales: Lujuria, vanidad, avaricia, persa, gula, envidia e ira. Pero es también donde se esconden los sueños e ilusiones perdidos de las almas que desean ser felices.



Negocios sucios



7° Negocios sucios:
Alan Carter desde niño fue una persona rebelde, irreverente y seguro de sí mismo. Prácticamente fue lo único bueno que heredó de su madre, seguridad y autónoma era el lema de su padre y muy pronto también de Alan. Su personalidad era tan envolvente y arrolladora que absorbía a la gente de una forma enérgica, tenia energía y pasión de una manera envidiable pero también era una persona manipuladora y algo cruel, era fácil para él enfurecerse e incluso ponerse violento. Nunca aceptaba un “no” por respuesta sí se lo proponía llegando así conseguir todos sus objetivos.

Siempre supo lo que quería ser cuando creciese : un actor de cine exitoso y reconocido por todo el mundo, y al haber nacido en cuna de oro, no se le pudo negar ese deseo porque el matrimonio Carter tenia la seguridad de que su s cuatros hijos serían bueno en lo que sea, llegando a la sima del mundo en sus carreras.

Es así que el segundo varón de esta familia millonaria logró su objetivo en la vida, ser actor, un gran y reconocido actor que daba mucho de qué hablar; no sólo por sus exitosa carrera a tan corta edad. También por sus numerosos escándalos personales que se filtraban por la prensa rosa y; según sus fans, ese era su mayor atractivo, su irreverencia, su rebeldía ante la sociedad y sumado a su talento natural, lo hacia ser un magnate de oro para la industria cinematográfica.

Le llamaban “el rompe corazones” “El galán de la ficción y la realidad” por sus muchas novias que ha tenido a las cuales ha abandonado después de una o dos semanas de duración. A él nunca le faltaba compañía femenina y esa era su mayor adicción… el sexo. La lujuria insaciable que lo atrapaba cual drogadicto desesperado.

Y ahí estaba él, con su centésima novia su último pasatiempo se llamaba Victoria LeBlack. Una joven actriz de cine y televisión que no era muy querida por la prensa, mucho menos por las fans de Alan pues ella no sólo era una mala actriz según las malas leguas, aseguraban que tampoco era una buena persona. Pero eso a Alan, no le importaba, sólo le importaba que ella estuviera sobre él saltando encima su pelvis o atrapada entre la cama y su cuerpo con él entre sus piernas.

_ ¿Así que… este es el final? _ preguntó ella entre gemidos mientras Alan la envestía con fuerza
arriba del escritorio que se encontraba en la biblioteca de la mansión Carter II ( eran tres y Alan fue el primero que se independizó a los dieciocho años teniendo ya una carrera estable) ahora a su veintitrés años, sí bien pasaba la mayor parte de su tiempo trabajando en ensayando y rodando Films, también se daba el lujo de aceptar o rechazar papeles de películas que le interesase o no porque a decir verdad no le hacia mucho caso a Justin, su Manager y mejor amigo de la infancia quien vivía con él en la mansión pero luego de un año se casó por lo que se tuvo que ir.

Victoria LeBlack había ido a ver a su novio para ofrecerle un papel que Alan rechazó pues aquel personaje era un personaje muy pequeño y Alan Carter había nacido para ser el protagonista de todas sus películas, algunos pensaba que era increíble que siguiese en la sima cuando carecía de de humildad.
A pesar de que aquel guión no era de su agrado y fue tajante en su respuesta después de haberlo leído y enterarse cual sería su papel ahí; él sintió que no perdía su tiempo y aprovechó la visita de su novia para jugar con ella y comunicarle algo

_ Así es, cariño… lo nuestro terminó _ contestó entre gemidos Alan , quien se aferró con mas fuerza a los glúteos de la muchacha para envestirla mas a fondo al instante que sentía que los músculos de todo su cuerpo se tensaban y se estremecía a la par del escritorio que crujía de manera alarmante. Victoria también gimió de placer y se aferró aun mas a la espalda de Alan arañándole la piel de manera incontrolable.

Era una clara ironía que a pesar de que se acababa de enterar de una muy mala noticia ; el orgasmo se apoderaba del cuerpo de Victoria con gran excitación, cualquier otra mujer se sentiría desvastada si su novio terminara con ella de esa forma y de seguro ni siquiera tendría ganas de seguir teniendo relaciones. Pero ella era así, nada la derribaba, es mas sentía que, sí estuviese en sus manos, el mundo entero seria derribado como una fila de dominós en una mesa infinita.

Agotados y bañados en sudor, sus movimiento bajaban la velocidad, para que finalmente y con lentitud, sus cuerpos se desenredaran uno del otro.

_ ¿Es así como sueles terminar una relación generalmente? _ preguntó ella aun con los brazos al rededor de Alan su voz estaba agitada y entre cortada pero aún así soltó una pequeña y aguda risita como sí lo que le acabaran de decir no le afectara en absoluto_ ¿ en la mitad de la fiesta?_ entonces desenroscó sus piernas de las caderas de Alan y se arregló la minifalda negra de cuentas brillantes
_ Soy creativo_ dijo él encogiéndose de hombros al tiempo que se abrochaba la hebilla del cinturón que sujetaba su jeans azul desgastado. Enseguida se puso una camisa blanca sin abotonársela
_ Eso no es ser creativo, Alan, eso es crueldad.
Alan la tomó de la cintura y la pegó a su cuerpo para morderle el cuello de manera juguetona
_ Debes admitir, que fue bueno mientras duró _ le dijo muy cerca de sus labios…supéralo ya, linda_ le susurró en el oído. Enseguida la soltó para terminar de arreglarse la camisa
_ Claro, como quieras _ le respondió ella acariciándole el labio de manera sensual con la lengua . A continuación le dio un abrazo y le dijo:_ es una lastima que rechazaras el papel… sí quieres hablo con el productor para que des una audición y tomes el protagónico, se que ese te gustó
_ Hay dos cosas que debes saber, cariño _ contestó él_ Alan Carter no suplica por los papeles, los toma y nunca adiciona, no va conmigo…además esa película no tiene futuro, no importa que papel sea, tengo un sexto sentido en esas cosas
_ Como quieras, pero hay algo que debes saber_ dijo ella imitando a Alan en su forma de hablar_ no te olvidarás de mi tan fácilmente, cariño_ tras decir eso, se arregló un poco la blusa y el cabello, tomó su pequeña cartera y caminó hacia la salida de la biblioteca con Alan pisándole los talonees y antes de desaparecer por la puerta Victoria le guiñó un ojo, Alan le sonrió
_ Eso es lo que tú crees _ le dijo él ,ella sonrió soplándole un beso teatral y Alan le cerró la puerta en la cara sintiéndose aliviado de que por fin se halla marchado
_ Bien_ susurró, caminó al escritorio, se sentó en su silla, subió los pies en el escritorio tomando el teléfono_ alo… sí soy yo, ¿que me dices, hacemos el trato?.



Alexa se encontraba en su habitación en compañía de Clay. Desde que se conocieron hace un mes atrás él, Clay iba mas seguido al burdel y no precisamente a buscar el servicio de las chicas. Mas bien iba a buscar el servicio de una chica en especial: el de Alexa. Él tenia claro cual era su rol ahí, así que pensó que de esa forma le era mas fácil acercársele, porque de otro modo las cosas serían mas incomodas. Por su Parte Samantha no estaba muy convencida de esa idea, pero sí tenia que ayudar a su amiga de algún modo, lo haría de todas formas.
_ ¿Ésta noche tocarás el piano? _ preguntó Clay con una voz apaciguada, pues Alexa le estaba masajeado la espalda con aceites aromáticos usando una técnica que le enseñó Sam , cuyo efecto lograba que el cliente se relajase de tal forma que sentía que se dormiría en cualquier momento. Generalmente lo usaban con aquellos chicos que estaban a punto de experimentar su primera vez o con aquellos empresarios cuyas vidas de trabajadores lo dejaban tensos y buscaban relajo fuera de casa.
_ Si, claro _ contestó _ ¿vas a venir a verme?
_ No me lo perdería por nada en el mundo_ Alexa rió con dulzura
_ Nunca te lo pierdes _ observó ella
_ Cierto_ dijo él sonriendo de manera somnolienta_ es que tocas como un ángel, no podría perderme ningún concierto tuyo sí fueses una pianista profesional _ Alexa no supo que decir ante ese cumplido, porque lejos de sentirse halagada, ese comentario sólo le recordaba que estaba atrapada en un callejón sin salida impidiéndole seguir su verdadero camino
_ Ya terminé _ anunció dando un suspiro suave
Clay se puso de pie para ponerse la camiseta sin darse cuenta que en ese momento Alexa se arrodilló frente a él para desabrochar la hebilla del cinturón. Pero el joven músico al ver sus intenciones una vez que la vio a punto de quitar el botón de su pantalón, se apartó con rapidez casi horrorizado por lo que ella estaba apunto de hacer atrapando la muñeca de Alexa tan fuerte, que ella creyó que se la rompería
_ ¿¡Que haces!? _ preguntó él con los ojos abiertos de par en par aun apretando el brazo de Alexa , pero entonces vio el rostro de la muchacha quien se sorprendió por esa reacción lo miraba con una mueca de dolor. Clay la soltó inmediatamente de manera delicada y Alexa bajó la mirada avergonzada por lo que acababa de ocurrir
_ Es que… me dijeron que era el servicio completo _ respondió ella tartamudeando sin levantar la vista
_ No, no te preocupes, no es necesario_ dijo él sonriendo mientras se volvía a sentar en la cama para quedar a la altura de Alexa quien seguía arrodillado frotándose la muñeca con el rostro rojo como tomate.
_ ¿Ah...ah no? _ murmuró ella.
De pronto ella se preguntó porque Clay pedía un servicio de ese tipo, sí realmente no lo deseaba; ella sabia que era muy codiciada, que la mayoría de los hombres ahí morían por acostarse con ella, pero que por alguna razón que ignoraba era intocable y virginal, aunque de vez en cuando, Alexa no se sentía así.
_ ¿No soy bonita? _ preguntó ella de pronto casi de una forma ingenua_ ¿no te gusto?_ Clay tomó su rostro entre las manos y le sonrió de manera dulce. Al ver en los ojos de Alexa, vio en ellos la misma chispa de ternura que le hacia recordar a Francisca, la misma mirada que era una mezcla de ingenuidad y perversa lujuria, Clay sintió lastima por ella, sólo pensar que esa adolescente que tenia frente a él podría ser de su misma sangre y la impotencia de no poder comprobarlo de pronto le golpeó como un martillo en el pecho.
_ Eres hermosa, mi cielo_ respondió mirándola a los ojos de una manera casi paternal_ pero tú para mi eres muy especial, jamás podría hacerte algo así, no te lo mereces_ acercó sus labios a la frente de Alexa y ella cerró los ojos lentamente para recibir ese calido y sincero beso. Se dieron un abrazo muy apretado tras sonreírse mutuamente de una forma fraternal.



Lo que más caracterizaba del burdel, no era que se encontraba en una pequeña pueblo cuya popularidad era su comercio sexual, o que vendieran esclavas para el mismo propósito, o que estuviese llenos de bohemios, poetas y músicos, o que la gente cometiesen acto de libertinaje. No, eso no era lo que llamaba la atención de aquel burdel; porque fuera de eso, Stille’s Falls era un pueblo común y corriente, con costumbres normales, escuelas, niños y hospitales, pueblerinos que vivían el día a día de manera rutinaria , tal como sí fuese una gran ciudad, sin ninguna gracia. Tampoco llamaba la atención por estar en un lugar de costumbres joviales y poco censuradas o sus luces nocturnas al muy estilo de París. Dado que el Still’s Rouge no era el único burdel de la zona, pero si el mas cotizado, el mas caro y el mas popular. Es mas, existía las comparaciones entre los burdeles tales como que: Stille’s Rouge seria la universidad y los otros, las pequeñas escuelas de prostitución, pero eso no era lo mas llamativo tampoco, definitivamente no.

Lo que mas caracterizaba de Still’s Rouge era la infraestructura: se trataba de un antiguo palacio de mármol y granito construido al final del siglo XIX. Según se cuenta Merly y Darla, las dueñas del burdel son descendientes de la familia real de Still´s Fall por lo tanto aquel palacio es una herencia familiar que se va pasando de generación en generación para distintos usos desde hace casi doscientos años.

Samantha subió al tercer piso y caminó por un pasillo largo llena de puertas blancas. Se trataba de la zona V.I.P, detrás de cada puerta había una habitación lujosa con servicio completo, desde Spa, hasta llegar al servicio sexual correspondiente de un burdel. Al fondo donde el pasillo llegaba a su fin; se encontraba una puerta doble de color blanca con marco redondeado y pomo dorado en el centro. Samantha entró a una habitación grande , de hecho era la mas grande que la mansión tenia y le pertenecía a Merly , la socia mayoritaria del Stills Rouge quien usaba esa habitación para tener encuentros íntimos con los clientes V.I.P que querian estar con ella y no con otra, pero también era una sala de reuniones comitiva, donde la comitiva compuesta por Darla, Taylor, Samantha y el cliente de turno se juntaban para discutir sobre sus negocios.

Sam entró a una antesala que tenia sofá con mesa de centro, cuadros y una hermosa y gran chimenea. También había un escritorio de caoba rojizo que, a tras de él tenia un butacón forrado en terciopelo de color concho vino, el dormitorio en sí se encontraba de tras de una puerta mas pequeña que la principal, en pocas palabras, aquel lugar era dos habitaciones en una.
_ Samantha, que bueno que llegas _ le dijo Merly sentada de tras de su escritorio. Merly era realmente guapa, delgada y despampanante a pesar de su mediana edad, los años no se le venían encima, por supuesto, la edad que irradiaba en su cuerpo y en su piel, no era natural pero tampoco era un detalle morbosamente antinatural. Su brillante cabellera rubia era espesa y lacia, le llegaba hasta los hombros y las puntas eran onduladas. Se puso de pie y se sentó en la orilla de su escritorio de manera sensual mostrando un esbelto cuerpo cubierto con un vestido largo de color blanco hueso que tenia dos tajo en forma de V al revés, uno a cada costado que le permitía mostrar sus largas pierna. El escote mostraba el pliegue de sus grandes pechos y alrededor de los hombros le cubría una boa de plumas doradas que hacia juego con su cabello cuyo tono rubio era más bien cenizo.
_La chica que trajeron del orfanato, la que estaba a tu cargo para ser vendida, había sido apartada para uno de nuestro mas querido cliente, pero él cánselo el trato por razones personales que no nos compete _ Sam sintió un liguero alivio al oír eso _ nobstante, te comunico que enseguida apareció otro interesado _ añadió la despampanante mujer
_ ¿Ah, si? _ preguntó Sam extrañada _ ¿Quién es? ¿Lo conozco?
_ De hecho, si, querida, es, sí no me equivoco el que se hace llamar Jer., tu primo _ Sam abrió los ojos de par en par horrorizada
_ ¡¿Alan?!_ ¡¿Alan Carter?! _ exclamó de manera incrédula. De pronto, la preocupación y la angustia se reflejó en su rostro _ Merly, no puedes venderle Alexa a él
_ En primer lugar, si puedo, es por eso que la trajeron … y en segundo ya sabes las reglas, Sherry_ dijo ella algo cortante_ los clientes aquí se les llaman por el seudónimo para proteger su identidad _ suspiró y esta vez la miró de manera comprensiva y paciente_ Se lo mucho que te encariñaste con ella, querida, pero sabias de un principio que esa chica estaba para ser vendida
_ No es por eso_ inquirió Sam_ es porque se la venderás a Alan… digo, a Jer. y yo lo conozco bastante bien, la va hacer sufrir _ se acercó a Merly y la tomó de las manos suplicando clemencia _ por favor, Merly, no se la entregues a él ¿ no fuiste tú que nos enseñaste que antes que prostitutas somos humanas? ¿Que no debemos dejarnos intimidar ni denigrar? Ese tipo la tratará igual que un objeto.
Merly la miró con seriedad nuevamente y algo incomoda por la situación. Se puso detrás de su escritorio tras forcejear para que Samantha soltara sus manos y se sentó.
_ Lo siento, querida… el trato ya está hecho, Darla fue por ella en este momento porque nuestro cliente está en la categoría V.I.P y será atendido en estas habitaciones, te pido que te retires y empaques sus cosas, esa era la razón por la que te llamé en realidad.

Sam se sentía impotente porque ella sólo era parte del comité de bienvenida y la administración, no podía pasar a llevar las ordenes de Merly a pesar de que fueran inhumanamente insensibles, pero no le sorprendía, pues la codicia de Merly traspasaban todas las barreras y Alan Carter era un excéntrico que era capaz de derrochar su dinero en cosas tanto útiles como inútiles. Pero para él tener una esclava que le complazca en sus necesidades carnales era mas que necesarias.







Traicionera transición

8°Traicionera transición :

Cuando Darla fue por Alexa, aun estaba con Clayton, pero ésta le pidió de forma no muy amable que se fuera porque su tiempo había terminado y tras despedirse y prometerle volver en la noche para escucharla tocar el piano él se marchó con una extraña sensación.
_ Ve a bañarte y a cambiarte de ropa, ponte una lencería mas linda
_ Todas mis lencerías son del mismo estilo
_ Como sea_ dijo Darla de manera cortante _ ve pronto, un nuevo cliente te espera en el tercera piso
Alexa obedeció sin sospechar lo que realmente le esperaba. Se tomó un baño de tina relativamente largo para relajarse mientras repasaba las notas musicales de los temas que tocaría esa noche y enseguida se vistió poniéndose una lencería azul pastel, se puso una falda pequeña y un top que dejaba mostrar su ombligo, ya casi no le permitían usar su antigua ropa de huérfana.

Se dejó el cabello suelto y se lo peinó decorándolo con una linda cinta de satén de color celeste amarrado en la coronilla que le daba un aspecto de inocencia y audacia a su imagen. Por supuesto no era algo que quisiera inspirar realmente pero sus decisiones no eran tomadas en cuenta, en cambio debía tomar en cuenta las decisiones de sus compañera y la dueña de Still’s Rouge.

Cuando llegaron al tercer piso, Darla la condujo a una habitación lujosa donde Alan Carter estaba parado junto a un mini bar lleno de botellas y vasos muy elegantes. La esperaba con un baso de whisky entre sus manos ávido de poder cerrar con éxito el trato; comenzó a caminar de un lado a otro con lentitud y se detuvo en seco al sentir la puerta. Contempló con seriedad a esas dos guapas chicas entrar, sin embargo por dentro sonreía triunfante al ver a Alexa por fin frente a él, a partir de ese momento se dio cuenta, que una vez mas sus caprichos fueron concedidos, una vez mas logró lo que quería. Observó con satisfacción a esa chica de piel canela y ojos verde oliva que pronto sería suya para siempre.

_ Caramelo_ dijo Darla _ él es nuestro mejor cliente así que debes obedecerle en todo lo que te pida porque pagó una fortuna para tenerte… no nos decepciones_ Alexa se estremeció de miedo ante esa introducción
_ ¿que significa eso? No tenia idea lo cara que yo era _ pensó.

Darla se marchó guiñándole el ojo a Alan con complicidad y cerró la puerta detrás de si. A continuación el joven actor, sin decir una palabra barrió el cuerpo de Alexa con la mirada y ella se sintió incomoda ante esa mirada pervertida que la desnudaba con sólo observarla. Caminó alrededor de ella con lentitud al tiempo que la miraba de pies a cabeza y Alexa recordó con tristeza el día que la sacaron del orfanato, Taylor la miraba a ella y a Sabrina de esa misma manera, con la única diferencia, que en esta ocasión Alexa no estaba con su amiga , tampoco estaban los dueños, y mucho menos bestia el uniforme del orfanato ni tenia su cabello con dos trenzas a los costado. Por el contrario, estaba sola, sola con un hombre que jamás en su vida imaginó conocer en persona, su ropa era provocativa y mostraba más de lo que ella misma deseaba mostrar.

Muy pronto, Alexa comenzó a sospechar, seguía con la mirada los pasos de su cliente y de pronto se puso a temblar ligeramente con temor. Alan se detuvo frente a ella y alzó la mano para acariciar su mejilla con el pulgar mientras le sonreía de lado, luego tomó con firmeza el rostro de Alexa desde la mandíbula para examinarlo y ella no entendía a que se debía tanto escrutinio.

Alan no borraba esa maliciosa sonrisa al ver que frente a suyo tenia a una chica que no sólo poseía un rostro angelical e infantil con un cuerpo exuberantemente armonioso y bien formado, sino también era exótica, lo que le hacia pensar que definitivamente era perfecta para él y aun mas cuando el conjunto de todas esas cualidades le excitaba al verla con esa ropa tan diminuta.
_ Me dijeron que tienes aptitudes para la música, Caramelo ¿es eso cierto? _ quiso saber él mientras tomaba un mechón de su cabellera y aspiraba profundamente su aroma cerrando los ojos
_ Si, señor_ respondió Alexa con un hilo de voz
_ Disculpa ¿que dijiste? Me temo que no te oí
_ Que…que si, señor _ dijo Alexa tartamudeando subiendo un poco la voz. Alan sonrió complacido, pudo darse cuenta de que ella estaba nerviosa y eso le agradó._bien, pues…_ comenzó a decir arrastrando las palabras de una forma pastosa, tomó del brazo de Alexa con un ágil movimiento y la hizo voltear para pegar el pecho en la espalda de la chica. Alan pudo sentirla temblar y eso logró excitarle mas. Entonces una de sus manos apretaba uno de sus pechos, mientras la otra le apartaba el cabello a un lado_ quiero que me cantes una canción _ le susurró al oído _ una provocativa
_ No conoz…co de esas, señor _ susurró la chica
_ ¿Estas segura? Me habían dicho que si_ dijo Alan tras morderle el lóbulo de la oreja izquierda de manera juguetona para poner aún mas nerviosa a Alexa_ hazlo, o pensaré que no vales la pena _ añadió con crueldad.

Alexa, por supuesto no le importaba que él pensara así pero sabia que sí no le complacía, enseguida sería castigada por Darla y sus castigos eran bastante severos. Recordó entonces que una vez, por no complacer a un cliente la dejó encerrada todo el día en el sótano sin alimentación ni agua y no fue hasta la noche que Samantha la liberó después de haber llegado de una fiesta a la que fue con un cliente. Claro está que al enterarse se enfrentó con Darla y pelearon ferozmente, pero desde ese día Alexa prefirió obedecer porque tenia la impresión de que Darla volvería hacer algo así de cualquier modos porque para Darla, Sam no era mas que una prostituta del montón con algo de privilegios que no debió otorgársele.
_ ¿Algún tema en especial, señor?

Él le susurró en el oído mientras señalaba con la mirada el caño y luego irguió la cabeza sonriéndole con malicia
_ Si… conozco ese tema _ respondió ella caminando hacia el caño con una voz monótona sin emoción alguna, entonces rodeo el caño y aplicando todas esas enseñanzas que Sam le dio durante ese medio año que llevaba en el burdel (seis meses había pasado desde que llegó ahí) comenzó a menear las caderas de manera sensual, pero sin perder ese toque de inocencia que había en ella mientras cantaba con una voz dulce y al mismo tiempo melosa :
_ All you people look at me like I'm a little girl
Well did you ever think it be ok for me to step into this world
Always saying little girl don't step into the glow
Well I'm just trying to find out why
Cuz dancing's what I love

Alan se sentó en la cama para ver su espectáculo privado quedando hipnotizado por sus movimientos, sus voz, esa facilidad que tenia para interpretar la canción que cantaba fingiendo que la disfrutaba aunque en realidad estaba lejos de hacerlo, casi no podía creer que una chica como ella estuviese en un burdel
_ si, es posible… y es mía _ pensó el con orgullo

_ I'm a slave for you
I cannot hold it, I cannot control it
I'm a slave for you
I won't deny it, I'm not tryin' to hide it (baby)

Baby, don't you wanna dance up on me
(I just want to dance next to you)
To another time and place
Oh baby, don't you wanna dance up on me
(Are you ready)
From behind (let's go)
Like that you like it (yeah) now watch me
Get it get it (oh)

De pronto, mientras bailaba haciendo de cuenta que seducía el caño como si éste fuese un hombre real haciendo unos movimientos bastantes provocativos, lo entendió… lo entendió todo, y sólo bastó una oración para que cayera en la cuenta de eso “ soy una esclava para ti” Alexa lentamente detuvo sus pasos y su voz se apagó.
_ No te he dicho que te detengas…Caramelo_ dijo Alan desde su lugar. Alexa alzó la mirada , ahora estaba asustada y enojada, se sentía de la misma forma que se sintió cuando la sacaron del orfanato y la separaron de sus amigos. Corrió a la puerta e intentó salir, pero esta estaba cerrada, Alan la observaba desde su lugar sin decir ni hacer nada; estaba sentado en la cama sonriendo levemente con la mano en el mentón en una actitud meditativa. Ya le habían advertido que era virgen y que quizás se pondría algo arisca si se enteraba de cual era el propósito por la cual ella estaba ahí.
_ Así que… _ comenzó Alan de manera ironizada _ ¿no lo sabias? _ Alexa giró la cabeza hacia él, aun con las manos en el pomo de la puerta mientras lo tironeaba. Alan rápidamente fue hacia ella y dio un manotazo de manera ruidosa en la puerta para detenerla de manera amenazante.

_ Me encantan las presas difíciles_ comentó con esa sonrisa pervertida que él tanto le dedicaba a Alexa_ no vas a ir a ninguna parte, Caramelo _ él la acechaba igual que una serpiente a un pajarito.

Se le acercó aun mas para besar sus labios de manera violenta, Alexa forcejeaba, pues se supone, que los clientes no besaban en los labios a las prostitutas, dado que eso significaría mas confianza y sentimientos hacia ella o ella al cliente y no un negocio. Sin embargo, en este caso, Alan se tomó aquel derecho, no para demostrar afecto, mas bien demostraba autoridad y poder , pues prácticamente la muchacha era de su propiedad.

Al notar que ella forcejeaba demasiado dándoles empujones y golpeándole el pecho , él la tomó de los brazos y con brusquedad la lanzó contra la cama. Los labios de Alexa temblaban, estaba apunto de llorar.
_ ¿Nunca te preguntaste por qué cuidaban tanto de tu virginidad? _ dijo él quitándose el cinturón con una deliberada lentitud mientras posaba los ojos en los de Alexa que estaban ya vidriosos. Alan hablaba con misterio, con crueldad al tiempo que caminaba con pasos lentos hacia la cama _ me informaron de todo, Caramelo, de donde vienes, quien eres… todo, pero créeme, conmigo eso acabará. Con el pantalón a medio desabrochar él le arrancó en cuestión de segundos la ropa a Alexa dejándosela prácticamente a gironés, enseguida se lanza sobre ella logrando que la chica lanzara un grito de dolor que traspasó las paredes de la habitación. Alan por fin había roto esa membrana que dividía aquel cuerpo juvenil de niña y mujer.

Se movía tan rápido sobre ella que la cama completa se estremecía a pesar que ésta era king size , no le importaba nada, no tenia consideración alguna por esa pobre chica que de pronto se sentía violada y violentada. Ignoraba esos chillidos de suplicas y clemencia… ignoraba esas finas lagrimas que corrían por su sien, moviéndose aun mas fuerte al oírla gritar piedad; al parecer el joven actor sentía cierto placer ante ese sonido estridente que escapaban de los labios de Alexa dándole mas poder a su fogosa pasión egoísta de querer tener sexo con una pobre e inocente niña de dieciséis años que no esperaba perder la virginidad de esa manera tan cruda y cruel.

Atrás quedó toda esperanza de conocer a un joven chico que la respetase y la trate como sí fuese la única en el mundo, atrás quedó también esa tierna fantasía de que, cuando perdiese la virginidad fuese con alguien tan respetuoso, que incluso tuviese miedo de tocarla para no hacerle daño. Alexa gritó mas, Alan acababa de darle un mordisquito algo punzante en uno de sus pezones y muy pronto ella sintió como él temblaba sobre su cuerpo haciéndose mas pesado mientas se aferraba sus manos con fuerza en sus glúteos, él había acabado por fin y cuando se retiró lo hizo con lentitud contemplando sin remordimiento como la pobre de Alexa quedaba con un aspecto similar a la de una muñeca de trapo vieja y mal tratada desparramada sobre la cama.

Mientras que por dentro ella se retorcía de dolor y rabia, Alexa se incorporó con dificultad, estaba muy adolorida, apena se podía mantener sentada porque se sentía algo mareada de tan tensa que quedó.

Alzando la mirada para ver con rencor a su amo, ella pudo notar el sudor que le perlaba el cuerpo y la frente, se sorprendió de si misma al darse cuenta de lo atractivo y varonil que él se veía en verdad. Era algo loco pensar que el hombre que prácticamente la violó en su primera vez, en realidad tenia algo que le atraía y de pronto ese pensamiento le dio nauseas sintiendo asco de si misma por pensar algo como eso.

Alan clavó su mirada en los coléricos ojos verdes de Alexa y le dio una severa advertencia al verla llorar en silencio.
_ No llores_ dijo él esta vez con seriedad_ acostúmbrate a eso, Alexa… porque ahora en mas … esa será tu vida, porque ahora en mas… tú me perteneces y puedo hacer contigo lo que quiera.


Perspectiva de Samantha


Sam estaba parada de tras de la puerta de la habitación, escuchando con impotencia los desgarradores gritos de Alexa que atravesaban las paredes. Desesperada deseaba con toda su alma irrumpir en esa habitación y sacar a Alexa de ese lugar, pero literalmente no podía, era su trabajo, así era el negocio, por lo demás, esa puerta estaba con cerrojo.

Caminó a grandes zancadas hasta la habitación de Merly e irrumpió furiosa y llena de lagrimas en sus ojos azules brillantes al no poder ayudar a su amiga .
_ La matará , le está haciendo daño _ dijo ella con desesperación
Merly estaba detrás de su escritorio revisando unos papeles por lo que ignoró a Sam, ellas ya no estaban solas en la habitación: Darla y Taylor estaban sentados al rededor de la mesa de centro tomando café mientras leían unas revistas de moda y el periódico
_ ¿que no me oyeron? ¡Hay que hacer algo, ella no se lo merece! _ continuó mirándolos uno a cada uno. Los gritos de Alexa inundaba toda la tercera planta pero la única que reaccionaba era Sam.
_ Ya se acostumbrará, es su primera vez es normal _ comentó Darla de manera despreocupada encogiéndose de hombros mientras daba la vuelta a la pagina de su revista.
_¿ Así que esa era la idea?_ dijo Sam subiendo el tono de voz _ sacar a una inocente niña de su hogar y venderla como esclava sexual al primer idiota que llegara?
_ Al parecer no es tan idiota_ bromeó Taylor_ tiene buen gusto para elegirla
_ No se la pueden vender a Alan, no, es un error _ insistió Sam . tragó saliva con dificultad porque sentía un nudo en la garganta y ya tenia los ojos irritados de tanto llorar_ Wilson de seguro la trataría mejor él es mas humano y la trataría como una chica normal
_ Pero Wilson deshizo el contrato, tiene otros planes, me temo que con él no se puede insistir cuando se trata de negocios_ Merly habló desde su escritorio sin apartar la vista del papeleo que revisaba
_ No pueden venderle a Alan por favor…_ insistió Sam una vez mas
_ ¿por qué no? _ preguntó bruscamente Taylor apartando el periódico mientras se Ponía de pie
_ Seguro estás celosa _ acotó risueña Darla _ ya todos sabemos que has tenidos aventurillas con tu primo
_ O quizás la cosa no va por ahí_ continuó Taylor burlándose _ recuerdo haberte visto entrar en la habitación de Caramelo y no saliste hasta el día siguiente
_ Te corroe que yo halla podido y tú no _dijo mordazmente Sam dándole una sonrisa triunfante al gigoló. Él se acercó a ella peligrosamente amenazante
_¡basta!_ interfirió Merly poniéndose de pie para dirigirse a ellos _ tiene que haber una muy buena razón para que insistas en no vender a Alexa _ luego le dirigió una severa mirada a Taylor mientras continuaba: _ y lo que halla hecho Sherry con la chica no está en juicio ¿ verdad? _ miró a Sam _ ¿y bien? ¿Que es?
_ Merly, creemos que Alexa es hija de Fernanda _ admitió Sam con la voz temblorosa porque aun se podían oír los gritos desgarradores de Alexa que poco a poco se iban apagando
_ ¿creemos, quienes? _ preguntó Darla que se puso de pie luego de oír eso
_ Clayton y yo
_ ¡eso es absurdo!_ replicó Darla _ ¡ella abortó, todo lo sabemos!
_ ¡fingió abortar!_ exclamó Sam viendo como tres pares de ojos la contemplaban horrorizados creyendo que ella se volvió loca _ ¡terminó ocultando su embarazo usando fajas, cuando se fue por un tiempo, dio a luz y dejó a la bebé en el orfanato y luego volvió como si no hubiese pasado nada!
_ Un momento_ dijo Taylor_ tengo entendido que tú llegaste seis años después ¿ no?
_ Si, así fue_ interfirió Darla
_ Fernanda fue mi amiga_ respondió Sam al borde del llanto_ me contaba todo
_ ¿tienes pruebas de lo que estas diciendo, querida? _ preguntó Merly_ ¿ es cien porcinito seguro que esa chica sea hija de Fernanda?
_ No, pero…
_ Entonces nada cambia, el trato sigue en pie y punto_ sentenció Merly con una voz enérgica
_ Es hija de Clay también … él tiene una foto de Fernanda y así pudimos comprobar que Alexa es idéntica a ella
_ Hay muchas personas que se parecen y no significa que sean familiares, además, que él tenga una foto de su ex no prueba que la chica sea su pariente o su hija _ dijo Merly volviendo a su escritorio
_ Clay es un idiota, estaba tan loco como Fernanda _ añadió Darla

De pronto, se escucha el ruido de una puerta abrirse a lo lejos y Sam se apresura a salir de esa habitación para ir por Alexa.


Perspectiva de Alexa


Alexa fue forzada a hacerle sexo oral a Alan, él lo disfrutaba gimiendo entre dientes mientas sujetaba y retenía la cabeza de Alexa por la nuca, ella estaba reprimiendo las ganas de morderle el miembro para darle a donde mas le duela por haber abusado de ella.

Alzó sus llorosos ojos dirigiéndole una mirada colérica a su “dueño”, sin embargo Alan sólo se sumía en el placer que experimentaba mientras inclinaba la cabeza hacia atrás cerrando los parpados, a continuación sus caderas se agitaron con mas rapidez provocándole arcadas a Alexa momentáneamente. Alan se estremeció sintiendo como sus músculos se tensaba al tiempo que profería un gutural gemido de satisfacción, enseguida irguió la cabeza y bajó la mirada para contemplar a la muchacha que tenia ahí frente suyo, desnuda y arrodillada a sus pies, él también estaba completamente desnudo, pero verla a ella absolutamente sin ropa, era una sensación jamás ante experimentada con otras chica.

De pronto, simplemente sintió que Alexa era especial y se sentía afortunado de pode adquirir de sus servicios cada vez que quisiera.
_ Arriba_ dijo Alan en un tono imperativo. Alexa se puso de pie sin dejar de mirarlo con rencor_ pronto te enseñaré lo que es vivir, mocosa_ dijo mientras se bestia. Alexa hizo lo propio tomando su pequeña ropa que ahora estaba reducidas a gironés.

Una vez que Alan terminó de Arreglarse, tomó a Alexa por la cintura de manera brusca y le alzó una de sus piernas hasta la altura de la cadera como un paso de tango, besó sus labios o mas bien succionó con su boca los labios de Alexa, ésta última tratando de resistirse, pero cada vez que lo hacia, él la pegaba mas a su cuerpo sujetándola con fuerza.
_ Vamos… vamos a casa y no llores mas _ le ordenó al tiempo que la soltaba, la miró de manera pervertida por última vez y tomándola de la muñeca la arrastró hasta la salida de la habitación.

Al salir, se encontraron con Samantha cuyo semblante crispado reflejaba la furia y frustración de no poder hacer nada para ayudar Alexa con todo este asunto. Alexa y ella cruzaron miradas, la joven aprendiz la miró con reproche, con disolución y rencor mientras que Sam le dedicaba una mirada suplicante negando con la cabeza, ambas con los ojos llenos de lagrimas.
_ Ve a buscar tus cosas_ le ordenó Alan, obedeciendo Alexa no dijo nada, sólo bajó al segundo piso para ir por sus cosas sin dirigirle la palabra a nadie.
_ ¿se te ofrece algo? _ preguntó Alan de manera irónica , ver a Sam con esa expresión le daba tanta gracia que no podía disimular . Sam no respondió, se acercó más a él y cruzó sus brazos.
_ OH_ comenzó a decir Alan con una fingida y teatral tristeza_ estas mal por no haberte podido unir a la fiesta _ se burló él _ habría sido genial tenerlas a las dos, pero verás… sólo me puedo llevar a una y la disfrutaré todos los días … pensando en ti _ esto último lo dijo susurrándoselo en el oído, luego le dio un mordisco en el cuello y se volvió a separa, eso sólo logró darle mas poder a la furia de Sam quien al oír eso alzó una mano y cruzó el rostro de Alan con una bofetada que le dio vuelta la cara. El sonido del golpe resonó en toda el pasillo alarmando a Merly, Darla y Taylor quienes salieron de la sala de junta corriendo pero se sintieron aliviados al ver que la cosas no eran tan grabes. Alan voltio hacia Sam mientras se frotaba la mejilla y comentó sonriendo de lado:
_ Tú sabes cuanto me gusta la rudeza
_ ¡No te atrevas a tocarla, idiota! _ gruñó ella
_ ¿que crees? Ya lo hice… y me gustó, lo seguiré haciendo porque ahora me pertenece
_ ¿pero que te pasa, Alan? ¿Por qué te la llevas? Ni siquiera la conoces
_ Me la negaste una vez… y cuando me niegan las cosas… mas me gustan, seguro esa pequeña perrita tiene mucho que ofrecer, me consta lo acabo de comprobar de lo contrario no sería tan cara_ sonrió de lado, provocando mas a Sam
_ ¡Te voy a matar! _ chilló ella abalanzándose contra Alan, pero en un segundo a otro se vio forcejeando con Taylor quien la retenían sujetándola por los codos con fuerza
_ ¡Suficiente, Sherry!_ le ordenó Merly.
Sam logró zafarse con brusquedad del agarre de Taylor y volteó hacia Merly
_ ¡lo que le están haciendo a Alexa les pesará a todos ustedes!_ se acercó a Alan de manera amenázate, sus rostros estaban a centímetros de distancia _ y a ti mas sí llegas a herirla_. Alan le sonrió de lado
_ ¡He dicho, suficiente! _ replicó Merly_ ve a buscar a Caramelo y ayúdale con su equipaje_ luego de darle la orden a Sam, Merly se dirigió a Alan regalándole una gran y amable sonrisa_ acompáñame, Jer, vamos a tomar un café mientras esperamos, por aquí por favor _ le hizo un ademán con la mano para invitarle a pasar a la antesala de su habitación. Alan hizo una pequeña reverencia de agradecimiento y entro, seguido de Darla, Taylor y Merly.


Alexa estaba sentada en su cama derramando lagrimas, aun continuaba con esa ropa pequeña ya rasgada y su cinta ya no estaba, su cabellera estaba despeinada. Entre sus manos sostenía un vestido blanco de mangas largas y abombadas de una tonalidad café con leche, era el uniforme del orfanato y lo abrasaba como sí se tratase de una persona.
_ Sabrina…Ron._ sollozó los nombres de sus dos mejores amigos
En su muñeca volvió a ponerse aquel brazalete con los tres dijes que Sophie le había obsequiado al irse de su hogar, su verdadero hogar. Dejó el vestido en su regazo y ocultó su rostro entre sus manos ahogando los sollozos y gemido de dolor e impotencia, justo en el momento en que Samantha entraba a la habitación sin golpear la puerta antes de pasar. Los gemidos de dolor que la muchacha profería, le rompieron el corazón; Sam se acercó a Alexa y levantó su mano para tocarle el hombro pero Alexa la rechazó con un movimiento, no quería que la tocase nadie, sentía repugnancia al contacto físico y su piel ardía dolorosamente.
_ Lo siento tanto, preciosa_ susurró Sam sentándose a su lado. Intentó una vez más abrazarla, pero Alexa reaccionó con rapidez y se alejó de ella hasta topar con el respaldo de la cama
_ ¡Tú lo sabias!_ le acusó_ ¡lo sabias y nunca me lo dijiste!
_ Si… siempre lo supe, lo siento_ respondió Sam con un hilo de voz
_ ¿Todos lo sabían y no me lo dijeron? _ Sam asintió en silencio, Alexa profirió un sollozo débil
_ ¿Clay?
Pero esta vez, Sam no dijo nada y Alexa se puso a llorar sintiéndose derrotada, la habían traicionado, su vida pasó de ser un sueño, de felicidad y ganas de vivir llena de música y niños riendo a su alrededor , a un suplicio de tormentas con las cuales debía sobrevivir
_ Cariño, escúchame _ le dijo Sam con lagrimas en los ojos _Clayton no tenia idea de esto hasta que nos encontramos con él en el centro comercial, y te aseguro que tenia ganas de decírtelo, pero Merly nos obligó a todos a guardar silencio porque te podrías asustar , se supone que era otra la persona que te compraría, alguien que de seguro te hubiese tratado mejor, pero se echó para atrás y entonces Alan se vio interesado _ Alexa lloró aun mas fuerte al oír ese nombre y en ese instante resbaló de la cama cayendo de rodillas al suelo
_ Alexa …_ llamó Sam intentando tomarla de los hombros , pero la chica se rehusó a ser tocada _ Alexa, por favor no llores, se valiente ¿si? Y prométeme que haga lo que te haga ese hombre , tú mantendrás tu dignidad, no dejes que te intimide porque antes que prostitutas… somos humanas y merecemos respeto..
_¡Pero yo jamás fui una de ustedes!_ chilló Alexa poniéndose de pie_ ¡nunca quise serlo, me arrebataron la vida … y la poca dignidad que tenia… en el orfanato donde era feliz!_ diciendo eso, entró al baño con el vestido que tenia en sus manos y se encerró ahí por varios minutos.

Estando en el baño se vio al espejo con la misma ropa que había salido hace unas horas , pero ésta estaba desgarrada, tenia el cabello enmarañado y sus ojos carecían de luz, aunque nunca , (desde que llegó a ese lugar) sus ojos tuvieron luz, pero ahora no sólo era eso, sus ojos estaban hinchados, su nariz rosada y su piel canela estaba mas pálida. Se había marchitado; ella misma estaba consiente de eso.

Lo único bueno de aquel lugar era la música y su traidora amiga Sam. Pero ahora sentía que la música se había apagado, estaba sola en el mundo y esta vez para siempre … y por si fuese poco ya no se sentía viva, sí alguna vez sintió un poco de vitalidad en su ser, ahora ya ni eso tenia.

Se puso el vestido del orfanato pensando que tal vez esa sería la última vez que lo podría usa definitivamente y enseguida se trenzó el cabello como solía hacerlo cuando vivía en el orfanato donde conoció a sus verdaderos y únicos amigos: Sabrina y Ron quienes no ha visto desde hace ya bastante tiempo.

Al salir del baño, Sam seguía ahí y esta vez no estaba sola, Clayton estaba con ella, mientras Alexa estaba en el baño, Samantha le pudo contar todo lo sucedido en ese rato, Clay con furia trató de ir con Merly, pero Sam lo detuvo porque sabia que hacer un escándalo no le sería de utilidad cuando se trata de Merly y Darla cuya ambición por el dinero era mas poderoso que cualquier sentimiento moral o ético.

Sam pudo ver con tristeza por fin a la niña del orfanato, a la que no pertenecía ahí pero ahora estaba aun mas ajena y fuera de lugar con ese atuendo, vio con horror la expresión ausente de Alexa y ésta sin decir una palabra tomó su maleta y se fue hacia la puerta
_ Alexa…_ llamó Clay _ ella se detuvo con el pomo en la mano sin siquiera voltear a verlo y en absoluto silencio _ prometo recuperarte…haré lo posible para que tú vuelvas con nosotros

Ella no respondió, simplemente abrió la puerta y salio de la habitación para reunirse con su dueño, pensado que, aunque sería un calvario para ella vivir con él; tenia la certeza de que Alan Carter no podía traicionarla mas de lo que ya ha sido traicionada. Porque , así se sentía… traicionada y herida, pero lo que mas le dolía eran las palabras de Clay que eran similares a la de Sophie, una promesa de volver a estar juntos que jamás se cumplió.

Creado por Frozen


Safe Creative #1209020672825


Última edición por Oesed el Miér Dic 12, 2012 7:10 pm, editado 4 veces


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Jue Oct 18, 2012 2:55 am


La prisionera de Stills Fall´s

Maria Gabriela de Farias As Alexa Galler & Daniel Radcliffe As Alan Carter

Introducción :
[center]Elenco imaginario
Ambientación: esta historia trascurre en una pequeña ciudad llamada Stills Fall’s. Es un pequeño pueblo en un lugar remoto que se caracteriza por sus luces y paisajes, la bohemia y las excentricidades es materia prima en aquel lugar. Todo aquel que pare en Stille's Fall , se verá en un paraíso para los locos de "la buena vida" sintiéndose así una mezcla de Ámsterdam y Paris en miniatura.

En esta ciudad, el comercio sexual es lo que mas vende. Tanto es así que, pese a estar en el siglo XXI las esclavas sexuales se venden como pan caliente en el almacén de la esquina. Stills Fall’ll es el pueblo del amor y la pasión oculta. Donde todos y cada uno de los pueblerinos cometen pecados capitales: Lujuria, vanidad, avaricia, persa, gula, envidia e ira. Pero es también donde se esconden los sueños e ilusiones perdidos de las almas que desean ser felices.



La Mansión Carter II



Capitulo: 9° La Mansión Carter II:
Llegaron a un sitio muy poco conocido para Alexa, era la parte alta de Stil´s Falls, ubicado hacia la costa. No estaba muy lejos del burdel de hecho. Se trataba de los barrios mas caros del pueblo donde sólo vivían gente adinerada y famosos artistas afortunados. En ese barrio, las casas estaban aisladas una de la otra y la playa estaba tan cerca que se podía ver las velas y embarcaciones desde cualquier punto de vista a lo lejos.

Alexa vio ante sus ojos como dos grandes puertas automáticas le abren paso a un lujoso automóvil, era el auto de Alan y esa vez él lo conducía. Usualmente solía ir en una limosina conducido por un chofer, pero esta vez estaba en lo que solía llamar “asuntos oficiales” que es cuando va al burdel o quiere estar a solas con su novia de turno. Alexa estaba sentada en el asiento del copiloto mirando desde adentro del auto un paisaje impresionante, como de cuentos de hadas con grandes jardines y arbustos podados en forma de ciervos y cisnes, también pudo notar una gran fuente rectangular bordeada de flores con distintas tonalidades de rosados hasta llegar al color blanco, pudo reconocer las violetas y hermosas rosas naranjas aún sin abrir y muchas otras clases de flores, todas diferente colores, tamaños y formas que formaban el rectángulo de la fuente que majestuosamente se encontraba en el centro de ese gran jardín de ensueño.

Dentro de la fuente se podía ver la cristalina agua potable, en una de sus esquinas se formaban burbujas, seguramente provocada por el filtro que la mantenía limpia y en el medio de ella tenia una escultura de tamaño real de un querubín parado en un pedestal de mármol blanco tan alto que sobresalía del borde de la fuente, ésta escultura era regordeta, sólo tenia una especie de pañal y estaba parado en un sólo pie de punta mientras el otro lo mantenía levantado hacia atrás estirando la pierna absolutamente, en una de sus manos sostenía un instrumento musical, una trompeta real con un banderín dorado colgando al final del instrumento el querubín lo tocaba haciendo que por el otro extremo de ésta lanzara un choro de agua hacia arriba. Pero no era todo, Alexa pudo ver que al rededor del pedestal habían unas figurillas de peces asomando la cabeza hacia la superficie de la fuente lanzando distinto chorros de agua en hileras por la boca.

Alan rodeó la fuente conduciendo el auto para seguir un camino ancho que se dirigía al final del jardín donde estaba la parte trasera de la casa y un garaje techado como si esa estructura fuese parte de la casa y no un departamento independiente. El joven actor se inclinó y estiró el brazo para sacar de la guantera un pequeño control remoto que alzaba la puerta del garaje cual cortina de persianas. Entonces le puso el acelerador a su despampanante convertible plateado y lo hizo avanzar lentamente hacia dentro de un amplio lugar iluminado donde no sólo caviar el convertible gris, si no que también: dos limosinas una negra y otra blanca, un Ferrari rojo y un jeep todo terreno y sí no fuese poco una gran motocicleta Harley Davidson 2012 de color azul
_ Bienvenida a tu nuevo hogar _ dijo Alan sonriendo de lado mientras le quitaba el contacto al motor del automóvil y ponía el freno de mano
_ No lo es _ susurró Alexa pegando sus ojos al frente con la mirada perdida en la nada_ jamás podría encajar en un lugar como este
_ Ahora lo es _ dijo Alan con seriedad también mirando hacia el frente _ acostúmbrate a mi ritmo, Alexa_ volteó hacia ella dirigiéndole una mirada penetrante y firme_ a mis tendencias y lo tendrás todo
_ No he pedido nada _ dijo ella aún con la mirada ausente , Alan la tomó bruscamente de los brazos y le sostuvo la mirada
_ Entonces_ comenzó a decir él con fiereza apretando la mandíbula _ acostúmbrate a tenerlo todo sin quejarte o vivirás en un infierno disfrazado de paraíso
_ Pues … a eso si estoy acostumbrada _ dijo ella con la voz temblorosa . Alan gruñó por lo bajo y la soltó de forma brusca, enseguida abrió la puerta del auto y salió rodeándolo por delante para aproximarse a la puerta de Alexa, la abrió y la miró esperando que ella se bajara , pero Alexa no se movió.
_ ¡Abajo!_ dijo él imperativamente mientras le tendía la mano_ ¿sabes algo…Alexa? Tu rebeldía sólo logrará hacer que las cosas empeoren mas para ti.

Alexa se preguntó que podría ser peor que estar ahí esclavizada por un adicto maniático al sexo. No estaba dispuesta a averiguarlo y respirando hondo se resignó a lo inevitable; lentamente posó su mano sobre la palma de Alan y éste la apretó de manera suave pero firme para ayudarla a bajar
_ Así me gusta… obediente y complaciente _ comentó él rodeándola por la cintura para posar su mano en el trasero de Alexa haciendo que su cuerpo se arrimara al de él. Enseguida la soltó y la tomó de la mano arrastrándola hacia la entrada de la casa
_ Haré que alguien venga por tus cosas enseguida , ahora te llevaré a la habitación tu dormitorio será el mío _ dijo Alan entrando por un pasillo que lo llevaba al patio trasero para conducir a la chica a la puerta de la cocina _ varas , funciono mas de noche aunque no lo creas y no tenia tiempo para preparar una propia para ti … pude pedírselo a la servidumbre… pero simplemente no quise, eso significaría explicar mas de la cuenta y prefiero que las cosas que hay entre nosotros quede entre tú y yo por el momento … ya pronto te presentaré como mi novia oficial
_ Pero eso es mentira_ dijo ella
_ Exacto y sí tú lo arruinas… _ dijo él deteniéndole_ …y sí tú lo arruinas y alguien se entera de lo que realmente eres para mi, lo que pasó en el burdel será nada …_ enfadito esa última palabra y continuó _... comparado con el castigo que realmente te puedo dar … camina, es por aquí.
Entraron por una pequeña puerta blanca y Alexa vio con asombro una amplia cocina. Tenía todo lo imaginable desde una gran despensa que ocupaba toda una pared hasta una gran mesa al centro como las cocinas americanas, con la diferencia que no era propiamente tal cual porque la mesa y la sillas estaban dentro de la habitación y no como separador de ambiente
_ En esta cocina cabe mi dormitorio tres beses_ comentó ella mirando alrededor
_ Haces que suene terrible _ se burló Alan _ aún no has visto nada… ven por aquí.

La condujo hasta la sala principal donde se hallaba una escalera blanca muy ancha de peldaños redondos y Alexa buscó sin esperanzas un piano que pudiese tocar para expresar sus desdichas, pero lamentablemente no había ninguno, por lo demás , no tuvo mucho tiempo de contemplar la gran sala principal de aquella mansión .
Llegaron al final de la escalera y doblaron a la derecha donde ambos ahora caminaban por un gran pasillo iluminado con las paredes decorada de retratos familiares y afiches de producciones cinematográficos enmarcadas en marcos de madera, algunas de ésas películas eran de los años cincuentas. Pero la mayoría de los retratos, generalmente se trataba de películas en la cual Alan había protagonizado desde niño hasta la actualidad. Por un instante, Alexa se detuvo a contemplar el afiche de una película en la que se podía ver un niño montado en un caballo café claro, Alexa estaba espantada al no poder creer que el niño que protagonizaba su película favorita de la infancia , era ahora el adulto dominante que la compró como esclava .

_ Es aquí _ dijo Alan abriendo la puerta de su habitación (que se encontraba justo al final del pasillo) Alexa parpadeó un par de veces volviendo de su aturdimiento y caminó arrastrando los pies hacia la puerta abierta entrando a una habitación circular tan grande que parecía dos habitaciones en una. La cama con dosel de color burdeo se encontraba en el fondo del dormitorio hacia el centro mirando hacia la puerta con la cabecera hacia el sur , tenia dos mesita de luz a los costados y había también un pequeño librero lleno de libros gruesos.

En la pared norte , el plasma LCD de cuarenticinco pulgadas estaba pegada al lado de la puerta de entrada. En tanto hacia el lado oeste de la habitación se hallaba la ventana principal una pequeña puerta trasparente que conducía a un balcón , ofreciendo una hermosa vista hacia los bosques y muy a lo lejos algo de mar. En ese sector, junto a la ventana se encontraba los aparatos tecnológicos, había un pequeño escritorio con una computadora portátil de color gris y el equipo de música tenia dos grandes parlantes que llegaban hasta un poco antes del techo, bastante exagerado para Alexa. La colección de discos se encontraba en una repisa arriba del equipo de música ordenado alfabéticamente, por artistas y fechas. También había una colección de DVD con las películas mas antiguas, hasta las mas contemporánea de esta época
Al lado este, cambiaba un poco el panorama. Era un sitio mas tranquilo y con pocos muebles, sólo tenia un sofá escarlata de dos cuerpos con un puff de pluma de cobertura de cuerina (cuero sintético) color marrón rojizo que le hacia juego al sofá.
_ Bien, el baño es aquí_ indicó Alan señalando una puerta que se hallaba hacia el noreste de la habitación. Enseguida caminó hacia el lado derecho del sofá y se aproximó a lo que parecía una habitación mas que conectaba al dormitorio de Alan con dos puertas, Alexa supuso que le conduciría a otra habitación, quizás a la que ella dormiría pero para su sorpresa se encontró con un armario enorme de dos puertas que realmente parecía una habitación, pero con muchos trajes de galas colgados al final del pasillo cuyos laterales estaba lleno de compartimientos y cajoneras a lo largo de la pared
_ Esta es mi ropa de diseñadores importantes: Antonio Azzuolo, Hamilton, Thomas Pink… de hecho toda mi ropa es de diseñador, por lo que la tuya deberá serlo también _ Alexa al oír aquel comentario que consideró algo desubicado y bastante vano; lanzó una risotada sarcástica, pero Alan la miró con seriedad y comprendió que aquello fue un error
_ ¿Te estás riendo de mí? ¿Dije algo chistoso? _ cuestionó Alan
_ N…no …no, señor p…pero yo no tengo esa clase de ropa y tampoco creo tener dinero para tenerla _ tartamudeó Alexa temerosa por lo que pudiera pasarle. Alan se Acercó a ella y la tomó por el mentón con suavidad para obligarla a mirarlo a la cara
_ ¿que parte de “tendrás todo” no te cabe en la cabeza? Lo tendrás todo… en algún momento podrás tener acceso a todas las instalaciones de esta casa y te daré todo el dinero que necesites para lucir bien para mi _ la miró de pies a cabeza _ deberías quemar ese vestido ¿ sabes? Te ves adorable… pero me gustas mas con menos ropa _ le sonrió. Alexa pretendió no haber oído eso
_ No quiero nada …_ dijo ella a lo que Alan respondió sonriendo de manera burlesca mientras acercaba sus labios a los de ella :
_ OH… ¿así que, deseas estar desnuda las veinticuatro horas del día, preciosa? _ preguntó mientras mordía suavemente su cuello, Alexa se estremeció por completo y Alan se sintió complacido
_ No me refería a eso _ dijo ella cerrando los ojos de manera temerosa
_ Se a lo que te refieres… pero ahora me perteneces y usaras lo que yo te diga _ contestó él apretando la mandíbula de Alexa con la misma mano que la sostuvo con suavidad momentos antes
_ Señor…, me lastima _ dijo ella sollozando Alan la soltó mirándola de manera severa
_ Bien… hay que continuar _ prosiguió él caminando al fondo del armario tomando a Alexa de la mano _aquí estará tu ropa y accesorios _ indicó llegando a un espacio del armario tan grande que parecía una pequeña bodega desocupada lleno de colgadores, cajoneras y maniquíes sin ropa.

Salieron de ahí y volvieron a la habitación, Alan cerró la puerta del armario y éste parecía una puerta mas cuyo encanto había desaparecido como magia, entonces él se volteo a mirar a Alexa quien se quedó parada junto al armario :
_ ¿alguna duda? _ preguntó
_ Si, señor _ dijo ella mirándolo con los ojos apagados _ ¿donde…donde… dormiré?
_ ¿Qué crees tú? ¿He? ¿En el sofá… en el suelo? _ se rió de manera cruel pero Alexa no respondió, sólo lo miró con una expresión indiferente que expresaba su odio hacia él. Alan borró su sonrisa sintiendo un latigazo de furia en su interior, de pronto descubrió que no le gustaba la mirada de Alexa, le molestaba que expresara su sentimientos con esa indiferencia lo hacia sentir mal, pero contra toda sensatez, su orgullo y egoísmo no le permitía ser compasivo con ella y decididamente tomó la determinación que ella ahora incluso debía fingir felicidad sí fuese necesario con tal de no ver el sufrimiento de su mirada .
_ No me mires así, mocosa mal criada … _ le dijo él con el semblante tenso _ no toleraré que mi esclava me falte el respeto ni siquiera con gestos ¿ entendiste? _ se acercó a ella peligrosamente y dándole un manotazo a la pared , acorraló a Alexa con un sólo brazo _ ¡¿ Entendiste!?_ Alexa tembló sintiéndose intimidada y posó sus ojos en los de Alan, esta vez de manera sumisa, él lo notó y antes de alejarse de ella le dedicó una sonrisa ladéate
_ Así me gusta… y sí no es obvio… dormirás en mi cama
_ ¿con…con usted?_ preguntó tímidamente a lo que Alan volvió a sonreír como respuesta_ preferiría dormir en el fondo del armario _ se atrevió a decir de manera insolente pero con algo de temor
_ Y yo desearía ganar un Oscar, pero soy de Stills Falls… tenemos algo en común, ninguno de los dos tendrá lo que desea _ respondió con ironía Alan.

Alguien golpeó la puerta de la habitación y Alan preguntó quien es sin abrirla
_ Soy yo, señor, Peter le traigo la maleta que pidió que sacara de su auto _ habló una voz masculina de un hombre de mediana edad
_ ¡Déjala en el suelo y vete, yo enseguida iré por ella!_ respondió Alan. Los pasos de su mayor domo se alejaron y Alan abrió la puerta entrando la maleta de Alexa y dejándola a sus pies _ quiero que te desagas de estas cosas, quémalas, dónalas a caridad haz lo que quieras… pero no quiero ver que vuelvas a usarlas nunca mas.
Eso para Alexa fue el colmo, no sólo se vio obligada a vivir en un mundo ajeno a ella, no sólo le arrebataron la dignidad, sino que también estaban a punto de arrebatarle las pocas pertenencia que tenia, los únicos recuerdos que guardaba del orfanato, sus pertenencias.
_ ¿Y sí me las quedo y prometo no usarlas en su presencia, señor?_ suplicó Alexa
_ ¿para qué las quieres? Tendrás cosas mucho mejores y nuevas
_ Se lo ruego, son las únicas cosas que me quedan, recuerdos de mi antiguo hogar _ Alan se la quedó mirando en forma meditativa _ por favor, señor… le prometo que ni siquiera notará que las tengo _ insistió ella. Alan suspiró apesadumbrado y asintió
_ Bien… pero sí te veo usando esos vestidos a mi regreso del trabajo, te juro que yo mismo buscaré tu maleta y las quemaré con todas tus cosas adentro
_ No, no… no tendrá que hacerlo se lo prometo
_ Entonces ve aguardarla al armario y apártala de mi vista _ Alexa sonrió y tomando su maleta desapareció por el armario.

Era la primera vez desde que Alan vio a Alexa; una hermosa e iluminada sonrisa que decoraba ese angelical rostro de su esclava. Eso le hizo estremecer ligeramente por dentro sintiendo una leve lastima por ella, entonces pensó, no tenia porque ocultarla, no en casa al menos y decidió que no le haría esperar tanto para poder ser libre dentro de la mansión aunque sí, fuera de ésta
_ Te diré algo _ dijo él cuando Alexa volvió a la habitación _ aquí puedes ser quien tú quieras… puedes ser tú misma de hecho , la servidumbre sabe que no pueden filtrar nada de mi vida personal o perdería el empleo inmediatamente y me encargaría de que no consiga otro nunca mas. Me da lo mismo que sepan que eres mi esclava porque eso es lo que eres pero de la puerta hacia fuera… serás mi novia … diremos que comenzaste siendo mi asistente y luego nos hicimos novios ¿ te quedó claro?
_ Si, señor
_ Otra cosa , no vivo solo aquí, tengo una hermana menor , Amanda… ahora está en la escuela en un internado y no te preocupes… no volverá este fin de semana, se va a un campamento durante dos meses luego de la escuela, pero en caso de que regrese antes y te vea, le diremos que tú eres una amiga mía que viajó desde muy lejos para verme ¿de acuerdo?
_ Si, señor
_ Pediré la cena _ anunció Alan a continuación yendo hacia un citófono que colgaba en la pared junto a la cama _ Comeré en mi dormitorio, traigan plato para dos por favor _ enseguida colgó el citófono y se echó en su cama. Alexa lo miró parada como estatua desde un rincón
_ ¿te piensas quedar parada el resto de la noche? _ preguntó él mientras se echaba en su cama con las manos en la nuca. Pero Alexa no respondió y eso le molestó a Alan, incorporándose la miró de manera amenazante y se puso de pie _ te dije… que no me mires así _ espetó mientras se acercaba con rapidez y la tomaba de la mano para arrastrarla al baño, una habitación circular ( como todos los lugares en esa casa) de color blanco invierno, tenia ducha y tina por separado, la tina era ovalada y no estaba pegada a la pared, era de esas antiguas con pata de león. También había un jacuzzi grande y en la pared opuesta a la ducha había una puerta de vidrio que conducía a un sauna. El lavamanos era una fuente grande con dos llaves de agua recubierto de madera y decorado con frascos de vidrios cuyo contenido eran piedras de colores y jabones aromáticos. Las toallas se encontraba en un gabinete blanco que se hallaba junto a la ducha con puerta de cristal en lugar de cortina y los utensilios de aseo personal, se encontraban repartidos entre el botiquín con espejo que colgaba frente al lavamanos y la superficie de la tina y la ducha; otros tantos, los que aun no se abrían para ser utilizados estaba en un compartimiento independiente del gabinete de las toallas limpias.

_ ¡vas a aprender a obedecer por las malas! _ Alexa estaba asustada, Alan nuevamente estaba siendo violento con ella, él la empujó a la ducha con ropa y todo y la apretó contra la pared… Alan nuevamente abusaba de ella y Alexa nuevamente gritaba piedad de manera desgarradora, pero esta vez sus gritos eran sofocados por el sonido de la ducha automática que caía en la superficie de ésta en forma irregular; la pobre esclava estaba siendo violada por su amo sólo porque ella le dedicaba una sincera y silenciosa mirada de odio y temor… una mirada que a Alan le molestaba porque lo dejaba indefenso y su orgullo no le permitía tener piedad de alguien que sólo seria un objeto, una chica que sólo serviría para desahogar su sed y deseo carnales.

Al pasar los días, no parecía que las cosas mejoraran para Alexa, Alan requería de ella todas las noches que ya casi se convertía en una tormentosa rutina, también , de vez en tanto , muy pocas veces la llevaba al set de grabaciones de la película que estaba rodando pero para suerte de ambos, ella pasaba desapercibida , nadie la conocía ni le dirigía la palabra, es mas ni siquiera hacia notar su presencia ahí pues eran tantos los del equipo de producción , mas los actores que hacían de extras que nadie notaba su presencia. Sin embargo para Alan las cosas mejoraban cada día mas, amaba el guión de la película que grababa en aquel momento, tenia proyectos nuevos y lo que mas le hacia feliz era que a pesar de que su última película no fue nominada a los premios de la Academia
( aunque nunca ha ganado un premio Oscar en realidad si ha sido nominado muchas veces), sin embargo se sintió muy honrado al recibir siete nominaciones a los MTV movies Awards esta vez.

Esa tarde preciosa de sol primaveral, Alexa estaba junto a la fuente del jardín mirando las aves y mariposas, pero entonces vio a lo lejos el auto de Alan aproximarse y ella rápidamente corrió a la habitación a cambiarse de ropa puesto que traía un vestido blanco sencillo con una moño en su espalda a la altura de la cintura como la de un delantal con flecos al rededor. En su lugar se puso unas pantys negras muy delgadas, un short de mezclilla tan corto que mostraba un poco sus glúteos también se puso un top negro. Ese atuendo le hacia sentir incomoda, se sentía como una prostituta callejera, pero era mejor verse así a que Alan se deshiciera de su maleta y que la castigara de manera cruel.

_ Prepara tus cosa, nos iremos a los Ángeles por unos días _ anunció Alan irrumpiendo en la habitación
_ ¿Nos iremos? ¿Cuándo?_ Preguntó ella preocupada pues nunca antes había subido a un avión y le temía a las alturas
_ Justin, mi manager sacó pasaje para mañana en la noche
_ Señor, yo no tengo pasaporte ni visa
_ Bien, pues… tendré que conseguirte uno falso, cariño para mi eso no es problema _ dijo poniéndose la mano en el bolsillo _ ¡OH!, pero espera… creo que no será necesario… aquí están tus papeles… originales _ comentó. Sacó de su pantalón un pasaporte y una visa y se la entregó a Alexa
_ ¿Originales?_ se extrañó Alexa observando los documentos
_ ¿ no se te ocurrió porque razón te hice acompañarme a al cónsul hace días en la que yo hablaba por ti? ¿O ese día que te hice sacar el carnet de identidad? Estaba tramitando tus papeles de viaje al extranjero, legalmente estas bajo mi tutela, ni Merly ni nadie del burdel tiene derecho sobre ti ahora
_ ¿Pero… pero como sucedió eso?
_ Es Still’s Fall_ respondió Alan encogiéndose de hombros_ cuando un esclavo de cualquier índole es vendido a su postor, por ley está bajo su tutela, después de todo son objetos de utilidad que se venden y se compran como cualquier otra cosa … basta de preguntas, sólo prepara tus cosas y procura que sean tu ropa de diseñador… lleva también ese vestido de gala que te compré… no quiero que desentones en la alfombra roja
_Si, señor _ respondió Alexa con un hilo de voz metiéndose al gigantesco armario

La alfombra roja, Alexa pensó en ese momento desde muy pequeña, pero nunca pensó que llegaría tan pronto, tampoco soñó con ese momento de manera vana; ella creía que sí llegaba a pisar la alfombra roja alguna vez, seria por merito propio, porque llegara el momento de ser una gran cantante y pianista tan reconocida como sus artistas favoritos. Nunca se imaginó que estaría en una fiesta de glamour y celebridades siendo la compañía de un actor egocéntrico y maniático manipulador que sólo piensa en sí mismo, más bien soñaba en salir sola, sin compañero ni bajando de una limosina blanca con chofer que le abriera la puerta. Es mas, esperaba llegar a ese evento de manera sencilla pero glamorosa, en un auto de último modelo que cudisiria ella misma y luciendo un vestido lindo para la ocasión pero sin tanto brillo.

Suspiró con pesar mientras quitaba de su maleta sus vestidos favoritos y los colocaba en los maniquíes sin cabeza. Enseguida sacó del perchero un vestido azul pálido con brillantes en el frente y mangas de tul blanco , según tenia entendido, era un vestido diseñado por un tal Louis Vuitton a quien no le interesaba conocer en realidad. Claro está, que no podía negar que aquel vestido era hermoso, pero no era algo que usaría realmente, lo guardó en un forro protector de trajes y enseguida lo depositó en una maleta grande que Alan le obligó obtener para no tener que usar su pequeña maleta floreada, la que Alan le dio era mas grande, de color rosado con negro, alargada, tenia muchos compartimientos y espacio, también tenia dos ruedas laterales en el fondo y una manilla para poder trasladarla sin problemas por el suelo.

Mientras trasladaba sus pertenencias de una maleta a otra mientras se sumergía en sus pensamientos, se respondió una pregunta obvia que se había hecho a si misma: ¿ por qué Alan se enpeñó tanto en que tuviese esa maleta? Que ella sepa no viajaría a ninguna parte. Creyó que era uno de los tantos caprichos de Alan pero se equivocó. Entonces dejando su maleta a media hacer se puso de pie y salio del armario
_ ¿no sólo iremos a los Ángeles? ¿Verdad, señor?_ Alan estaba haciendo su propio equipaje, pero a diferencia de Alexa , él estaba asegurando la cremallera de su maleta. Alzó la mirada hacia ella y le sonrió de lado
_ Muy bien, Alexa, ya vas entendiendo para que sirve un pasaporte _ ella no dijo nada y bajó la mirada para evitar posar sus ojos con esa mirada que tanto problemas le causa cuando Alan lo nota _ no_ continuó él _ veras, mi familia y yo tenemos una mansión familiar en Italia y en estos días iré a tomar unas vacaciones allá antes de continuar con el rodaje de la película que grabamos ahora_ explicó _ y tú obviamente iras conmigo
_ ¿ Tengo… tengo que ir? _ preguntó Alexa tímidamente _Alan se acercó a ella y dándole un mordisquito en el cuello al tiempo que agarraba su glúteo dijo_ ¿ si no… de que me servirías sí te dejo en casa…?, Caramelo_ esto último lo susurró de manera perversa , Alexa intentaba esquivarlo y liberarse de él pero Alan ofrecía resistencia
_ Te… tengo que terminar mi equipaje _ dijo ella logrando que Alan la soltara mientras se la devoraba con la mirada. Alexa se lo quedó mirando temerosa de que intentara otra cosa, pero Alan sólo le sonreía, ella retrocedió con lentitud hasta volver a desaparecer por ese armario que le hacia pensar en una versión moderna de la novela de S.C. Lewis, su saga favorita de hasta ahora hurtada niñez.
Creado por Frozen



Última edición por Oesed el Miér Nov 14, 2012 2:53 am, editado 1 vez
avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Miér Oct 31, 2012 2:54 am


La prisionera de Stills Fall´s

Maria Gabriela de Farias As Alexa Galler & Daniel Radcliffe As Alan Carter

Introducción :
Elenco imaginario


María Gabriela de Farias --- Alexa Galler
Daniel Radcliffe--- Alan Carter
Alex Pettyfer--- Taylor
Megan Fox--- Samantha Morgan
Nicole Kidman --- Merly
Nick Carter--- Clayton Miller
Victoria LeBlack --- Kaya Scodelario
Ambientación: esta historia trascurre en una pequeña ciudad llamada Stills Fall’s. Es un pequeño pueblo en un lugar remoto que se caracteriza por sus luces y paisajes, la bohemia y las excentricidades es materia prima en aquel lugar. Todo aquel que pare en Stille's Fall , se verá en un paraíso para los locos de "la buena vida" sintiéndose así una mezcla de Ámsterdam y Paris en miniatura.

En esta ciudad, el comercio sexual es lo que mas vende. Tanto es así que, pese a estar en el siglo XXI las esclavas sexuales se venden como pan caliente en el almacén de la esquina. Stills Fall’ll es el pueblo del amor y la pasión oculta. Donde todos y cada uno de los pueblerinos cometen pecados capitales: Lujuria, vanidad, avaricia, persa, gula, envidia e ira. Pero es también donde se esconden los sueños e ilusiones perdidos de las almas que desean ser felices.



L.A



Capitulo: 10° L.A.:
Fue extraño para Alexa aquel vieja: fingir ante todo el mundo ser la novia del gran Alan Carter no era de su agrado y tampoco tan sencillo; era incomodo ser empujada, toqueteada y acosada por la aglomeración de fanáticas y paparazzi que sacaban fotos disparando molestos destellos de luces proveniente de sus cámaras fotográficas.

La noticia de que Alan tenia una nueva novia ya no llamaba tanto la atención porque era lo habitual, pero sí la novia no se trataba de una famosa actriz o del mundo del espectáculo, eso sí era novedad. Todo el mundo se preguntaba ¿cual es su nombre? ¿Cómo se conocieron? ¿A que se dedica? ¿Qué le vio a ella? Y muchas otras preguntas mas

Todos en los Ángeles se enteraron y acudieron a primera hora de la tarde a recibir a la nueva pareja de enamorados que intentaba avanzar entre la gente tomados de las manos.

Y pensar que en Still’s Falls sólo era Alexa, la esclava, la que nadie , excepto los de la mansión y el burdel sabia de su existencia. Echaba de menos esa especie de tranquilidad, el anonimato le sentaba bien, no quería ser recordada por el mundo como “la pareja del famoso actor” y en especial cuando eso era mentira, una pantalla que Alan inventó para poder presumir a su exótica y bella esclava de manera libre y publica.

La muchedumbre se empeñaba en hacer el camino de la pareja mas pequeño, Alan tenia a Alexa sujeta de la cintura para escoltarla a la limosina que los esperaba en la salida del aeropuerto, algunas fanáticas se cruzaban en su camino para pedirles autógrafos pero él apena les dio a un par de chicas para que Alexa no fuese arrastrada al suelo por la aglomeración que parecía una incontrolable estampida que arrasaba con todo a pesar de tener como escoltas a dos grandes guardaespaldas vestidos de negro que poco y nada podían hacer para controlar a esa homogénea masa de gente .

Algunos periodistas hacían preguntas, pero Alexa estaba obligada a no dar respuesta alguna, de lo contrario su amo se encargaría de darle su merecido cuando llegaran al hotel. No así Alan que era muy elocuente en sus respuestas y aunque decía poco, era lo suficiente para dejar tranquilos a los acosadores periodista que no paraban de hacer preguntas bastantes personales.

Finalmente lograron salir de la estampida con unos pocos rasguños superficiales en el rostro y los brazos. Se dirigían hacia una limosina blanca , la fanática muchedumbre no pudo seguir avanzando porque los guardaespaldas le cerraron el paso y ésta vez tenían refuerzos con barras de contención. Muchas chicas se desmayaron, otras lloraban y gritaban. Era algo impresionantemente patético para Alexa ver un espectáculo así
_ No te preocupes por ellas, estarán bien _ dijo Alan una vez que se acomodaron dentro de ese gran vehiculo sentándose uno frente al otro
_ No me preocupan ellas, señor _ respondió Alexa mirando hacia fuera desde la ventana polarizada
_ ¿entonces que es? _ preguntó Alan mostrando interés, Alexa suspiró sin apartar la vista de la ventana, lentamente la limosina se alejaba del aeropuerto dejando atrás a las histéricas fanáticas y los hostigantes periodistas
_ Me pregunto… por Sam y Clay… y mis amigos del orfanato.

Alan sacudió la cabeza con lentitud y enseguida suspiró
_ Olvídalos… te vendieron, eso demuestra que no les importas _ respondió él de malas ganas_ siempre quisieron venderte… sólo eras su mercancía
_ Sam no quería que me vendieran
_ Error… no quería que yo te comprara _ corrigió Alan con malicia
_ Pero, señor … _ Alexa apartó la vista de la ventana y posó sus vidriosos ojos en Alan en ese punto había perdido la voz cuando comenzó hablarle a su dueño
_ ¿pero qué? ¿¡Que vas a decir a su favor!?_ interrumpió él penetrándola con una mirada fulminante_ Siempre supo que te iban a vender … sí no hubiese sido yo, habría sido otro ¿ crees que algo habría cambiado, Alexa? Pues no…nada habría cambiada no seas ingenua
_ Pero Clay prometió remediarlo
_ ¿Y…? Ni siquiera lo ha intentado pudieron ir a casa a verte, a exigir tu liberación pero ha pasado el tiempo y ni siquiera han asomado la nariz
_ ¿Usted… los habría dejado pasar, señor?
_ Probablemente no_ contestó Alan con sinceridad encogiéndose de hombros _ pero el esfuerzo se logra con acciones, no vasta sólo las promesas de palabra
Alexa volvió a posar sus ojos en la ventana y las lagrimas le corría incontrolablemente, por un momento pensó que él tenia razón, sí de verdad lo hubiesen querido, Samantha y Clayton habrían hecho lo posible e imposible para recuperarla pero pasaron los días y ya casi tres meses desde que la compró Alan y no veía señale de sus amigos. Alan hizo lo propio, no era la primera vez que veía las silenciosas lagrimas de Alexa y tampoco le gustaba verla llorar, sin embargo su orgullo no le permitía sentir o mejor dicho, demostrarle algo de piedad a su esclava y cuando ella lloraba intentaba ignorarla ordenándola hacer su voluntad o simplemente ignorándola por completo desviando la mirada hacia otro lado para no ver ese rostro hermoso que tanto sufría por su culpa.
_ estamos por llegar _ anunció él_ ponte las gafas…_ le ordenó Alan_ de seguro preguntarían la razón de tu llanto y ese no es su problema_ ella obedeció en silencio poniéndose unas grandes gafas oscuras con marco blanco, a continuación se prepararon para bajarse de la limosina cuando llegaron a su destino listos para enfrentar a otros puñado de gente histérica.

Finalmente llegaron al hotel, que pese a estar bastante concurrido de fanáticas y periodistas, lograron sin dificultad evadirlos y registrar la habitación que ya habían sido reservada con anticipación y equipada con las exigencias que Alan requería.
_ Por fin… _ comentó Alan con alivio al tiempo que se quitaba la chaqueta y lo dejaba sobre un diván que se hallaba a los pies de la cama King size _ deje las cosas aquí nosotros nos encargaremos de lo demás … y sí alguien me busca no estoy para nadie por el momento_ le indicó al botones, un joven delgado y trigueño vestido con un uniforme verde y dorado. El joven asintió y mientras recibía una buena cantidad de dinero como propina, sus ojos se posaron en el rostro de Alexa
_ ¿se siente bien, señorita?_ preguntó acercándose a ella, Alan entre cerró los ojos al ver al botones acercársele de esa forma. De pronto sintió como un fuerte latigazo azotaba dentro de su alma y el estomago se le encogió. La ira estaba apoderándose de él incontrolablemente, una poderosa irracionalidad le decía que aquel joven botones sería un obstáculo entre él y Alexa
_ ¿Le puedo ofrecer algo?
_ No, gracias… estoy bien _ dijo Alexa con un hilo de voz. Ella aun seguía sensible y llorosa por la discusión que se armó entre Alan y ella en la limosina ; a pesar de que pensaba que su amo tenia razón, Alexa no podía hacerse a la idea de que quienes decían ser sus amigos en realidad, no lo eran.

_ ¿Está herida, señorita…necesita un doctor?_ insistió el botones quien se preguntaba donde había visto ese exótico rostro antes. Alexa miró por encima del hombro del joven a Alan y por la expresión en su rostro supo que debía mentir
_ Si, estoy segura… gracias, sí necesito algo lo… lo… llamaré_ tartamudeó en un susurro
_ Pero no estoy seguro de…
_ Ella dijo que está bien_ intervino Alan. El botones volteó hacia Alan y le dedicó una mirada recelosa no muy seguro de eso, presintiendo que algo no andaba bien en esa habitación
_ Si necesitamos algo lo llamaremos... ahora retírese, por favor queremos descansar_ insistió Alan quien en ese punto estaba ardiendo de furia por dentro. El botones se marchó tras ofrecerle una amable sonrisa a Alexa cerrando la puerta tras de si. Entonce Alan se dirigió a la salida nuevamente abrió la puerta de la habitación y puso en el pomo de afuera un letrero alargado con un agujero redondo en la parte superior que rezaba: “No molestar”, a continuación la cerró y vio como Alexa guardaba el equipaje de ambos , una acción clara que servia de escudo para ocultar su miedo ante la presencia de su amo. Se tomó su tiempo en ese armario que no era tan grande como el de la mansión, pero si lo bastante como para guardar diez maletas grandes dentro de él y finalmente salió sin subir la mirada dirigiéndose a la cama para sentarse a la orilla recargando su peso corporal en una pierna doblada hacia atrás .

_ ¿Como te sientes, Alexa? _ preguntó Alan en un tono misterioso
_ Cansada… y algo mareada, señor _ respondió Alexa secándose las lagrimas rezagadas que quedaban. En seguida ella alzó los ojos para mirarlo a la cara de manera inconsciente, ese fue el peor error que pudo haber hecho en ese momento, pues el joven actor se percató de algo que Alexa sabia que le traería problemas. Y ahí estaba de nuevo esa mirada que Alan tanto odiaba: una mezcla de sentimientos en el que se podía distinguir el rencor y la rabia por un lado y por el otro la súplicas y el sufrimiento; sólo que en esta ocasión él no reaccionaria de manera explosiva, su maquiavélica mente le indicaba que actuara de otra forma esta vez.
_ Descansa… yo me iré a dar un baño de agua caliente _ dijo dirigiéndose al baño, pero entonces, antes de abrir la puerta dijo con voz ronca : _ aunque…_ giró sobre sus talones _ sabes… en realidad quiero que tú vengas
_ ¿Señor?
_ Quiero… que… entres al baño conmigo, Alexa _ respondió poniendo énfasis y masticando esa frase completa.

Alexa obedeció, caminó lentamente hacia su amo sin apartar su mirada de ese rostro enigmático y se detuvo frente a él algo temblorosa , estaba asustada preguntándose que había hecho mal esta vez, él la castigaría y ahora ni siquiera sabia la razón. La joven esclava sabia que Alan la castigaría por el tono que ponía al dar la orden, y para esas alturas ya incluso podía diferenciar cuando su señor la estaba castigando o cuando simplemente la usaba para su satisfacción personal a pesar de que en ambas ocasiones aplicaba la misma practica.
_ Por favor, señor…
_ entra… _ le interrumpió él de manera cortante
_ Pero… ¿Qué fue lo que hice? _ Alan no respondió simplemente abrió la puerta de un golpe obligando a la chica a entrar tomándola fuertemente del antebrazo, una vez que ya estaban dentro él la azota contra la pared y la acorrala con su cuerpo
_ ¿Por qué me haces esto, Alexa? ¿Por qué me obligas a ser rudo contigo?_ siseó tomándola del rostro, las lagrimas de Alexa ahora eran imparables
_ Pero yo no hice nada _ respondió ella casi sin timbre en su voz al tiempo que suplicaba clemencia con la mirada, pero para ese entonces Alan ya se había aferrado a una de las piernas de la chica para alzarla a la altura de su cadera
_ Tú me obligas… cada vez que lloras, cada vez que me miras así…_ respondió mientras su pelvis se unía al de Alexa que desafortunadamente esa vez usaba un vestido sencillo, suelto que en lugar de mangas tenia tiritas, era de color lila y le llegaba hasta un poco antes de las rodillas. Aquella prenda no era obstáculo para el objetivo de Alan.
_ Me enfureces_ continuó mientras mordía su cuello haciendo que Alexa gimiera de dolor_ me he esforzado, créeme, he tratado de ser bueno contigo pero tú no me ayudas _le besó el hombro con salvajismo
_ No lo volveré hacer… por favor no es mi intención… me lastima, por favor.
_ ¡cállate… ya es tarde para eso! _ respondió él, Alexa podía sentir como Alan manipulaba su pantalón con una mano_ eres una mentirosa, Alexa, una manipuladora mal criada y esto te enseñará a no hacerte la victima delante de los demás … en especial de un botones astuto_ Alan se apretó mas a ella y en momentos ya eran uno, Alexa gritó, eso sólo hizo que Alan se moviera mas rápido dentro de ella.
_ Sólo estaba siendo amable¡¡ay!!_… Alexa hablaba entrecortadamente _ estaba preocupado por mi
_ ¿Eso crees? ¡Que tonta eres, te estaba coqueteando y entiéndelo, tú eres mía… sólo mía! _ Alan había terminado, ya se había retirado y arreglado su ropa, aquel impulso carnal le duró sólo unos segundos o eso parecía, pero para Alexa fue algo eterno y doloroso. Alan la contempló por un instante mientras terminaba de arreglarse, jadeando trataba de compasar su respiración pero ver así a la chica tan débil, tan vulnerable a su merced no le calmaba la rabia ni el deseo aunque intentara controlarse, sin embargo no fue suficiente para canalizar su molestia irracional contra la esclava y el supuesto coqueteo del botones; sentía que debía darle una lección a la chica para que comprendiera que ella sólo le pertenecía a él y nada mas que a él. Tomándola de la muñeca intentó arrastrarla a la bañera, pero esta vez Alexa reaccionó rápidamente dándole un punta pie en la entrepiernas tan fuerte, que dejó a Alan chillando y retorciéndose de dolor. En esa instancias ella aprovechó para correr y salir huyendo sin siquiera mirar atrás ni detenerse ante los gritos de furia y dolor de Alan .

Corrió por toda el pasillo del piso hasta subirse a un elevador que tardaba en llegar al lobby del edificio, pero tenia la esperanza de que habría tiempo de llegar a la puerta de calle sin ser vista o atrapada por algún guarda espalda. Para su alivio, el elevador sólo se detuvo en algunos pocos pisos mas abajo antes de llegar a la salida y finalmente pudo correr a la puerta giratoria del hotel sin rumbo alguno; de vez en tanto miraba hacia atrás por sí alguien la perseguía a pesar de que estaba segura de que a Alan le tomaría un rato antes de recuperarse de esa golpiza que lo dejó casi sin respiración. Pero habían pasado los minutos y consiente de que tarde o temprano su amo recuperaría su estado él lograría hallar con ella. Se encontraba ya bastante lejos del hotel cuando cruzó la calle tan rápido que no logró frenarse cuando un automóvil casi la arrolla
_ ¡Ten cuidado, chica !_ gritó el conductor al tiempo que hacia sonar la bocina, ella apenas lo escuchó ni siquiera se volteo para disculparse porque para ella el tiempo era crucial, sólo quería alejarse, alejarse no importaba donde pero alejarse y nunca mas volver.

Agotada y con los pulmones a punto de reventar , se detuvo en un callejón muy poco iluminado bordeado de tachos de basuras comunitarios y por la poca iluminación comprendió que ya casi anochecía, aunque aún podía ver el naranjo sol por el horizonte cuando se apoyó contra una desvencijada pared para tomar aire con dificultad; se inclinó hacia delante y apoyó sus manos sobre sus piernas que ya casi no la sentía de tanto correr y Alexa jadeaba ruidosamente haciendo ruidos con la garganta porque le costaba respirar por la nariz.

A lo lejos podía oír gritos de niños jugando, gente conversando y música bailable al final de ese pulcro pasillo que olía a basura descompuesta. Instintivamente siguió ese sonido para continuar su camino hasta aproximarse a una calle mas iluminada pero esta vez decidió continuar caminando porque tenia la impresión de que, sí corría un tramo mas su corazón se le saldría disparado de su pecho. Llegando al final de la calle se encontró en un lugar llena de almacenes , pubs y botillerías muy poblados de gente riendo, bebiendo y fumando sentados en la mesas que se encontraba en las parte exteriores de los diversos locales; a lo lejos la voces infantiles estaban aún mas allá de su alcance de lo que ella creía , pudo divisar una plaza iluminada con lo que se podía tratarse también de un circo, porque pudo ver la gran carpa puntiaguda y colorida de fondo que se alzaba majestuosamente hasta un poco mas arriba de las copas de los árboles con pequeñas ampolletas adornando la tela. Los árboles también tenia luces entremedio de sus ramas, aquel lugar estaba tan iluminado que Alexa creía que esa plaza era la vía Láctea

Pensando que quizás en ese lugar podría estar mas protegida porque nadie la conocía del todo y aunque había salido en televisión ya, dudaba que toda la ciudad la reconociera realmente lo cual era un punto a favor para ella . Caminó hacia la plaza evitando la vereda de los Pubs y bares abarrotados de gente borracha, escogiendo así la vereda este, donde había muy poca iluminación y también poca gente, en ese sector había algunas casas aislada con autos estacionados en los pequeños garajes abiertos y algunos grupos de personas riendo y conversando en algunas esquinas, aquello le dio mala espina, pues ese sector era muy solitario y la gente que se encontraba en las esquinas llevaban un facha de aspecto dudoso que hacían sospechar sus intenciones
_ Debí ir por la otra vereda _ dijo ella para si misma mientras se frotaba los brazos, entonces se le ocurrió cruzar la calle en la siguiente esquina donde había un semáforo y un paso peatonal, era un alivio para ella haber hallado una solución. Caminó a pasos apresurados hasta ahí contenta de estar en un lugar mas iluminado sin darse cuenta que de tras de ella se encontraba otro grupo de persona en el sector sentada en los peldaños de una casa sin patio delantero. Se trataban de cuatro chicas de mas o menos la misma edad de Alexa que vestían de manera vulgar; ellas mormuraban a sus espaldas.

_ ¡Oigan, miren, miren quien está ahí!_ dijo una chica con un maquillaje excesivamente llamativo de cabello color caoba, largo sujeto por un moño a la altura de la coronilla _ ¿ no es esa chica …?
_ Es la nueva novia de Alan Carter _ respondió otra chica, una afro americana de aspecto sencillo y amable muy delgada de estatura normal y su piel era de un hermoso tono chocolate
_ Si, la vi esta tarde… está en el hotel Hilton de la calle principal ¿ que está haciendo aquí?_ dijo una chica morena de cabello oxigenado que usaba una pañoleta con visera en su cabeza trenzada
_ Está sola _ observó la primera chica , luego sonrió de lado y se puso de pie _ sí es novia de Alan Carter, de seguro nos ayudará
_ Espera, Kim ¿que harás?_ dijo preocupada la afroamericana
_ Tranquila, Tara _ respondió la chica refiriéndose a la afroamericana_ sólo queremos algo de beber ¿no?
_ ¡si!_ respondieron las demás al unísono, pero Tara no estuvo muy convencida de eso

El semáforo para peatones estaba en rojo cuando las cuatros chicas se aproximaban a Alexa por la espalda, pero en instantes ya estaba la figura verde que indicaba que ya podía avanzar, por lo que ella no se dio cuenta que las otras chicas comenzaron a seguirla cuando cruzó la calle para pasar a la vereda sur donde se encontraban los locales lleno de gente donde nadie prestaba atención a su presencia , lo cual eso le hacia sentir mejor y mas protegida porque sí algo ocurría , habrían testigos. Caminó derecho hasta la siguiente esquina, los locales ya habían quedado atrás y el parque con el circo ya casi estaba cerca, sólo hacia falta un par de cuadras mas y ya estaría ahí pero entonces las cuatro chicas las interceptaron antes de que pudiera entrar al parque.


En el hotel, las cosas estaban hecha un caos Alan ya estaba absolutamente recuperado, de pie caminando de un lado a otro a grandes zancadas; habían pasado casi cuatro horas desde que Alexa desapareció, y aunque no podían comenzar la investigación policial porque aún no se cumplían 24 hrs. desde que se fue, algunos oficiales de policía fueron al hotel para esperar la orden de búsqueda( Alan se sentía mas tranquilo sí había un par de policías cerca). Justin, su manager estaba con él desde que Alan lo llamó con urgencia al su celular para pedirle ayuda.
_ Buscamos en toda la calle principal, señor _ anunció un guardaespaldas _ pero no encontramos nada
_ ¿Cuando fue la última vez que la viste? _ preguntó su amigo
_ Estaba aquí en la habitación conmigo… discutimos y salió de la habitación pero la dejé ir creyendo que era uno de sus berrinches y que pasaría al casino o al Pub del hotel, pero no pensé que saldría del edificio _ mintió Alan de manera convincente , Justin no tenia idea la procedencia real de Alexa y Alan, aunque era su mejor amigo se negaba a decírselo
_ Los Ángeles es una ciudad enorme puede estar en cualquier lado _ bufó Justin algo exasperado porque su amigo no dejaba de caminar de un lado a otro_ ¿quieres tranquilizarte? Me estas mareando, además la policía se encargará de eso
_ Si, en unas cuantas horas mas… y yo no pienso esperar hasta mañana para saber sí está viva o no y por lo demás no conoce este lugar podría estar en peligro _ Diciendo eso, Alan se dirigió a la puerta hacia el ascensor con Justin pisándole los talones, también se unieron a ellos dos guardaespaldas que los siguieron cuando Justin pasó a su lado y les hizo un gesto para que se movieran mientras Alan se aproximaba al elevador
_ No puedes hacer eso, Alan generarías un escándalo mediático , la prensa hará un festín con esto_ Justin no sólo era su manager , era su mejor amigo desde la infancia y por tanto no era necesario preguntarle cual era el siguiente paso a seguir de Alan, él lo conocía y sabia cada patrón y pensamiento de éste
_ Créeme , eso ahora me importa bien poco _ contestó Alan apretando el botón para llamar el ascensor que abrió sus puertas de manera casi inmediata Alan se avalazo al elevador y su amigo lo siguió de malas ganas con los dos guardaespaldas que le pisaban los talones al actor y su manager que con prisa salieron del hotel a buscar por las calles de Los Ángeles a la perdida novia del artista.


_ ¿Ocurre algo? _ preguntó Alexa un tanto nerviosa
_ Me parece haberte visto antes_ dijo Kim la líder del grupo
_ No lo creo… yo vengo recién llegando_ dijo Alexa mirando de soslayo a su alrededor _ ¿se les ofrece algo?
_ ¿Así que es cierto?_ continuó la chica
_ ¿Qué es cierto? _ preguntó Alexa ya nerviosa
_ Eres la novia del actor ese… Carter, Alan Carter ¿no?
_ Ah… eso, bueno… no me es permitido hablar de eso, lo siento _ respondió Alexa haciendo un ademán para seguir caminando
_ Espera_ dijo Kim deteniéndola con una mano en el pecho _ ¿tienes prisa?
_ De hecho si… así que sí me permites_ empujó con el hombro a Kim y continuó caminando para entrar al parque y ver el circo.

Alexa era una chica con carácter cuando no la reprimían ni le forzaban hacer cosas que no querían, era claro que podía enfrentarse a esas chicas pero con Alan o los del burdel se cohibía hasta el limite de sentirse como un gusano en un anzuelo.

_ Ya, déjala en paz, Kim _ dijo Tara
_ Mira, niñita ¿porque no mejor te vas a cantar con tu grupito de Gospel y nos dejas en paz _ dijo Kim volteando hacia ella y sacudiendo las manos como sí espantara moscas
_ Bien, eso haré… es mejor que seguir con esta tontería, no me importa que diga mi hermano, ustedes no lo valen_ replicó la morena haciendo girar el cuello en circulo, enseguida chaqueó los dedos trazando una gran X en el aire antes de dar media vuelta e irse.
_ Esperen, no, Tara no te vayas eres del equipo _ dijo la rubia oxigenada
_ Si, Kim la necesitamos para el campeonato _ dijo una chica de cabello corto hasta la nuca que no hablaba mucho

Estas cuatro amigas, en realidad se trataba de un equipo de doble salto y Kim era la capitán y líder del equipo y del grupo de amigas; sí no se hacían las cosas como ella quería, entonces no se hacían
_ Tranquila, Chelsie, no irá a ninguna parte, mañana volverá y sí no lo hace… hay mas de donde vino esa… ahora síganme, tengo una idea.

Las chicas siguieron a Kim hasta el parque donde Alexa se encontraba muy cerca del elefante, donde también se aglomeraban una buena cantidad de padres con sus pequeños hijos admirando a ese enorme animal que se alimentaba de zanahorias y vegetales verdes
_ OH , aquí estas _ dijo de pronto Kim hablándole a Alexa por la espalda_ ésta se sobresaltó y se volteó sobre sus talones mientras cerraba los ojos y ponía una mano en su pecho
_ ¿que quieren? _ preguntó ella de manera altanera fastidiada de que la siguieran
_ Sólo nos preguntábamos sí te querías unir a nosotras … te vimos tan sola, que pensamos que quizás estabas perdida
_ No, no lo estoy _ mintió Alexa _ y lo cierto es que estoy sola porque así quiero estar
_ AH, bien… entiendo la indirecta … pero no es bueno estar sola... y menos en L. A.
_ Estoy bien, gracias _ Alexa comenzó alejarse del corral del elefante a pasos rápidos y las chicas le pisaron los talones
_ Sólo queremos tu amistad… ¿como te llamas? _ preguntó Chelsie la chica de cabello oxigenado , seguro somos de la misma edad ¿ por qué la evasiva?

Alexa se detuvo en seco dándose media vuelta justo cuando pasaron de tras de la jaula de los leones que rujian de hambre , pero Alexa no pudo replicar porque de pronto vio por encima del hombro a uno de los guardaespaldas de Alan
_ ¡uy, rayos, esto no es posible! Ahora no tengo tiempo de hablar, chicas, lo siento _ se dio media vuelta y echó a correr, pero aquel lugar estaba tan oscuro que no vio que delante suyo había un pilar de hierro que le golpeó la cabeza tan fuerte que la dejó aturdida cayendo sobre un charco de lodo apestoso. Las otras chicas, lejos de correr ayudarla, salieron huyendo al creer que se trataba de la policía, sin embargo Kim la voltio comprobando que realmente estaba inconsciente y entonces vio en la muñeca de Alexa aquel brazalete que Sophia le obsequió cuando se fue del orfanato.
_ Lindo _ murmuró la chica, enseguida se lo quitó _ esto me servirá para mas cerveza … bienvenida a Loos Ángeles, novia de Alan Carter… disfruta tu estadía _ se mofó y tras eso salió corriendo.

Media hora después, Alexa ya había despertado hace ya varios minutos de su aturdimiento con un horrible dolor de cabeza y aquellas chicas que la hostigaron no dejaron ningún rastro podía sentir ruidos, risas y rugidos de leones que ya no se encontraban en su jaula. La función del circo estaba en pleno acto por lo que supuso que nadi iría por su ayuda. Se dio cuenta de que no podía moverse mucho , y apenas logró girar su cuerpo volteándose de costado quedando en forma fetal sobre aquel lodo mal oliente.

_ Señor… por favor venga por mi, estoy asustada, lléveme con usted… no volveré a escapar lo prometo _ sollozaba Alexa aterrada con la idea de que nadie pudiera ayudarla, estaba sintiendo frío y los parpados le pesaban._ asumiré las consecuencias de mis actos…_ susurró entre cortado sin darse cuenta de que Alan realmente sí estaba ahí. Uno de los guardaespaldas finalmente la encontró y dio aviso inmediato.
_ Alexa … aquí estoy _ dijo su amo inclinándose sobre la chica para tomarla en brazos; al verla así , se le hizo un nudo en la garganta pero le era mas fácil fingir no tener remordimientos antes de aceptar que toda la responsabilidad caía sobre él _Estas loco, Alan… ¿lo sabes? Estas muy loco, no es culpa de la chica que te sientas tan solo, pero eso jamás lo entenderás , jamás entenderás que el mundo no gira en torno a ti… eres un monstruo egoísta ¿ me escuchas? ¡Eres un monstruo enfermo y egoísta! _ comenzó a escuchar dentro de su cabeza, una voz, su propia voz pero mas irónica y molesta de lo que él es en realidad. Le ayudó a Alexa a ponerse de pie pero a ella se les doblaron las rodillas y Alan reaccionó con rapidez para no dejarla caer
_ Tranquila, te tengo, te tengo, preciosa_ le susurró sosteniéndola de sus piernas por un lado y la espalda por el otro_ Justin, dame tu chaqueta, está muy fria y tiembla_ le urgió a su amigo _ ¡rápido!

La cabeza de Alexa colgaba hacia atrás y le costaba mantenerla erguida, al igual que sus extremidades que colgaban a los costados de su cuerpo tembloroso.
_ ¿habrá sufrido una contusión? Le sangra la frente _ observó Justin mientras se quitaba su chaqueta y cubría a Alexa con ella _ no dejes que se duerma, háblale para que no cierre los ojos de nuevo
_ no_ respondió Alan _ tiene hipotermia… ¿Alexa, me escuchas? Sigue conmigo ¿si? No te duermas _ le rogó a la chica en un tono angustiado
_ Esa chica…me… me quitó mi brazalete…_ balbució ella con la voz temblorosa_ mi brazalete del orfanato
_ ¿Orfanato?_ repitió Justin _ ¿de qué habla, Alan?
_ De nada_ mintió su amigo _ tranquila, linda, te compraré otro
_ Era el único… recuerdo que…que podía conservar del… del…
_ Si, lo se… ya hablaremos de eso, ahora volvamos al hotel.



Alan se bajó de un auto negro por la parte de atrás del hotel y se dirigió al baño con Alexa en sus brazos, Justin le ofreció llevarlos a la clínica, pero por primera vez el actor tomó el consejo de su manager en serio e hizo lo posible para que aquel incidente no se convirtiera en un escándalo mediático. Entonces llegando al piso donde la pareja se hospedaba sin ser vistos escoltados por los dos guardias hasta la puerta del ascensor pero enseguida los dos hombres se quedaron vigilando que nadie apareciera mientra los dos amigos subían a sus respectivas habitaciones

Alan y Justin se despidieron tras agradecimientos y ofrecimientos de ayuda que Alan rechazó por el momento.

Una camarera estaba preparando un baño de tina (que fue previamente pedido por Justin mientras se encaminaban al hotel en un auto negro con vidrios polarizados para no ser reconocidos)

Sin embargo la mujer se retiró al ver entrar a Alan quien verificó que se fuese de la habitación también antes de voltear a mirar a su esclava que temblaba como gelatina en los brazos de su amo.
_ Debería castigarte por haber hecho esto ¿lo sabes?_ dijo él en un tono suave pero serio
_ Por favor no me castigue, señor se lo suplico… no lo volveré hacer_ habló Alexa con un hilo de voz, ella apenas podía mantener los ojos abierto
_ Está bien… por ahora te lo dejaré pasar, pero no habrá otra oportunidad… dios, que me has hecho para volverme loco.

Alan puso a la chica de pie en la pequeña alfombra rizada del baño y lentamente comenzó a quitarle la ropa a su Alexa hasta dejarla completamente desnuda, ella simplemente se dejó estar porque estaba ida y aturdida perdiendo toda noción del tiempo y espacio. Alan la miró de pie a cabeza por unos segundos contemplando aquel cuerpo armonioso y despampanante que no paraba de temblar de frío y Alan sacudió la cabeza quitando cualquier pensamiento deshonesto y deseo carnal que sintió en aquel momento al verla así , él volvió a tomarla en brazos para depositarla en la tina de agua tibia.

Fue en aquel entonces que Alexa volvió a reaccionar dándose cuenta de lo que ocurría; se sentía extraña ante ese gesto y sorprendida porque pensaba que su amo la castigaría nuevamente, pero en lugar de eso, Alan tomó una esponja de cuerpo y comenzó a frotarla en la espalda de su esclava
_ Reconozco que me excedí esta vez_ admitió el actor al tiempo que continuaba humedeciendo y limpiando el embarrado cuerpo de Alexa _ pero ten en claro, que te lo merecías _ añadió negándose rotundamente a sentir un real arrepentimiento por sus actos.

_ No lo entiendo, señor… ¿Qué fue lo que hice mal?_ comenzó Alexa quien estaba abrasada a sus propias rodillas dentro de la tina mientras sentía el agua tibia y la suave esponja recorrer su cuerpo que relajaban un poco la tensión que la agarrotaba

Alan suspiró pero no respondió, se sentía demasiado avergonzado para responder esa pregunta
_ Siempre me dice… que no le gusta como lo miro… pero lo cierto es, que no puedo mirarlo de otra forma _ sollozó la chica
Al oír eso, Alan sintió que se le encogía el corazón ¿ como podía decirle que actuó así por celos, porque aquel muchacho era un rival para él y tenia miedo de perderla? No, no podía decírselo porque para Alexa, Alan es su amo, su dueño y no su pareja y para Alan Alexa era su objeto sexual, alguien que no debía ni podía pedir compromiso, pero que siempre debía serle fiel a sea como sea y hacerle compañía hasta que él decidiera liberarla… sí es que la quisiera liberar algún día.

Tomó un jarrón con agua y la vertió sobre la cabeza de Alexa quien ahora se sentía mas despierta y con menos frío. Por unos segundos, Alan la contempló de manera enigmática para Alexa quien también lo miraba y se preguntaba sobre el significado de esa expresión en el rostro de su amo: no era malicia, ni ironía y tampoco podía ver enojo pero era un semblante familiar como sí estuviese preocupado o arrepentido por algo que ella no podía entender … era como sí pidiese disculpas a trabes de sus mirada.
_ Cierra los ojo _ le pidió él, Alexa obedeció y pudo sentir como Alan frotaba sus manos de manera suave sobre su castaña cabellera, le estaba aplicando champú para quitarle el lodo del cabello
_ Señor, yo puedo hacerlo… por favor
_ No te preocupes, ya estoy terminando _ respondió él_ mantén los ojos cerrados hasta que yo te diga_ ella no dijo nada, sólo obedeció sin chistar , puesto que en el fondo, mantener los ojos cerrados le ayudaba a no pensar en nada , a no pensar que la persona quien la bañaba en ese momento de manera cuidadosa, era la misma que contribuyó en su desgracia arrancándole sus sueños y forzándola a vivir bajo sus ordenes dañando su integridad física y emocional. No, no entendía la razón de todo eso, quería saber a que se debía tanto cuidado y cariño pero no se atrevía a preguntar.
_ Ya estas lista_ Anunció Alan tras darle el último enjuague en el cabello, enseguida le ayudó a ponerse de pie y le tendió una toalla para que se pudiera secar ella misma, no quería agobiarla tanto con todo ese arrepentido cuidado y preocupación que no era parte de la personalidad del gran Alan Carter el rompe corazones.

Alexa se envolvió con la toalla y estrujó su cabellera que ahora estaba limpia y brillante como suele usarla. El agua en la tina estaba turbia y jabonosa , Alan le quitó el tampón y se quedó contemplándola mientras ésta escapaba por el desagüe en forma de remolino lentamente
_ ¿Sentando cabeza, Alan? Ya sería bueno que lo hicieras porque, no se sí te diste cuenta… pero ella no se creyó ni un poco tu acto de humanidad… porque tú estas tan lleno de ego que no eres capaz de reconocer lo que sientes en realidad… eres un cobarde…
_ Señor _ llamó de pronto Alexa deteniendo aquella acosadora voz dentro de la mente de su amo, Alan volteó con lentitud _ ¿está usted bien?
_ Si … Alexa, ve a descansar, ya es tarde y pasamos un mal día
_ No fue mi intención, señor… el botones simplemente…
_ Entiendo _ le cortó Alan tratando de no sonar tan severo, pero si serio _ Alexa asintió y dando media vuelta se dirigió al armario para buscar en su maleta un pijama de satén que no era muy sexy ni mucho menos, era un pantalón y una camiseta bastante ancha con estampado de animales de color lila. Enseguida se metió a la cama justo cuando Alan salía del baño y se acercó a ella para contemplar su rostro _ tu herida …
_ Ya casi no duele, señor
_ De todas formas hay que limpiarla _ salió de la habitación y le pidió a una camarera un botiquín de primeros auxilios, continuación se volvió a sentar sobre la cama y le limpió la herida que no era muy profunda lo cual era un alivio porque Alexa odiaba las agujas en especial las que servían para poner puntos en heridas abiertas. Alan le tapó con una bendita el corte y comenzó a guardar los implementos evitando mirar el rostro pálido de Alexa
_ Gracias, señor…_ comenzó a decir pero Alan levantó una mano para detenerla
_ Ni lo menciones _ Alexa no dijo nada y se deslizó por aquel suave sobre de sabanas y frazadas quedándose dormida apenas puso la cabeza en la almohada. Alan la contempló por unos minuto y enseguida, tomó su mano, le puso el brazaletes que tanto le preocupaba a la chica y tras hacer eso se inclinó para besar la mejilla de Alexa suavemente
_ Lo siento_ susurro sabiendo que en aquel momento ella no lo escuchaba y tampoco sintió aquel beso cariñoso de buenas noches.



Pronto

12°:






Pronto



13°:



Creado por Frozen



Safe Creative #1209020672825


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Miér Nov 14, 2012 3:04 am

Capitulo 10 Up!! Gracias por sus comentarios y disculpen la demora, este capitulo es un tanto mas largo que los otros.


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Jue Dic 13, 2012 2:19 am


La prisionera de Stills Fall´s

Maria Gabriela de Farias As Alexa Galler & Daniel Radcliffe As Alan Carter

Introducción :
Elenco imaginario


María Gabriela de Farias --- Alexa Galler
Daniel Radcliffe--- Alan Carter
Alex Pettyfer--- Taylor
Megan Fox--- Samantha Morgan
Nicole Kidman --- Merly
Nick Carter--- Clayton Miller
Victoria LeBlack --- Kaya Scodelario
Ambientación: esta historia trascurre en una pequeña ciudad llamada Stills Fall’s. Es un pequeño pueblo en un lugar remoto que se caracteriza por sus luces y paisajes, la bohemia y las excentricidades es materia prima en aquel lugar. Todo aquel que pare en Stille's Fall , se verá en un paraíso para los locos de "la buena vida" sintiéndose así una mezcla de Ámsterdam y Paris en miniatura.

En esta ciudad, el comercio sexual es lo que mas vende. Tanto es así que, pese a estar en el siglo XXI las esclavas sexuales se venden como pan caliente en el almacén de la esquina. Stills Fall’ll es el pueblo del amor y la pasión oculta. Donde todos y cada uno de los pueblerinos cometen pecados capitales: Lujuria, vanidad, avaricia, persa, gula, envidia e ira. Pero es también donde se esconden los sueños e ilusiones perdidos de las almas que desean ser felices.



Dialogo con la conciencia



Capitulo: 11° Dialogo con la conciencia :
Voces mentales: Azul voz de Justin Verde voz de Andrew y rojo oscuro voz de Alan
Flash back
– ¿Alan? ¿Alan…Carter?
La afro americana apareció de pronto de tras de unos arbustos
– si
– lo siento, mi cliente no está para autógrafos ahora
– así veo – dijo ella viendo que Alan sostenía entre sus brazos a la inconciente Alexa – pero no es eso lo que quiero continuó Tara – cuando las chicas que estaban con tu novia vieron al guardia, al parecer creyeron que era la policía y huyeron, pero Kim se quedó un momento mas y vi cuando le quitó esto a la chica – tendió la mano con la palma hacia arriba y en ella apareció el brazalete de Alexa – se lo quité a Kim cuando ella trató de huir y tropezó conmigo
– gracias, es importante para Alexa – respondió Alan , luego miró a justin significativamente y éste recibió el brazalete por en lugar de su amigo y lo guardó en el bolsillo del pantalón de Alan
– no fue nada… me pareció que devolvérselo era lo correcto
– hiciste bien…
– Tara
– Tara, serás recompensada
– No lo hice por eso
– Aún así ve mañana al hotel y …
– No , de veras, no necesito nada – interrumpió ella y tras decir eso sonrió se despidió con la mano y se marcho en sentido contrario a la de Alan y Justin

Fin de Flash Back



Esa noche Alan no pudo dormir, ni siquiera tenia ganas de ponerse el pijama y acostarse a leer un libro. Sólo se limitó a caminar de un lado a otro con lentitud y de vez en tanto le echaba un vistazo a Alexa para ver sí estaba durmiendo bien realmente; se sentía tan culpable que le preocupaba que su sueños se vieran afectados.
Luego de pasar un buen rato dando vueltas por la habitación, se sintió algo ahogado y tras echarle un último vistazo a la dormida Alexa se fue a la terraza cuya vista panorámica era muy iluminada llenos de carteles de neón, semáforos y el cielo estrellado. La noche se veía prometedora para ir a tomar un trago al Pub o apostar algo de dinero en el casino del hotel si no fuera porque no lo estaba pasando bien mental y anímicamente.

Se reprochó a si mismo por su comportamiento (cosa que nunca había hecho en toda su vida) y prefirió auto castigarse quedándose en la habitación toda la noche sin siquiera darse el lujo de dormir en la misma cama que su despampanante esclava quien dormía placidamente en esa cama mullida. Se recargó en la baranda del balcón y en un momento después palmeó en su bolsillo sacando de él una cajetilla de cigarrillos y un encendedor muy sofisticado justo en el momento en que una bella mujer se asomaba al balcón del lado oeste. Ella le sonrió de manera seductora mientras se acercaba a la baranda de su balcón.
– Creí que ya no fumabas – canturreó
– Si, yo también lo creí – respondió Alan; en aquel momento sus ganas de fumar era bastante fuerte a pesar de que muchas veces ha intentado dejar aquel hábito.

Sabiendo que Victoria LeBlack lo observaba seductoramente Alan le dio una fumada a su cigarro antes de voltear a ver a la chica y claramente él no pudo evitar comérsela con la mirada cuando posó sus ojos sobre el cuerpo semi desnudo de la mujer. Su ex novia estaba con un pijama negro de tul y gasa absolutamente trasparente que dejaba relucir su esbelta figura y prácticamente no dejaba nada para la imaginación. Mostrando una lencería del mismo color con encajes muy ajustado
– Lindo pijama – comentó él sonriendo traviesamente
– Gracias, guapo – dijo ella coquetamente – supe que viniste con tu novia.
Alan volteó hacia Alexa y sonrió tristemente, pudo ver a su esclava girar sobre la cama para acomodarse de costado mirando hacia la ventana, su fina cabellera castaña se desparramaba en la almohada y su rostro era aún mas infantil dormida.

– Si así es pero está dormida… tuvimos un largo día – respondió Alan esta vez de manera seria volteando hacia Victoria
– Bueno, te propongo algo de relajo, cariño…¿que te parece sí vienes a mi habitación y tomamos un trago por los viejos tiempos?

Claramente a Victoria no le importaba sí su presa de turno estuviese casado, con novia o soltero pero había visto a Alexa en televisión esa mañana y no creía que esa chica fuese para Alan, no podía creer que él halla terminado con ella por “esa niñita” como le solía decir a sus amigas y agentes

– Lo siento, tengo cosas que hacer mañana temprano… este no es un viaje de placer, Victoria
– OH, que lastima… si cambias de opinión búscame… estaré aquí, cariño
– Tal vez lo tome en cuenta, pero no te prometo nada ¿de acuerdo? – dijo él después de darle una última jalada a su cigarrillo
– Bien – la chica le sonrió por última vez y volvió a entrar, Alan vio como el pijama se movía formando ondulaciones en sus bordes hacia atrás con el movimiento del aire. Muy pronto él también volvió a entrar a su habitación tras aplastar la colilla del cigarrillo en la baranda; se sentó a los pies de la cama por unos minutos sintiéndose estresado. Se llevó ambas manos a la frente cerrando los ojos y suspiró, necesitaba relajarse un poco, pero tenia sueño y aún así no podía dormir, estaba desvelado y la única persona que lo relajaría estaba dormida recuperándose de principio hipotermia luego de que su amo intentara abusar de ella… de nuevo.

Entonces tomó una decisión : se puso de pie y caminó hacia la puerta para salir de ahí y entrar en la habitación continua. Dudó un poco antes de golpear con los nudillos de sus dedos la puerta de Victoria sin embargo la puerta se abrió al instante, como si ésta tuviese un censor que anunciaba la llegada de Alan a la habitación
– Sabia que vendrías, cariño – dijo la actriz con una voz melosa y coqueta cuando abrió la puerta; ella lo esperaba con una copa de champaña en la mano, Alan no dijo nada, sólo tomó la copa, se tomó el contenido de un solo trago y sin rodeos tomó a su ex por la cintura y comenzó a besarla y a toquetearla de manera lujuriosa y pasional; después de todo no le debía explicaciones a nadie Alexa era su esclava, no su novia por tanto ella debía serle fiel a su amo, pero su amo no le debía fidelidad a nadie, ni siquiera a ella.

A la mañana siguiente el joven actor dejó a su ex novia dormida en su cama y él volvió a su habitación, Alexa aun dormía por lo que no notó cuando Alan desarmó la cama y se acostó a su lado.

Ido, mirando el techo torturando su mente con sus constante reproches que cuestionaba sus últimas acciones intentaba buscar un sentido a su vida. Tenia éxito, dinero y fama, poseía siempre lo que quería y su trabajo como actor es todo cuanto ha amado y ama desde que tiene memoria pero algo le faltaba y no lograba reconocer aquel vacío en su interior.
¿Qué pretendes? Primero abusas de ella por tus celos absurdos y luego te vas a la cama con tu ex … que patético ¡sólo dile que la amas, Alan! Porque es eso lo que te pasa, te enamoraste de tu esclava … – ignorando esa vocecita que tanto le molestaba, dio vuelta en la cama y se quedó mirando el rostro sereno de Alexa quien dormía tan profundo que Alan podía oír su pequeño pero suave ronquido él sonrió tiernamente y le acarició con su pulgar la mejilla , Alexa se removió un poco en la almohada pero no despertó, a Alan se le borró la sonrisa nuevamente
– La amas… reconócelo, te enamoraste de tu eslava
– No… no la amo, no puedo encariñarme con ella porque es sólo un objeto para mí – dijo él como respuesta obstinada a esa molesta voz mientras se sentaba en la cama .
Eso te dices… pero en el fondo sabes la verdad
Estaba luchando contra todo sentimiento que le impidiera mostrar a ese Alan dominante y astuto, ese Alan que lo hacia sentir fuerte y manipulador, no podía permitirse sentir debilidad por una mujer porque eso le haría mas vulnerable y menos poderoso ante las chicas que caían a su merced. Se volvió a tumbar sobre la almohada mirando al techo; su mente estaba confundida. Por una parte sabia que aquella voz tenia razón pero no quería hacerle caso, su orgullo no se lo permitía. Miró a Alexa una vez mas mientras estaba de espalda y sonrió cuando la chica movió la nariz ligeramente haciendo que aquel gesto se viese infantil.

No dejaba de pensar en lo hermosa, en lo frágil y delicada que era. Dio vuelta en la cama una vez mas quedando de costado para verla frente a frente estudiando cada detalle de su rostro; pudo notar que sobre su mejilla derecha, casi cerca del ojo ella tenia un pequeño lunar perfectamente redondo que entonaba con el color de su piel canela pero era tan chiquito que a simple vista no se notaba, contempló también esos bellos labios gruesos y carnosos y de pronto sintió el impulso de besarlos, pero se contuvo porque verla dormir así le hizo sentir que lo tranquilizaba en especial en aquella mañana. Alan descubrió que contemplar a su esclava dormida en esa posición fetal , con el brazo doblado hacia arriba y su mano tan cerca de su boca despertaba en él algo diferente, no era lujuria ni deseos carnales… pero si otra clase de deseos mas fuerte… mas poderoso y no lograba entender de que se trataba. También descubrió que ese pijama tan ingenuo le hacia pensar, que se trataba de una niña inocente que no se merecía la vida que tenia, que el propio Alan le estaba obligando a tener , entonces lo entendió …él la estaba profanando, profanaba su inocencia, su cuerpo, su virginidad, pero por sobre todo, sus sueños, ¡sus sueños! Él nunca se preguntó cuales eran los sueños de esta muchacha que tanto lo odiaba y al mismo tiempo le daba su obedecía y respeto. Él simplemente se dejó llevar por sus impulsos, sus instintos...su egoísmo que insaciablemente le pedía tres cosa de ella: su cuerpo, su piel y su boca rozando, entrelazándolo a él
Entonces apareció otro descubrimiento, aquel sentimiento que no podía entender se llamaba protección; la necesidad de querer protegerla de todo incluso de él mismo se apoderó de su alma como un naufrago que se aferraba con fuerza en su tabla.
– ¿y ahora me vas a negar…que estás enamorado de ella, Alan?
– Así es mas fácil
Ese es el problema… buscas siempre lo fácil
– Es lo mejor para los dos – trazó con el pulgar la líneas que dibujaban los labios de Alexa al tiempo que suelta una pequeña risa sin ganas – mas para ella que para mi… así me odiará y no tiene que sufrir el dolor causado por alguien a quien ama
Entonces … prefieres ser odiado y hacerle daño, a ser sincero y dejar de hacerle daño
– Si no te has dado cuenta… desde que me conoció le he hecho daño, no voy a cambiar de un día a otro… no va conmigo
La gente cambia, Alan… incluso la gente tan canalla y pretenciosa como tú
– ¿crees que tengo remedio? ¿realmente me tienes fe?

De pronto aquella voz que tanto le molestaba, ya no le era desagradable, era mas bien amistosa y se parecía mucho a la voz de su mejor amigo Justin a quien no veía desde la noche anterior. También pudo notar que aquella voz tenia matices dependiendo del tono de la conversación: cuando era desafiante era la suya propia pero con un toque mas oscuro y misteriosa repleta de sarcasmo e ironías, cuando era amable podía oír la voz de Justin dándole consejos que en la vida real nunca tomaría y cuando era reprochadora y le cuestionaba algo era la voz de su perfecto hermano mayor, el doctor Andrew Carter quien siempre le molestó la rebeldía de Alan.

Alan estiró la mano para volver acariciar su mejilla pero Alexa comenzó a despertar lentamente y él bajó su mano enseguida antes de que su esclava se diera cuenta de sus intenciones. Alexa parpadeó un par de veces y se frota los ojos antes de despertar por completo, suspiró y de pronto vio a Alan con un semblante serio mirándola en la misma posición que ella viéndose frente a frente
– ¿Se…señor?– tartamudeó asustada al mismo tiempo que se incorporaba con rapidez – lo siento tanto
– ¿Por qué te disculpas? – murmuró él
– No lose … es que usted se enojó tanto y yo le juro que no se que pasó
– Lo se – le respondió Alan al tiempo que ella se excusaba
– Yo no creí que seria capaz de huir
– Lo se …
– Señor de verdad yo no quise hacerle eso …
– ¡Alexa…! ... lo se… me excedí y esa golpiza hace mucho que me lo merecía – Alexa lo miró extrañada, incrédula por lo que acababa de oír
– ¿se siente bien, señor?
Eso, Alan… ¿te sientes bien? – preguntó aquella voz que sonaba muy parecida a la de él mismo
Alan aguantó la risa al oír esa pregunta y sacudió la cabeza para despejarse y recobrar la compostura
– Si… ¿por qué lo preguntas? – contestó él fingiendo bastante bien su seriedad
– No… por nada, disculpe mi impertinencia
– Bien … levántate, desayunaremos en el restaurante del hotel
– De acuerdo
– Y recuerda que para el resto del mundo tú eres mí…
– Soy su novia – terminó de decir ella con un hilo de voz como sí no le gustase aquello
– Exactamente, trata de actuar como tal – Alan se puso tan serio como siempre con ella y Alexa asintió una vez preguntándose como lograría fingir ser la novia de alguien que no sabe mas que hacerle sufrir ni siquiera sabia que debía hacer frente a otras personas ¿ besarlo como sí realmente lo amara? ¿a caso debía tomarle de la mano y mirarse frente a frente como una verdadera pareja romántica que toma desayuno en un hotel repleto de periodistas? ¿sonreír? ¿ darle de comer en la boca en un acto de ternura? No, no lo sabia ella simplemente no sabia como actuar realmente porsupuesto que ser ella misma no era opción.

Alexa se levantó para dirigirse al armario y seleccionar su vestimenta, pero cuando comenzó a escoger sus prendas para vestir ese día, se percató de algo que le alegró como nunca antes
– Mi brazalete – murmuró – ¡señor! Mi… mi brazalete , mi brazalete con mis dijes – de pronto se sintió tan emocionada que por un instante olvidó con quien trataba Alan aún seguía en la cama acostado de espaldas esta vez con los brazos de tras de la cabeza y al ver ese rostro iluminado por una preciosa sonrisa él tuvo que esforzarse para reprimir una sonrisa y actuar como “el señor” que Alexa conoce
– si
– ¿pero cómo pasó? Yo estaba algo aturdida pero pude darme cuenta de que esa chica…
– Resulta que tienes un ángel guardián – contestó él como si nada

Alexa no supo que decir, lo miró con una pequeña sonrisa como queriéndole dar las gracias pero las palabras no le salían; Alan le devolvió una mirada intensa. Realmente por dentro estaba explotando por gritarle lo que sentía pero aquello era imposible soltarlo así como así. Profirió un fuerte suspiro y desvió la mirada con cierta seriedad y Alexa comprendió que eran muchas preguntas, entonces miró por última vez su brazalete acariciando con una sonrisa los rostros de sus amigos en los dijes y a continuación escogió su ropa para tomar una ducha matutina.

Entre tanto, Alan se quedó un minuto más tumbado en la cama antes de levantarse y escoger su atuendo nuevo para cambiarse. De fondo podía oír la ducha abierta y su imaginación comenzó a jugarle malas pasadas viéndose asimismo dentro de la bañera haciéndole el amor a su esclava, aunque Alan nunca en su vida ha hecho el amor y se preguntaba como seria realmente, era la primera vez que se planteaba algo así porque hasta ahora creía que no necesitaba pensar en eso; para él una mujer no era mas que para tener sexo, sólo sexo sin involucrar sentimientos pero siempre ha sabiendas de cual era la diferencia entre una cosa u otra.

Lamentablemente, aun no podía descubrir la manera de involucrar sentimientos en el acto sexual porque simplemente no le nacía del alma; ser fiel o sincero con sus sentimientos para Alan no era su prioridad o lo esencial, sin embargo encontrar el camino fácil era lo natural, sólo una noche de pasión con una desconocida o saber que con quien compartías esa loca lujuria no le pediría mas compromiso que ese. Aquello lo hacia sentir mas grande y poderoso; y enamorarse… era kryptonita, lo vulneraba y le bajaba poderosamente las defensas es por eso que no aceptaría nunca que Alexa, su propia eslava ahora, era la kryptonita que debía combatir y sin duda lo combatiría cueste lo que cueste, aunque eso signifique ser mas rudo y cruel con ella… aun mas de lo que ya es.

– ¿así que tiene un ángel guardián?
– Si y yo soy el demonio que la tiene prisionera – susurró cuando abrió la puerta del baño y vio la silueta de Alexa a trabes del shower door
– No eres un demonio, eres un hombre… un ser humano que comete errores – dijo la voz que se le parecía a la de su amigo
– No lo hagas, Alan, lo que te está pasando es una oportunidad para cambiar para darte cuenta de quien puede ser realmente
– Se quien soy… y no voy a permitir que una niña mal criada me haga pensar lo contrario – respondió él entre cerrando los ojos y empuñando su mano
– Así que la amas y se lo demuestras hiriéndola – dijo la voz de él mismo tras lanzar una risotada irónica – Eso, demuéstrale quien manda ...así tal vez vuelve a escaparse de tus manos
– Ya vasta, cállense un rato… no me dejan pensar – dijo entre dientes Alan. Por un momento aquellas voces se silenciaron y él pudo calmar su mente por fin y entonces por su rostro cruzó una sonrisa triunfante, se alejó de la puerta y volvió a la habitación a esperar que Alexa desocupara el baño por fin.

Pasando un rato ambos ya se encontraban en el restaurante pidiendo su orden pero Alexa no se decidía por algo en especifico pues la lista era larga y desconocida pero por sobre todo muy caro y aunque tenia la certeza de que Alan lo pagaría ella no quería abusar de eso, nunca le gustó disponer de lo demás por mucho que se lo ofrecieran.
– Té con leche está bien – dijo tímidamente
– tráigale waffle y jugo de naranja y a mi un café, huevos con tocinos y tostadas – el mesero asintió una vez, tras anotar la orden y se marchó; Alexa se lo quedó mirando hasta que desapareció por una puerta doble que se encontraba al otro lado de la habitación y enseguida le dirigió una mirada seria a Alan intentando no verse como aquella chica que Alan tanto castiga
– ¿Qué? – preguntó él notando esa mirada – sí vas a fingir ser mi novia, deja a un lado los detalles humildes queremos que parezca real, no una mala actuación
– Si…si, señor
– Y no me digas señor aquí deja eso para cuando estemos solos – añadió entre dientes al notar que Justin se aproximaba por detrás de Alexa
– Vaya, vaya – dijo el manager acercándose a la pareja –por fin conozco a la famosa novia de mi cliente en un estado mas lucido
– Justin, por favor – le cortó Alan severamente
– Vamos, amigo no te pongas grabe – respondió Justin riéndose al tiempo que se sentaba junto a Alexa, a continuación tomó su mano y besó el dorso de ésta – un gusto de conocerte al fin
– Lo… lo mismo digo – dijo ella tratando de no sonar tan tímida
– Sabes , anoche a mi amigo y a mi nos volviste loco – comentó como si no fuese nada
– Lo siento
– Si, bueno pero fue emocionante – se inclino hacia Alexa y torció la boca como fingiendo hablar en secreto – no te culpo por querer huir de este monstruo
– No estaba huyendo de él …sólo me perdí – mintió Alexa
– Justin, no hables más de eso. Anoche mi… novia casi muere de hipotermia no es gracioso
– De acuerdo, de acuerdo, pero sabes deberías cuidar mas de esta linda chica, sabes, sí algo mas hubiese pasado sería un festín mediático y eso es mala publicidad para una estrella como tú, hazme caso por algo soy tu manager
– Lo tomaré en cuenta – respondió Alan mirando a Alexa con una sonrisa que, extrañamente ella pudo notar que no parecía su típica sonrisa sarcástica o cruel era mas bien amable y hasta tierna pero ella estaba convencida de que sólo se trataba de una mera actuación porque… no había otra razón para que su amo la mirara de esa forma sólo era su esclava y él no tenia sentimientos. Era un egocéntrico canalla libidinoso que se vanagloriaba de su actuación delante o de atrás de cámara. Su fama y fortuna lo era todo para Alan y Alexa lamentaba que se desperdiciara tanto talento en un hombre poco humilde y amable como él, ni siquiera creía que era tan talentoso como todos piensan. Sí de talento se trataba, el único talento que lograba ver en su amo era el irritante poder de manipular y persuadir a la gente para que lograse hacer su voluntad.

Justo en el momento en que el mesero traía el desayuno, Victoria entraba por la puerta principal del restaurante buscando una mesa disponible con la mirada. Sonrió de lado al ver la mesa que se hallaba al fondo
– Ex novia a la vista – susurró Justin, Alan miró disimuladamente hacia la puerta con seriedad y en seguida desvió la mirada. Alexa lo notó y se preguntaba porque razón su amo se sintió tan incomodo ante la presencia de esa despampanante actriz.
Victoria tenia la certeza de que todos en ese lugar la mirarían al pasar , algunos con desden otros con una mirada idiotizada y algunos con admiración. Le complacía que la gente hablara a sus espaldas ya sea para hablar mal de ella o halagar su “talento”. Se aproximó a la mesa y sin invitación se sentó junto a Justin cuya silla estaba justo frente a la de Alan
– hola, chicos
– hola, Vicky – saludaron ambos amigos al unísono
– ¿nos presentarás? – preguntó Vicky mirando Alexa y luego a Alan a quien le acariciaba la pierna con su pie por debajo de la mesa. Alan al sentir aquel tacto se removió en su asiento y carraspeó
– Claro…Vicky , ella es Alexa mi NOVIA – anunció enfatizando lo último
– Un gusto, linda – saludó con una sonrisa falsa, enseguida se inclinó para besarles las mejillas provocando que Alexa se sonrojara
– Un gusto, seño… un gusto – Alexa tuvo que ser rápida para corregir su error al ver la mirada de advertencia que Alan le lanzó, temiendo que a la vuelta, él le daría su clásico castigo
– ¡Alan, no me mencionaste que tu novia es adorable!
– ¿Ah, no? Creí que lo había hecho – respondió él algo fastidiado pues no le daba ninguna gracia que su ex estuviese ahí
– No, tontito, yo lo recordaría… y dime ¿a qué te dedicas? – preguntó dirigiéndose a Alexa
Alexa miró a Alan disimuladamente antes de responder y vio que le lanzaba una mirada de advertencia como diciéndole que tuviese cuidado con lo que diría, entonces optó por decir la verdad sobre una parte de su vida.
– Pues aun… voy a la escuela…este año…debía – se hizo un silencio y todos la miraban expectante incluso Alan quien la miraba entre curioso y culpable – este año termino – añadió. Su mirada se perdió en la nada cuando jugueteaba con los waffle que lentamente comía – postulé a una beca para perfeccionarme como pianista en el conservatorio porque te … tengo buenas calificaciones… – estaba haciendo un enorme esfuerzo para no romper a llorar pero la voz se le comenzaba a quebrar a ratos, entonces apretó los dientes y respiró profundo antes de seguir – la música lo es todo para mi – una pequeña sonrisa triste se le dibujó en su rostro – no puedo ser yo misma sin ella… y este año iba ir a Londres y ser parte de la orquesta sinfónica a final de año
– ¿Ibas, ya no?– preguntó Justin
– No… surgió algo que cambió… todo – al decir eso miró a Alan y él desvío la mirada sintiéndose aun mas incomodo.
– Bueno, pero ya habrá otra oportunidad ¿no? ¿que edad tienes? Porque supongo que aun eres joven para seguir ese sueño – dijo Victoria con una voz melosa quitándole importancia a la situación; Alan y Justin la fulminaron con la mirada por el poco tacto que tuvo
– Dieciséis – contestó con un hilo de voz Alexa
– ¿Dieciséis? No creí que te gustaban tan jovencitas, Alan ¿ahora buscas tu lado paternal? – se burló la actriz
– No es tanta la diferencia, por lo demás no se ve mal que un hombre tenga a su lado a una chica siete años menor – comentó Justin de forma cortante
– bueno, tenemos cosas que hacer – dijo Alan poniéndose de pie rápidamente harto de estar ahí, en aquel momento sólo quería tomar a Alexa y volver a su habitación para no volver a toparse con ella a pesar de que su habitación era continua a la de ella.
– Si, sobre eso, tienes una entrevistas con Oprah mañana a las 10.00 – le informó Justin
– Bien …
– Y no te olvides que esta noche son los premios MTV, la alfombra roja es a las 17:00
– Si… lo se, bien ya nos vamos, ¿Alexa terminaste?
Alexa se puso de pie sin decir nada y Victoria hizo lo propio
– muéstranos tu talento, querida
– Es que ya nos vamos…
– Vamos, una pieza – insistió
– Si, buena idea, queremos oírte – terció Justin y Alan le lanzó una mirada de advertencia –
¡Vamos, relájate! Es temprano para apurarse
– Arreglaré que el pianista te preste el piano – dijo Victoria aplaudiendo luego tomó a Alexa de la mano y la llevó al sitio del piano
Un minuto mas tarde el restaurante entero guardó silencio, de pronto, los comensales se vieron encantados con el sonido triste de Sonata luz de luna. Alexa tocó la pieza completa mientras derramaba finas lagrimas recordando lo que sería en el futuro y lo que ahora es. Y tal como esa vez en el centro comercial, la gente prorrumpió en aplausos al terminar, pero esta vez simplemente se puso de pie y agradeció al dueño del piano por haberle permitido tocarlo.
– Vamos – dijo Alan cuando se aproximó a ella y la rodeó por los hombros sin decirle nada más.


Esa noche, en la alfombra roja Alan y Alexa fueron furor ante las cámaras y los reporteros. Alexa acaparó la atención de muchos cuando se bajó de la limosina y lució aquel vestido azul claro diseñado por Emilio Pucci, un bolso y zapatos, y joyas de Fred Leighton y a pesar de que mostró su mejor sonrisa ella estaba muy nerviosa y no se sentía cómoda ni con la situación ni con el atuendo. Alan por su parte también fue centro de atención cuando se mostró frente a las cámaras en compañía de su adorable novia ficticia luciendo un Smoking de Antonio Azzuolo, una camiseta personalizada de Hamilton, una corbata de lazo Thomas Pink, gemelos de J Press, y zapatos de Church.
– ¿como crees que te irá esta noche? – preguntó un reportero
– Bueno, la película fue un éxito así que esperemos que bien, tenemos nueve nominaciones y el publico elige por lo que creo que nos irá bien – declaró Alan jovialmente
– Que así sea
– Una foto de pareja por favor – les indicó el fotógrafo que acompañaba al periodista; Alan tomó por la cintura a Alexa y la atraje hacia él haciendo que estén muy pegados uno al otro
– ¿se podrían besar? – al oír eso Alexa miró a Alan de manera recelosa pero el actor fingiendo que no notó eso tomó a la chica del rostro y le dio un beso que supuestamente era para la foto pero sólo Alexa pudo darse cuenta que intencionalmente , Alan la estaba besando de manera sutil, pero fogosa a pesar de qué sólo fue por unos segundos enseguida se alejaron y continuaron sacándose fotos con otro grupo de fotógrafos y reporteros , Alexa tuvo que fingir felicidad y aguantarse durante toda la velada
– ¿podrías ser mas convincente?– le dijo entre dientes al oído mientras caminaban hacia el interior del evento
– Eso intento, señor
– No lo haces muy bien… camina vamos a sentarnos en la primera fila.

Esa noche pasó realmente lenta esa noche a pesar de que vio de lejos a muchos artistas que ella admiraba pero no sentía bien, Alan la lucia y la presentaba a la gente como su novia oficialmente y ella estaba obligada a fingir felicidad y a responder preguntas que no sabia responder bajo preción por lo que Alan tuvo que interferir en muchas ocasiones

– nueve nominaciones y ocho premios esto es fantástico, amigo – dijo Justin, los premios MTV fue un éxito pero Alan no parecía disfrutarlo cuando subieron a la limosina de vuelta al hotel
– si, mucho
– ¿ que tal sí lo celebramos, vamos a tomar algo
– La verdad, estoy cansado y mañana irá Oprah a entrevistarme, quiero estar decente
– De acuerdo , pero mañana celebraremos antes de que vuelvan a Still’s Falls
– Dalo por hecho – Alan intentó sonreír al responderle pero sólo logró dedicarle una mueca parecida a una sonrisa triste a su amigo

La pareja entró en silencio a la habitación y Alan estaba aliviado de que esa noche llegase a su fin pero aún no se sentía tranquilo porque algo le atravesaba la garganta y tenia que bomitarlo porque le ardia como fuego en su interior





– ¿por qué, Alexa? – le reclamó Alan a su esclava cuando llegaron a la habitación y cerró la puerta de tras de si
– ¿Qué?
– ¿por qué lo haces? Te empeñas con hacerme ver como el malo
– Señor, no le entiendo … no se de qué habla
– Hablo de que nunca me dijiste quien eres en realidad, hablo de que yo pude haberte ayudado con la escuela pero tú no me lo pediste ¿ por qué?
– Si sabe quien soy y además no creí que le importara … para usted yo sólo soy su esclava, su prostituta personal … una muñeca inflable o algo así

Al comienzo, él no dijo nada; creía que se sentiría mejor sí se lo decía, pero aquel ardor que atravesaba en su garganta no se calmó. Se puso furioso consigo mismo porque la verdad le explotó en la cara como bomba atómica por alguien que no esperaba que se lo echara en cara.
– – cuando te llevé a la mansión te dije que tendrías todo lo que quisieras
– pero yo le dije que no quería nada

Alan tuvo la sensación de que el ardor en la garganta se extendió hasta su pecho y finalmente pasó a la boca de su estomago llegando a la ira total, sabia que Alexa tenia razón pero no aceptaba la culpabilidad de que él fuese parte de que los sueños de la chica se viesen truncados. Se acercó peligrosamente a ella y tomándola fuertemente de las muñecas la obligó a caer sentada sobre la cama

– Y me culpas por no querer seguir estudiando – le espetó siseando mientra su mirada atravesaba los ojos de la asustada Alexa
– Le pido por favor que no se haga el bueno conmigo, usted no es quien para hacerlo porque cuando me sacó del burdel primero se echó sobre mi como un …– su voz se apagó y comenzó a sollozar
– ¿como un que? ¿Como un animal? ¿Como un pervertido violador? ¿Eso vas a decir? –él sacudía ligeramente a la chica mientras decia todo eso porque ya había perdido el control y aunque Alexa intentaba ser mas valiente esta vez, simplemente se sentía intimidada – ¡mírame! – pero Alexa no obedeció su rostro se escondía debajo de aquella castaña cabellera larga – ¡Alexa, mírame! – insistió esta vez sacudiéndola otro poco para obligarla a mirarle – si… fue así al principio, no lo niego … de eso se trataba el asunto aquella noche, tú serias mi esclava y eso es lo que eres ¿ Pero a caso te trato mal? ¿Te he hecho dormir en la casa del perro… o te dejo sin comer? ¡No, no, Alexa! Lo tienes todo, y podrías pedir mas sí quisieras y yo te lo daría pero te empeñas en hacerme ver como un maldito.

Alexa de pronto sintió que esa discusión no tenia sentido, porque él nunca le importó y ahora le reclamaba el hecho de que no le dijera nada ; forcejeo un poco para zafarse del agarre de Alan y por primera vez desde que apareció en su vida lo enfrentó mostrándole el verdadero carácter de Alexa Galler
– ¿ ¡ pero desde cuando le importo tanto como para preocuparse de mi educación… o de mi sueño profesional!? ¡No tiene idea de quien soy en realidad, sólo se preocupa de usted ganando dinero en sus actuaciones y gastándolo en el burdel de donde me sacó. ¡Ni siquiera sabe de donde provengo, cuales eran mis metas… tenia una meta antes de ese horrible lugar, tenia familia y usted y esos tipos del burdel contribuyeron por arrebatármelo todo!

– Yo te rescaté de ese burdel
– No me rescató, usted sólo quería tener a su lado a una dama de compañía
– ¿OH y crees que fuera quien fuera a quien me comprara la trataría igual? Alexa, tú me importas y mucho mas de lo que crees
– Entonces libéreme – le pidió Alexa en un tono suplicante – sí realmente le importo, demuéstrelo y libéreme , déjeme volver al orfanato o al burdel
La idea de que volviera al burdel lo volvió loco encegueciéndolo de celos porque en su mente imaginó a Alexa en la cama con otros hombres y ninguno de ellos era él , no quería permitir que nadie mas la tocara, que nadie mas le hiciera daño , Alexa era de él y sólo suya para Alan eso era lo esencial desde ese momento en que su eslava se rebeló contra su amo.

– No, eso no – volvió a tomarla de las muñecas – eso jamás … escúchame bien tú eres mía , puedes pedirme lo que quieras pero jamás volverás al burdel o al orfanato
– ¡Pero señor…!
– Pero nada , sí te vas de mi lado… sí vuelves a huir te buscaré y te castigaré , no me obligues a tratarte como una prisionera
Ya lo estás haciendo, Alan – le reprochó la voz inconsciente de su hermano mayor
Aquella voz lo hizo enfurecer mas y él le dio un puñetazo a la pared que estaba de tras de Alexa y ésta reaccionó dando un pequeño salto hacia atrás arrimandose contra la muralla que Alan golpeó. Su brazo seguia ahí y de pronto la chica se vio atrapada entre la pared y el puño de su amo
– ¡no me puede obligar! – dijo ella temblorosa
– ¡si puedo, porque soy tu amo, eres mía y puedo hacer lo que se me antoje contigo! – resopló y sacó la mano de la pared intentando mantener la calma –no quiero hacerte daño pero tú no me ayudas en nada – murmuró acariciándole una mejilla a Alexa mostrando así un cambio radical de humor aunque seguía con la misma postura firme y egoísta
– No se como ayudarle, señor – dijo ella casi sin timbre
– ¡Shiii!– él la hizo calla llevándose un dedo sobre sus propios labios mientras la miraba severamente, entonces se acercó mas a ella y la besó apasionadamente obligándola caer de espalda sobre la cama pero esta vez sin tocar el resto de su cuerpo sin insinuaciones libidinosa .

De manera extraña él simplemente besó a su esclava y esta vez no le pedía sexo aunque sentía unas ganas grande de hacerle el amor para mostrarle lo que sentía por ella, tampoco quería mostrarle poder como siempre lo hacia, en realidad él intentaba con ese beso pedirle comprensión pero Alexa no estaba por la labor pues no entendía aquel abrupto mensaje ni que intenciones tenia Alan con ella en realidad; no entendía porque de pronto su amo quería saber mas de ella y porque se enojaba por no decirle quien es en realidad la niña del burdel que tocaba el piano.






Locura



12° Locura:
La última mañana en Los Ángeles, Alexa despertó temprano y sobre saltada, sus ojos se movían de un lado a otro y su respiración estaba agitada y entre cortada. Aunque sabia que era muy temprano para despertar en un día domingo ella de pronto no pudo seguir durmiendo y la angustia le invadía todo el cuerpo, miró a su al rededor y, como en un presentimiento de que algo pasaría ese día se vio atada con una esposa a la muñeca de Alan quien aún seguía durmiendo de costado mirando hacia ella; Alexa no pudo evitar darse cuenta de que él estaba vestido con ropa casual llevando una camisa negra y pantalón de tela del mismo color como sí estuviese listo para ir a una noche de Pub y se preguntó por que estaba vestido ¿ acaso durmió con ropa? Era extraño porque no recordaba que él haya salido la noche anterior después de los premios MTV.

La joven esclava comenzó a sudar frío se estaba dando cuenta de que su amo ya no sólo la quería como esclava estaba comportándose como un verdadero psicópata que de seguro tarde o temprano la mataría.

Lentamente se incorporó apoyándose con el codo y a continuación intentó quitar la esposa que apresaba su muñeca pero fue inútil y a pesar de que sabia que para liberarse necesitaba una llave , ella tenia una pequeña esperanza de poder liberarse fácilmente porque la llave no estaba a mano… hasta que pudo ver que Alan llevaba consigo una fina cadena de plata en el cuello cuyo extremo pendía una pequeña llave de metal. Alexa cerró los ojos por unos segundos aguantando la respiración, a continuación estiró su mano libre para tomar la llave pero tuvo que retroceder porque Alan carraspeó removiéndose en la almohada , afortunadamente para ella, su amo dio una falsa alarma, él no parecía estar despierto en realidad sin embargo, tampoco quería despertarlo y el dilema era esperar a que abra los ojos y le explique porque la tenia atada a él literalmente, o tomar la llave para liberarse y huir una vez mas y esta vez perderse para no volver. Era difícil la decisión porque sabia que de una u otra manera Alan la encontraría sí huía y sí trataba de tomar la llave corría el riesgo de que su captor la pillara con las manos en la masa, pero no tenia mas opciones al menos que se resignara definitivamente a ser su prisionera.

Entonces lo intentó una vez mas: nuevamente estiró la mano, pero esta vez con extrema lentitud evitando rozar al hombre que dormía a su lado, aquella tensa situación le hacia recordar un cuento de hadas donde la prisionera debía recuperar una llave de las garras de un monstruo , irónicamente, aquella llave también pendía en el cuello del hombre bestia… el hombre bestia, Alexa no pudo evitar darse cuenta que ambos tenían cierta similitud.

Cuando por fin pudo tener la llave entre sus manos, ella fue presa del terror. Alan apretó su muñeca cual garra Alexa sintió que se le cortaba la circulación su amo se la quedó mirándola abriendo sus ojos con un brillo inusual que la esclava no pudo reconocer, sin embargo aquella sonrisa torcida era la misma que suele dedicarle pero esta vez las intenciones que ocultaba de tras de ella eran otras. Se incorporó y mirándola directo a los ojos le advirtió que ni se lo ocurriera, pero no tuvo que pronunciar palabras para eso, Alexa sola se dio cuenta de ello cuando vio en esa mirada que ya no se trataba de de su amo el libidinoso pervertido , sino mas bien de alguien mucho mas peligroso, los ojos de Alan centellaban con una malicia que no mostraban sugerencias de doble sentido pero si reconoció el deseo…. Deseo ¿deseo de qué? Sin duda era algo mas peligroso, su amo la amenazaba de muerte sin siquiera usar armas porque esta no era una muerte física… era mucho peor el alma de Alexa ya no sólo luchaba por seguir viviendo en ese cuerpo adolescente, esta vez estaba perdiendo la batalla
— ¿Qué hace, señor?
— esta vez no te saldrás con la tuya, Alexa — dijo él de manera enigmática
— Pero no lo entiendo…
— ¿No es obvio? No te vas a ir de nuevo
— no he intentado escapar de nuevo
— Nada me garantiza que no lo volverás hacer, el sólo hecho de pedirme tu libertad me dice que quieres alejarte de mi
— Pero no lo haré
— ¡No mientas! — Alexa se sobre saltó al oír ese grito — querías irte, huiste y ahora me pides tu libertad, eso me dice que te quieres alejar de mi y no estoy dispuesto a eso, ahora en mas yo seré tu sombra y harás lo que te pida como siempre sin peros ¿ está claro?
— S…si s… señor — respondió ella temblorosa — pero, le aseguro que no es necesario esposarme
— No me quiero arriesgar, perdiste mi confianza — dijo sonriendo de lado — y esto…— añadió mientras le quitaba el brazalete con los dijes de sus amigos — no lo necesitarás mas
— No… por favor devuélvamelo— suplicó llorando mientras estiraba el brazo para quitárselo, Alan apartó su mano con un movimiento rápido y lo apretó en su puño
— No … esto te hace pensar en otras personas … no quiero eso, ahora en mas, vas a pensar en mi y sólo en mi, no quiero compartirte … en especial con éste — añadió mientras miraba el dije con la imagen de Ron
— Son mis amigos… es el único recuerdo que tengo de ellos
— Lo se, Alexa y es mejor que no tengas ninguno… además piénsalo ¿ los has visto desde que te fuiste del orfanato?
— Señor, no le entiendo ¿que le sucede? — él no respondió , simplemente le sonrió de lado y guardó el brazalete en el bolsillo de su pantalón

Alexa estaba desconcertada con la actitud de Alan, ya no sólo se trataba de una persona egoísta y mujeriego , ahora pasó de ser el hombre medianamente compresivo pero autoritario, a ser un psicópata fuera de si y lo peor es, que no comprendía porque lo hacia, no entendía la locura de su amo, sin embargo tenia bien claro que de alguna manera tendría que salir de eso; estaba asustada, pero su mente estaba lo bastante alerta para improvisa una vía de escape que la llevara a la libertad a pesar de que las posibilidades de salir airosa era muy pocas pero tenia que intentarlo, después de todo era su vida la que corría peligro
— Lo soy, soy suya señor — dijo ella de manera astuta acercándose a su amo hasta sentir que sus labios rozaban — nací para estar a su lado— le susurró mientras pegaba su frente a la de él y acariciaba su mejilla
— ¿si? — Preguntó él — ¿eso quieres?
A pesar de que aparentemente Alan estaba cayendo en esa trampa, él no se connivencia de eso y su retorcida mente decidió dejar que Alexa hiciese lo suyo para ver hasta que punto llegaría
— Quiero estar por siempre a su lado…amo — ella bajó su mano libre al pecho y comenzó a desabrochar los primeros botones con lentitud hasta avanzar en el centro del pecho justo en el sitio donde se posaba la llave, y mientras le respondía un fogoso beso que su amo inició, Alexa toma la llave e intenta tironearla con rapidez de manera que él no se diera cuenta que se la quitó. Desafortunadamente Alan se da cuenta y tal como antes, agarra su muñeca y la aprieta entre sus dedos, pero esta vez incluso llegó a torcérsela hacia atrás
— Buen intento, Alexa… pero débil…y predecible, a mi no me engañarás fácilmente —– la empujó hacia atrás de manera brusca y Alexa pudo ver la ira encendida en los ojos de Alan
— ¡eres una mentirosa! Me quieres dejar y crees que engatusándome lo lograrás — sonrió de lado y entre cerró los ojos —no te preocupes, me encargaré de esto.

Por un instante el silencio reinó en la habitación, Alexa intentaba controlar sus fuertes temblores y no paraba de llorar en silencio, Alan desvió la mirada por unos segundos porque no soportaba verla llorar, nunca le gustó verla así aquello le irritaba de la misma forma que le molestaba cuando ella le dedicaba esa mirada que el joven actor tanto detestaba
— Tú me obligas a esto, Alexa — dijo Alan — me desafías constantemente y tendrás las consecuencias
— Pero… siempre he hecho lo que usted me pide, señor — sollozó la chica
— Silencio — pidió él sin gritar esta vez. Alexa vio como tomaba la llave de las esposas para liberarse así mismo, enseguida liberó por un ínstate a Alexa para volverla atar al respaldo de la cama. A continuación se levantaos y buscó entre los cajones una gruesa cinta adhesiva que utilizó para amordazar a su esclava
— Vendré enseguida, linda — dijo acariciándole la mejilla — iré a buscar algo donde Justin y luego de que desayunemos nos meteremos en la tina tú y yo – comentó como sí nada estuviese pasando. Luego salió de la habitación dejando a Alexa indefensa sobre la cama sin posibilidad de moverse ni pedir ayuda.
Alan regresó veinte minutos después y se dirigió al armario mientras murmuraba cosas que Alexa no pudo entender y cuando volteó lentamente hacia ella, le sonrió de lado con malicia al tiempo que levantaba su brazo empuñando un revolver. Alexa lo miraba suplicante pero Alan ni se inmutaba, sólo le sonreía con un brillo de maldad en sus ojos
— si no vas a ser mía, preciosa… no vas a ser de nadie…— ella no entendía esas palabras, no entendía su significado, sólo se daba cuenta de que su amo había perdido totalmente la cordura y no había vuelta atrás. Era el fin, la joven esclava no tenia escapatoria y, cuando Alan tira del gatillo lo último que Alexa escuchó fue un disparo antes de despertar sobresaltada en la misma cama junto a su amo quien dormía profundamente pero esta vez estaba con pijama, ninguno de los dos estaban esposados y del cuello de Alan ya no colgaba ninguna cadena con llave. Eso a Alexa no le tranquilizaba porque aun así se sentía como una prisionera.

En silencio, Alexa se levantó de la cama teniendo cuidado de no despertar a su amo, necesitaba reponerse , la pesadilla era tan real que temía que aun estuviera dentro de ella. Entró al baño y se apoyó con las manos en el lavatorio mientras respiraba profundo
— sólo fue un sueño, sólo un sueño — se dijo mientras se miraba al espejo, luego miró su brazo y con alivio se aseguró de tener puesto su brazalete de oro con los dijes de sus mejores amigos — Sabrina…Ron, tengo miedo, amigos mi amo… mi amo se puso mas peligroso desde ayer; dejando de hablarle a las fotos de sus amigos se puso a llorar desconsoladamente cubriéndose el rostro con ambas manos por un buen rato antes de seguir lamentándose

— soñé con mi amo, y me temo que la pesadilla se vuelva realidad… no quiero seguir siendo su esclava tengo miedo, te… tengo que alejarme de él
— realmente quieres que te libere… ¿no, Alexa? — Alexa había dejado la puerta del baño abierta y Alan, quien despertó al sentir que su esclava se levantaba estaba ahí recargando su hombro en el marco de la entrada

El joven actor había esperado unos minutos antes de interrumpir el dialogo que Alexa tenia con las forros… entonces la escuchó llorar y mientras decía aquel monologo, fue cuando se levantó para ver que le ocurría, Alan se percató del efecto que provocó cuando Alexa escuchó su voz detrás de si, giró sobre sus talones y dio un grito ahogado; eso a Alan le causó risa y sonrió levemente, sin embargo volvió a ponerse serio guardando sus manos en los bolsillos del piyama
— yo…yo no…
— ¿Qué? ¿No era eso lo que querías decir? ¿Entendí mal? No me mientas — desvió la mirada por un instante mientras se apartaba el cabello de los ojos con la mano — sabes la respuesta a eso y no lo haré — entra al baño alejándose del marco de la puerta y se acercó sigilosamente a ella, pero la muchacha retrocedió hasta topar con el lavamanos mirando a su amo a los ojos con una expresión que Alan pudo reconocer

— ¿siempre me vas a tener miedo? ¿O quizás fue por la pesadilla de anoche? — Posó su mano en la mejilla de Alexa y continuó — ¿que soñaste?
— Yo…
— Dime — le pidió en un tono suave pero imperativo
— No fue nada, enserio — respondió Alexa con la voz constipada
— ¿nada? — Repitió Alan con una risa sarcástica y a pesar de eso, le frotó un dedo en el rostro para secarle una lagrima — ¿así que por nada quedaste así de mal?
— No tiene importancia fue sólo un sueño
— Si, sólo un sueño… bien creo que se como animarte , date un baño y cuando salgas te enseñaré … además — se acercó a ella y la tomó de la cintura — necesito que me animes, hace mucho que no lo haces, linda — la soltó y tras darle una sonrisa traviesa se fue de vuelta a la habitación dejando a Alexa temblando y asustada por lo que pudiese pasar, porque por alguna razón desde la discusión de la noche anterior Alexa sentía que su amo intentaba apoderase de ella no sólo como esclava, quería meterse de bajo de su piel , entrar en su mente, su cuerpo en su vida entera y no creía que eso fuese algo bueno , temía que sí se lo permitía ya no podría huir de él nuevamente.

Se quitó el piyama y se metió a la ducha tibia intentando despejar su mente de aquella pesadilla pero era imposible; mientras mas lo intentaba, mas difícil era apartarlo. Tenia tanto miedo de todo eso que deseaba detener el tiempo y no salir de la ducha, Alan no reclamaría su presencia sí no se daba cuenta de ello y podría huir volver al orfanato, ni siquiera tendría que ir al burdel porque quienes decían ser sus amigos ahí no lo eran, no según ella , jamás le perdonará a Sam que aya sido parte de la venta y tampoco perdonaría a Clay por no volver a buscarla , se sentía traicionada y también quería huir de ellos. No obstante la realidad era otra y se vio obligada a cerrar la llave del agua y ponerse una bata una vez que terminó de ducharse; reventando la burbuja de fantasías que la protegía como una coraza de la cruda realidad. Caminó hacia la habitación como un zombi, a penas arrastraba los pies y trataba de no ver a Alan quien estaba en el sofá mirándola con interés.Estaba vestido solamente con un pantalón y la camisa absolutamente desabrochada

— te ves algo nerviosa — dijo él, pero Alexa no dijo nada — bien… lo que te prometí está por allá
— Señaló una pequeña mesa redonda con el desayuno servido — miró a Alexa de pie a cabeza y sonrió — no es necesario que te vistas aún, puedes hacerlo después de que desayunes y… no quiero oír que no tienes hambre, porque de todas formas comerás — Alan le hizo un ademán con el brazo para indicarle que se sentara. Alexa simplemente obedeció y se sentó, Alan hizo lo propio ubicándose frente a ella sin quitarle los ojos de encima, como sí estuviese esperando algo. Alexa suspiró suponiendo que su amo esperaba que comenzara a comer el cereal con frutas que tenia frente suyo por lo que agarró la cuchara y tomó el primer bocado, él sonrió y tomó un sorbo de su café mientras le echaba un ojo al periódico matutino que tenia sobre la mesa para leer las criticas cinematográficas ; no obstante Alexa notó que mientras el joven actor desayunaba, no apartaba su mirada de ella en ningún segundo dejando de lado el periódico. Aquello la puso aún más nerviosa pero intentó disimularlo tomándose el jugo de naranja natural mientras desviaba la mirada. De pronto se sintió somnolienta y asustada le dirigió la mirada a su amo que no dejaba de sonreír, Alexa dejó el baso de jugo a un lado casi volteándola y se puso de pie tambaleándose un poco
— ¿Qué hizo? — preguntó ella asustada — ¿me… me drogó? — quiso saber cuando de pronto no se sintió muy bien
— Dentro de poco tomarás un avión, te servirá para relajarte, no quiero que te pongas histérica con la turbulencias ¿ recuerdas el escándalo que armaste al despegar en Still’s Falls
— Pero…pero es muy fuerte — dijo llevándose la mano a la frente — todo me da vueltas
— Entonces debes volver a dormir, Alexa — dijo Alan poniéndose de pie para tomar a su esclava en brazos y dejarla tendida en la cama. Alexa no pudo más y simplemente perdió el conocimiento, entonces Alan, decidida e impulsivamente le quitó la bata y la dejó desnuda contemplándola por unos minutos antes de despojarse de sus propias prendas y hacerle el amor consiente de que la chica no sentiría nada, nada ni placer, ni dolor ni contacto. Porque esta vez él no quería lastimarla pero sabia que si ella estuviese despierta se resentiría y de todas formas la lastimaría. Era su forma de decirle “te amo” haciéndole el amor a una inconciente muchacha que de haber estado lucida , no disfrutaría el contacto de las caricias desesperadas que Alan le daba, de los besos desesperados que le propinaba en todo su cuerpo, los mordiscos suaves que le daba en el cuello y en sus pechos a ese inerte cuerpo dormido que no se percataba que estaba siendo amado, deseado y poseído de manera tierna y respetuosa como siempre lo soñó.

Después de mucho rato penetrando la entrepiernas de aquella pobre muchacha que no reaccionaba a los estímulos, Alan acabó dentro de ella sintiendo placer y satisfacción por haberse apoderado de Alexa sin siquiera oportunidad de resistencia. Pero también sentía asco de si mismo al caer en la cuenta de ello ¿a caso era correcto hacerle el amor a alguien cuando esa persona no se daba cuenta de ello? No, él estaba seguro que no era así, hubiese preferido que aquel acto seudo romántico fuese algo reciproco, pero aquella chica sólo lo rechazaba, lo odiaba y le temía con justa razones. Una vez mas Alan actuó de manera egoísta y se odiaba por eso, pero el amor que sentía por Alexa era tal, que lo hacia cometer locuras para luego arrepentirse una y otra vez. No tenia sentido y se sentía patético porque a ojos de tercero, aquel acto que pensaba que era por amor… de seguro se consideraba una violación.

¿ cuanto mas Alan tenia que lastimarla antes de decirle la verdad? Se preguntó muchas veces frente al espejo sí llegaría a topar fondo pero su reflejo no le daba respuesta alguna, simplemente se miraba así mismo auto compadeciéndose por el rechazo que él mismo buscó por parte de la esclava
— te amo…Alexa, quisiera que lo entendieras. Todo lo que hago, es porque te amo, no te puedo liberar porque te alejarías de mi — le dijo él mientras ella aún seguía inconciente. Alan estaba sobre la cama desnudo acostado de espalda junto a su esclava quien no escuchaba aquellas tiernas palabras
— algún día lo sabrás… pero por el momento temo tu rechazo y no quiero aceptarlo. Eres mi esclava ¿ que clase de amo seria sí te demuestro mis reales sentimientos?
— Uno sin alma… un monstruo sin corazón
— dijo la voz reprochable de su hermano
— Algún día me vas amar — dijo Alan ignorando la voz de su inconciencia, creyendo que de esa manera esas palabras no quedarían resonando en su mente — me vas a amar y estaré para ti como el Alan que desearás tener. Diciendo eso Alan estrecha a Alexa contra su pecho y la abrazó fuertemente aforrándose a ella cual naufrago en una tabla como sí de ello dependiera su vida.

Creado por Frozen



Safe Creative #1209020672825


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Vie Ene 11, 2013 6:29 pm

Up capitulo 12 ^^ espero que les guste


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Oesed el Mar Ene 29, 2013 12:23 pm


La prisionera de Stills Fall´s

Maria Gabriela de Farias As Alexa Galler & Daniel Radcliffe As Alan Carter

Introducción :
Elenco imaginario


María Gabriela de Farias --- Alexa Galler
Daniel Radcliffe--- Alan Carter
Alex Pettyfer --- Taylor
Megan Fox--- Samantha Morgan
Nicole Kidman --- Merly
Nick Carter ---Clay Miller
Kaya Scodelario --- Victoria LeBlack
Taylor Lautner --- Raymond (Ray)
Ambientación: esta historia trascurre en una pequeña ciudad llamada Stills Fall’s. Es un pequeño pueblo en un lugar remoto que se caracteriza por sus luces y paisajes, la bohemia y las excentricidades es materia prima en aquel lugar. Todo aquel que pare en Stille's Fall , se verá en un paraíso para los locos de "la buena vida" sintiéndose así una mezcla de Ámsterdam y Paris en miniatura.

En esta ciudad, el comercio sexual es lo que mas vende. Tanto es así que, pese a estar en el siglo XXI las esclavas sexuales se venden como pan caliente en el almacén de la esquina. Stills Fall’ll es el pueblo del amor y la pasión oculta. Donde todos y cada uno de los pueblerinos cometen pecados capitales: Lujuria, vanidad, avaricia, persa, gula, envidia e ira. Pero es también donde se esconden los sueños e ilusiones perdidos de las almas que desean ser felices.



El esclavo Raymond



Cap.13 El esclavo Raymond :
Siguiendo la línea de la esclavitud Alexa no es la única esclava que Alan poseía, desde muy pequeño sus padres adquirieron a un muchacho huérfano que pertenecía al orfanato antes de serviles a los Carter. Alan lo conocía muy bien , estuvieron juntos durante toda la adolescencia y no se caían bien; muchas veces el joven actor se las arregló para que el esclavo sea su chivo expiatorio en las locuras y estupideces que él y Justin cometían provocando que aquel chico inocente recibiera castigos medievales tales como: azotes en la espalda, tres días sin comer o cosas por el estilo. Sin embargo eso no era cosa del matrimonio Carter, pues el esclavo cuyo nombre es Raymond, estaba custodiado por el capataz de la mansión Carter I y era éste quien castigaba personalmente al muchacho bajo las ordenes del hijo del patrón. Por supuesto, los padres de Alan no estaban de acuerdo con el mal trato físico pero ellos jamás se enteraron de aquello, dado que estaban tan ocupados en sus cosas, que apena les alcanzaba el tiempo para encargarse de las cosas domesticas de su propia hogar. Era por eso que tenían al capataz, para que se encargaran de los asuntos exteriores.

Cuando Alan cumplió los dieciocho y se independizó para mudarse a la mansión Carter II pidió llevarse a Raymond y el capataz para que cumplieran la misma labor que hacían en la casa de sus padres: trabajar en los establos y los jardines con una propina minima de diez mil pesos mensualmente que no le alcanzaba para subsistir, pero el muchacho era lo bastante inteligente para invertir aquel dinero comprando greda, pinturas, pinceles y lienzos que utilizaba para fabricar artesanías y venderlas en la plaza central en sus tiempo libre, con eso ganaba lo suficiente para comida y artículos de aseo. Él y el capataz vivían juntos en una cabaña en el patio trasero de la mansión junto a las caballerizas, se sentía afortunado de poder dormir bajo techo pese a que su amo ahora simplemente lo ignoraba y sólo cuando le daba su propina él y Alan tenían contacto visual. En ocasione ni siquiera era así; Alan le daba veinte mil pesos al capataz y los dos esclavos se repartían el dinero de manera justa.

Raymond creyó que estos cinco años junto al “ peor de los Carter” como él le decía, seria un infierno, sin embargo se sentía aliviado de la indiferencia de éste en la actualidad, pues ya ni siquiera era el culpable de los errores de su amo y el capataz ya no lo azotaba tanto como cuando tenia entre doce y dieciséis años, y sí pasaba hambre algunas veces , no era por castigo, sino porque no tenia dinero para comer pues no siempre eran bien pagados, después de todo lo que recibían no era una mensualidad fija sólo propinas que el amo les daba cuando quería.

Ray, como era conocido entre la servidumbre era un joven humilde, y con carácter fuerte, era el típico fortachón de grandes extremidades que intimidaban a cualquiera, pero sólo se trataba de su físico, pues por dentro era un muchacho de carácter fuerte, con agallas pero amable. También era muy creativo e inteligente, tenia mucha imaginación para crear figuras de greda y pinturas a óleo. Aquello era su mayor cualidad, pues gracias a eso ha podido sobrevivir a la explotación de su amo.

Desde muy pequeño le gustó crear cosas con las manos, la artesanía era su fuerte pero también tenia aptitudes para la pintura y el dibujo. Cuando era niño le encantaba ir al río y dibujar los grandes árboles que rodeaban la rivera, también le gustaba buscar inspiración en el bosque o en la playa. La naturaleza era su musa pero también sus propias vivencias le servia para plasmar sus sentimientos en un lienzo y crear una pintura oscura, triste y con pocos colores calidos.

Sus creaciones eran tan buenos que casi siempre le iba bien en sus ventas ambulantes en la plaza. Pero tenia una musa a la que no podía acercársele, pero sabia que estaba ahí, asomada a la ventana mirando hacia afuera cada mañana y desde que ella dejó de aparecer su inspiración se esfumó hasta el punto de caer en la depresión, era por eso que no podía terminar con aquel retrato que comenzó a dibujar desde hacia ya un par de meces
— ¡despierta! — le grita el capataz porque Ray estaba distraído mirando hacia la ventana del segundo piso que daba hacia el patio trasero, en vez de juntar el heno para los caballos que descansaban en las caballerizas. Ray reaccionó sacudiendo la cabeza, a continuación tomó la carretilla llena de heno dando media vuelta para irse al establo donde los esperaban tres caballos jacas
— llegó la comida, chicos — le dijo a los caballos — espero que estén hambrientos porque les traje una buena cantidad.

Se detuvo frente al establo de un caballo jaca negro, de pelaje lustroso, era un pura sangre inglés al que le sirvió una buena cantidad de alimento — Hola, Jack ¿ cómo estas, amiguito? Veo que con mucho apetito ¿no? — le dijo mientras le acariciaba el lomo. Enseguida se aproximó al siguiente establo donde lo esperaba una yegua baya de tonalidad dorada — que tal Luky ¿ echas de menos a tu ama? — la yegua relinchó suavemente — si, yo también, la prefiero a ella antes que al idiota de su hermano — le acarició el hombro y se alejó para acercarse a un tercer establo donde se encontraba una hermosa yegua jaca galesa de color blanco, brillante su flequillo prácticamente le tapaba la vista y el crin largo de un tono mas cremoso hacían juego con su pelaje — ¿ Que tenemos aquí? Una nueva integrante… eres algo tímida — comentó mientras depositaba con cuidado el alimento para ella. La yegua retrocedió asustada — ¡Ho, Ho! Tranquila, preciosa es sólo comida — la yegua parecía bastante nerviosa pero comenzó a tranquilizarse cuando sintió la mano de Ray sobre su lomo — eso es, nadie te hará daño.

De pronto se preguntó para quien seria aquel flamante corcel, a Ray le parecía extraño ver mas de dos caballos en el establo pues sabia que en esa mansión sólo eran Alan y su hermana Amanda a quien casi no veía porque asistía al internado o salía con sus amigas. También sabia de la existencia de Alexa sin embargo no tenia claro cual era su papel dentro de esa gran casa, sólo sabia que estaba ahí y de vez en tanto se asomaba por la ventana dándole poder a la inspiración artística del joven esclavo
— ¿A quien le perteneces, pequeña? — le preguntó mientras le acariciaba la nariz — supongo que tu ama es tan hermosa como tú… sólo espero que no te haga sufrir— añadió con tristeza.


Alexa salió de la habitación tres días después de volver de Los Ángeles. Alan tuvo que esforzarse para mantenerla despierta hasta que subieran al jet privado (tenia que ser así porque no existían vuelos comerciales directos a Stills Fall) cuando Alan le puso el fármaco en el jugo de naranja a Alexa se dio cuenta de que había exagerado con la cantidad porque ella durmió por varios días de corrido. Afortunadamente para él, no tenia que dar explicaciones en el aeropuerto porque el avión aterrizó bien entrada a la noche por lo que se podía creer que la chica se había quedado dormida en el vuelo y simplemente estaba tan agotada, que no era capaz de mantenerse despierta, eso y que la tripulación fue lo bastante discreta como para no hacer preguntas.

Cuando Alexa finalmente despertó, una tarde de miércoles, se dio cuenta que habían pasado mucho tiempo desde aquel desayuno con Alan en el hotel de Los Ángeles porque ya no vestía la bata de baño que traía puesta, quizás se debía a que, esa tarde usaba su pijama de satén lila y su cabello estaba seco y pajoso como sí no se lo hubiese lavado en días. También sentía la boca seca y un desagradable sabor en amargo típico de las personas que amanecen con un mal sabor en su boca. Dedujo que Alan ya se había ido a trabajar al ver la hora en el radio reloj cuyos grandes números rojos y luminosos marcaban las 13.30 PM por lo que significaba que su amo no volvería hasta varias horas después porque estaba terminando de grabar su siguiente película.

Alexa se sentó en la orilla de la cama intentando recordar algo de esa mañana pero aparte de algunas pocas imágenes borrosas y muchas lagunas mentales, ella no era capaz de detener en su mente ningún otro recuerdo mas que sólo la pesadilla que la despertó y la breve charla con Alan en la pequeña mesita blanca del desayuno.
Resignada a no tener claridad de todo aquello se puso de pie con lentitud y decidió tomarse una ducha con el fin de reponerse. No sin antes mirarse al espejo su enmarañado y pajoso cabello y las horrible bolsas malvas que se apoderaba de la parte inferior de sus ojos. Entonces se mojó el rostro con ambas manos y en seguida se cepilló los dientes por varios minutos hasta asegurarse de que el sabor a mente se impregnaría en toda su cavidad bucal. Tras terminar aquel ritual que usualmente suele ser por las mañanas, ella decidió desnudarse para al fin darse una ducha con la esperanza de que ésta la mantuviera despierta y mas lucida para recordar bien los sucesos en su último días en California.



— Será mejor que dejes de pensar en ella, muchacho — le advirtió el viejo capataz a Raymond quien estaba tomando un descanso después de haber trabajado toda la mañana con los caballos — está fuera de tu alcances
— Eso no impide que sea mi musa — respondió el esclavo sentado sobre la raíz de un frondoso sauce llorón. Estaba terminando los últimos detalles de un retrato contento de haber tenido la buena fortuna de hacerlo cuando su musa se asomó al balcón por unos instantes con una expresión pensativa.

Entre tanto Alexa se alejaba del balcón después de haber contemplado por un buen rato el bosque a lo lejos sin fijarse en los dos esclavos que se encontraban contemplándola desde lejos. Enseguida se aproxima al armario para entrar a su compartimiento personal donde se encontraban todos esos maniquíes luciendo ropa de diseñador que tanto rehusaba en ocupar pero que debía hacerlo por obligación en los momentos indicados. Apartando su atención a todas esas vestimenta y esos grotescos muñecos de cerámica casi mutilados o decapitados que lucia lo que ella debía vestir a diario; se acercó decididamente a un busto pequeño de color negro y sin cabeza que se hallaba sobre su tocador donde Alexa podía poner sus cadenitas y collares, enseguida tomó su brazalete de dijes y rápidamente se lo colocó para acercarse a un hermoso maniquí oculto de tras de la ropa y abrigos que colgaba en los percheros. Esta figura de tamaño real era mas bien similar a una muñeca de porcelana , ni siquiera tenia una pose en particular simplemente estaba parada en su pedestal con los brazos a los costados, era el único maniquí que estaba completo de pies a cabeza , bestia el antiguo uniforme del orfanato y su rubia cabellera artificial peinaba con dos largas trenzas a los lados, sus ojos azules eran de vidrios pero expresivos.
— hola, Sabrina — le saludó sonriente, pero el maniquí no le respondió , simplemente la miró fijamente con los ojos perdidos en la nada — ¿ me prestas esta cinta? — continuó ella quitándole una cinta de satén de color celeste que estaba a tono con el atuendo de Alexa — muchas gracias— le sonrió la joven esclava fingiendo que hablaba con su mejor amiga. Enseguida se acercó al tocador y se miró al espejo para amarrarse la cinta en la coronilla. Tras echarse un último vistazo salió de ahí para volver al dormitorio.



— desearía saber su nombre… es tan perfecta — comentó Ray apartando la mirada del balcón cuando la chica se alejó
— No es buena idea, ella es la novia del amo — dijo el capataz
— ¿qué? ¿te enviará a que me azotes por estar pensando en ella? — se burló Ray — tú y yo sabemos la verdad, capataz, Alan es un cobarde y nunca fue capaz de ver con sus propios ojos como me azotabas — al decir eso hizo las entre comillas con los dedos
— era por eso que fingíamos el castigo, muchacho pero no atientes a tu suerte él ahora es capaz de ver a un potrillo desangrarse con tal de comprobar que haya aprendido la lección
— O algo peor para ustedes… — habló una voz seria y ronca de tras de ellos, ambos esclavos giraron y Rey al ver que Alan estaba ahí parado en una postura imponente y semblante severo, ocultó su dibujo en la espalda — soy capaz de aleccionarlos con mis propias manos con tal de ver que tengan su castigo… los tiempos cambiaron, señores ya no soy un adolescente ingenuo — se hizo un silencio sepulcral , Ray se preguntó que tanto había escuchado — al parecer he sobreestimado sus capacidades, capataz — continuó Alan clavando su mirada sentenciarte en el anciano; el capataz comenzó a temblar — preparen mi caballo y la yegua blanca — ordenó de manera cortante antes de marcharse
— Si, señor — dijeron ambos esclavos al unísono mientras inclinaban la cabeza de manera sumisa
— Ah… — añadió volviendo hacia ellos con una sonrisa sarcástica — para la próxima, si hablarán de mi a mis espaldas… procuren que no sea en el lugar de trabajo donde pueda oírlos — diciendo esto se dio media vuelta y definitivamente se fue
— Tal vez ya no sea el adolescente ingenuo pero sigue siendo el mismo idiota mal criado de siempre— comentó Ray con un tono molesto al tiempo que miraba a su amo alejarse.
— Bien… de vuelta a la realidad — dijo el capataz encaminándose a las caballerizas
— El único pueblo moderno con tradiciones arcaicas, que ridículo — comentó Ray recogiendo sus cosas para poder ir a dejarlas a su cabaña antes de ir a los establos.

Alan subió a su habitación cansado de trabajar y supuso que Alexa estaba en algún lugar de la casa para despejarse del largo sueño que la aprisionó durante tres días. Fue por eso que no le sorprendió no verla en la habitación, no obstante le sorprendió su propia intuición para saber que ella ya estaría despierta.
— Dormirá mínimo tres días — susurró repitiendo las palabras que su hermano Andrew le dijo cuando la revisó después de haber llegado a la mansión.
Se echó en la cama suspirando profundo para mirar el techo y buscar relajo con la suave brisa que entraba por la ventana norte; cuando de pronto la puerta de la habitación se abre y escucha un grito ahogado, Alexa se sorprende mucho al ver que su amo había regresado mucho mas temprano de lo que ella creía. Alan dirige su mirada a esa dirección inexpresivamente sin moverse de su lugar. Pero en sus fueros internos estaba sonriendo por haber provocado aquella reacción en su amada esclava.
— S…señor yo, yo pensé que regresaría mas tarde — dijo ella de manera nerviosa, Alan se incorpora con lentitud
— Terminamos antes — respondió Alan quitándole importancia
— Ah… bu…bueno di…disculpe … — se miró de pies a cabeza con torpeza mientras Alan hacia lo mismo disimulando una sonrisa de lado al darse cuenta lo adorable que se veía cuando usaba aquellos atuendos prohibidos para ella. Alexa sabiendo que no llevaba una ropa que él aprobaría se puso nerviosa caminando torpemente hacia el armario mientras se llevaba las manos a la cinta de satén y al moño que sujetaba el vestido delantal, trastabillando varias veces. No quería que sus cosas correrían peligro sí ella rompía aquella regla — me cambiaré enseguida — anunció mientras , pero de pronto sintió un suave tirón que la hizo voltear hasta estar a centímetros de su amo y éste la miró con cierta seriedad tan bien fingida, que parecía natural, sinembargo, por dentro él sonreía al tenerla tan cerca, al sentir el aroma de su cabello, al ver aquellos ojos asustados, al tener tan cerca ese rostro tan cautivador
— bienvenida al mundo de los despiertos, bella durmiente
— ¿no quemará mis cosas, señor?
— No hoy… pero sólo porque te ves bien para la ocasión — susurró sonriendo al ver la expresión de Alexa
— ¿que… que ocasión?
— acompáñame y veras.

Ambos salieron de la habitación y se dirigieron al patio trasero donde Alexa sólo estuvo una sola vez desde que llegó a la mansión y sólo fue hasta la entrada
— Ahí viene — anunció el capataz mientras ensillaba el caballo jasca negro — y mira quien lo acompaña — Raymond terminaba con la yegua blanca jasca galesa antes de voltear su cabeza velozmente provocando que los huesos de su cuello tronaran muy fuerte. El capataz se estremeció al oír ese espeluznante sonido corporal
— no tienes remedio, muchacho — comentó el anciano entre risas, el joven esclavo le lanzó una mirada de advertencia con chispas en los ojos.

Alan y Alexa se aproximaron a las caballerizas, ambos caballos se encontraban fuera de sus establos y Alexa estaba cada vez mas confundida queriendo buscar una explicación para todo eso. Raymond al verla cada vez mas cerca sentía una explosión de emociones, su corazón latía mas fuerte, su pulso se aceleró también pudo sentir un vuelco en el estomago y por alguna extraña razón, tenia la sensación de haberla visto en alguna parte. No podía dejar de mirarla y eso lo hizo tan obvio, que el capataz tuvo que darle un codazo para que reaccionara porque Alan lo estaba mirando entre cerrando los ojos exhibiendo una chispa de recelos en su mirada
— bueno… aquí es — dijo Alan mirando a Alexa para fingir que no había pasado nada malo
— mmm… son caballos — dijo ella como sí no fuese obvio
— Por supuesto, linda , no podríamos cabalgar sin caballo — replicó Alan de manera irónica mientras se acercaba a Jack saludándolo con una palmadita en el cuello, a lo que el animal reaccionó con un suave resoplido.

Ambos esclavos intercambiaron miradas, el capataz se encogió de hombros y Ray puso los ojos en banco disimuladamente molesto por la respuesta burlona que Alan le dio a Alexa
— pero, señor…— Alan la interrumpió lanzándole una mirada de advertencia , ella se puso tan nerviosa por su error que tuvo que sacudir la cabeza para disimularlo sin decir nada — no se cabalgar — finalizó
— te enseñaré — le dijo él — no temas , la yegua está adiestrada para que te obedezca — Alexa se extrañó — ¿eso significa…?
— es tuya, Alexa … es mi forma de pedirte disculpas , se que no estuve muy bien en California y quise compensártelo.
— llegamos hace poco ¿Cómo fue que la…? — antes de que Alexa volviera a meter la pata, Alan le interrumpió con una amable sonrisa y se acercó a ella
— bueno… mientras tú jugabas a ser la princesa Aurora, yo conseguí esta belleza en un criadero … — volteó hacia la yegua y suspiró mientras la acariciaba en la nariz — la querían matar para hacer charqui … pero sería un desperdicio considerando su raza, su juventud y su radiante belleza… creo que se merece tener dueña y no ser comida rápida ¿ no? — explicó él volteando nuevamente hacia Alexa
Alexa se mordió el labio inferior en un gesto nervioso, aquel detalle le incomodaba y al mismo tiempo le conmovía la historia de aquel corcel blanco porque no sabia sí rechazarlo o agradecérselo, era extraño que alguien le regalara una mascota y mas sí la mascota se trataba de un caballo y no de un cachorrito, que por lo general es lo mas usual sí se trata de animales pero era claro que no estaba en cualquier casa.
— no se que decir… es hermosa — Alexa miró a Alan dándole una pequeña sonrisa y eso fue suficiente para que él se sintiera feliz, era como el brillo de sus ojos cuando estaba contenta, las pocas veces que logra verla feliz y sí ella lo es, él también lo es, aunque no se esfuerce para que eso suceda a diario y estaba consiente de eso.
— ¿le pondrás nombre? — preguntó Alan. Ella guardó silencio en un gesto pensativo , luego dirigió su mirada al brazalete y volvió a sonreír — Ronbrina — contestó ella sin mas que decir ignorando que los tres hombres presentes la miraban con extrañeza — es una combinación de Ron y Sabrina — contestó la chica alzando la mirada
— OH, por un momento creí haber oído mal… — dijo su amo rascándose la mejilla—… y lo entiendo es muy original… bien, es hora de montar a Ronbrina — comentó Alan. Alexa sabia que no lo entendía realmente porque a él nunca le ha interesado como era la vida de su esclava antes de comprarla, por lo tanto supuso que no sabia que Ronbrila era la combinación de Ron y Sabrina, sus mejores amigos de la infancia.

Ray se precipitó a ayudar a Alexa a subir al caballo, pero Alan adivinando sus intenciones se adelantó
— Raymond, yo me encargo — dijo él con severidad, el esclavo agachó la mirada mostrando humildad y retrocedió pero cuando Alan le dio la espalda para tomar de la cintura a Alexa y alzarla hasta el lomo de la yegua; él le lanza una mirada colérica a su amo — sujétate firme de las riendas — le indicó Alan a la chica
Alexa estaba muy nerviosa y a penas podía creer que estaba sobre el lomo de un equino
— no te preocupes, estarás bien … yo estaré a tu lado — dijo Alan cuando subió al lomo de Jack
— si, gracias — dijo ella nerviosamente
— relájate, el secreto para decirle quien manda al caballo, es mostrando seguridad de si mismo — añadió
— Bien… lo tengo — dijo ella intentando calmarse , respiró profundo cerrando los ojos y enseguida sacudió ligeramente la cabeza — bien, estoy lista
— Vamos, entonces
Lentamente los dos caballos comenzaron a caminar alejándose hasta perderse por el bosque.

Desde los meces que Alexa llegó a la mansión Carter II, sólo conocía el jardín delantero el trozo de patio trasero que se podía ver desde la ventana, el garaje y el interior de la mansión sin embargo, era primera vez que entraba al patio de atrás sorprendiéndole que éste se conectaba a una buena parte del bosque, literalmente, el patio trasero era el bosque y entonces se preguntó si los exploradores y cazadores que gustaba del contacto con la naturaleza, pasaban por territorio privado o Alan decidió no hacer una división especial que distinguiera su territorio de la propiedad publica.


— Ya está, eso es todo — dijo Ray volteando hacia el capataz empuñando las manos a los costados — juro que ese idiota no volverá esclavizar a nadie mas
— ¿me perdí de algo? — replicó el capataz un tanto nervioso por la súbita reacción de Ray quien echaba chispa por los ojos rechinando los dientes
— ¿que no te diste cuenta, capataz? — el anciano lo miró ladeando el rostro con una expresión aún mas confundida.
— ¡Esa chica es su esclava…! Y de seguro es su esclava…— de pronto Ray sintió un nudo en la garganta y la fuerte sensación de que le dieron un puñetazo en el estomago — ¡asqueroso bastardo!
— Pues, se veía muy feliz — comentó con serenidad el capataz — ¿y sí así fuera a ti qué? — añadió regañándolo — estamos aquí para obedecer ordenes, no para cambiar al mundo
— Cambiaré el mundo, es lo único que me hace seguir viviendo en esta tierra
— Cambia el mundo en tu descanso, ahora hay mucho que hacer … recoge esas cosas y sígueme al jardín hay que plantar un nuevo árbol y podarlo en forma de algún animal — al decir esto último lo dijo entre dientes y regañadientes
— ¿no te molesta ser el esclavo de alguien? ¿Nunca te has preguntado por tus derechos?
— Tengo derecho a respirar, es todo… ¡Y ya vasta de rebeldía!
— ¿por qué haces esto, capataz? Te estás rindiendo a la injusticia. Tenemos derecho a tener una vida digna como todo el mundo
— ¡ escucha, chico, yo he sido hijo, nieto y padre de esclavos en este pueblo, mi familia completa se ha sometido a la esclavitud y hemos podido sobre vivir con dignidad así hasta ahora! ¡nadie pudo cambiar eso en el pasado y un muchacho como tú tampoco podrá así que pierdes tu tiempo!
— Eso lo dices porque siempre has tomado el camino fácil… ¡porque no te han enseñado otras cosas!
— ¿¡y acaso vas a ser tú quien me enseñe!? No lo creo
— Sólo se necesita una persona para seguir el ejemplo, capataz y sí tengo que ser yo… que así sea
— eres un iluso, jovencito… no eres mas que un esclavo que cree ser artista , nadie te hará caso … — replicó el viejo hombre con voz ronca mirando a Ray de manera severa — ¡y se acabó esta discusión! ¡Cuando el amo no está el que manda aquí soy yo, el capataz y me debes respeto y obediencia… recoge esas cosas y vamos — dijo echando un saco de fertilizante a su hombro para dejar por terminado el asunto.

El anciano sabia que Ray tenia razón, pero a diferencia de él, era muy apegado a las tradiciones y se sentía muy viejo para revelarse contra ellas. Ray tomó la carretilla con palas y herramientas de jardinería sin darse cuenta que de tras de de un árbol Victoria LeBlack estaba escuchando aquella conversación quedando perpleja por lo que acababa de enterarse. Por primera vez se sintió traicionada y de pronto vio todo rojo a su alrededor sintiendo una mortal furia en su interior. Corrió hacia su auto y salió de esa mansión conduciendo a toda velocidad sin fijarse porque en su mente sólo oía las palabras de los esclavos: “Esa chica es su esclava…! Y de seguro es su esclava…”
— su esclava sexual — susurró Victoria al borde de las lagrimas — ese estúpido me dejó por una maldita perra
“Pues, se veía muy feliz“
Esa frase en su mente le bloqueó el sentido del oído y la visión a tal punto que no pudo detenerse a tiempo para esquivar un árbol que se interpuso en su camino provocando que el auto se golpeara contra el tronco. Pero ella estaba tan llena de ira que lo único que la mantuvo con vida era las ganas de vengarse de Alexa o de Alan. Tampoco podía oír las voces procuradas de gente que se aglomeraron al rededor del abollado automóvil que ya no parecía tan lujoso en el estado que quedó.




Pronto

14°:






Pronto



15°:



Creado por Frozen



Safe Creative #1209020672825


Oesed


El sonido de una guitarra es lo que acompaña este ambiente cuando mis labios besan los tuyos.

avatar
Oesed
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1
Admin ║ Corazón de Bruja Nivel1

Femenino Mensajes : 118
Puntos : 965
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Ver perfil de usuario http://laplumamagica.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: La prisionera de Stills Fall´s + 18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.